Las señales de que te puede dar un infarto (y en qué se diferencia de un paro cardíaco)
  1. Alma, Corazón, Vida
enfermedades del corazón

Las señales de que te puede dar un infarto (y en qué se diferencia de un paro cardíaco)

Presta atención a ese dolor de espalda o a la fatiga que no te deja en paz a la hora de subir las escaleras. Tu salud y tu vida están en juego

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los infartos siguen siendo la primera causa de muerte en España y también en el resto del mundo. Cada día fallecen alrededor de 100 personas de un ataque cardíaco en nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFyC), algo que los expertos atribuyen, entre otras razones, al aumento de los niveles de contaminación en las grandes ciudades, la obesidad o el sedentarismo.

No es lo mismo un infarto que un ataque cardíaco. Mientras que el primero es un problema de "circulación", el segundo es "eléctrico". Un infarto ocurre cuando se obstruye el flujo de sangre a una parte del corazón, por ejemplo, una arteria bloqueada. El paro cardíaco tiene que ver con los circuitos nerviosos del corazón: los ritmos sutiles de los latidos se descompensan y el órgano deja de bombear de manera eficiente, según la 'American Heart Association' (AHA).

Si hasta ahora subías las escaleras sin cansarte y das cuatro pasos y ya estás con la lengua fuera, deberías preocuparte

Entre las categorías más comunes de enfermedades relacionadas con estos problemas, se incluyen algunas graves como la angina de pecho, la cardiopatía isquémica o el conocido como infarto de miocardio. Según la Organización Mundial de la Salud, un 80% de los casos es prevenible. Por ello, a continuación veremos las señales de advertencia por las que podrías estar a punto de sufrir un infarto, recopiladas por 'The Reader's Digest'. Mejor prevenir que curar, por lo que debes prestar atención.

Dolor de pecho

El signo más clásico y claro. Si sientes incomodidad o estrechez, como si un elefante estuviera pisando en tu parte torácica, puedes estar al borde de tener un infarto. También llamada angina de pecho, el dolor se acumula y crece cuando no circula suficiente oxígeno por la sangre y llega al músculo cardíaco. "El dolor puede irradiarse a tu brazo izquierdo y empeora si intentas hacer ejercicio", apunta el doctor y especialista J. B. Muhlestein. "Dura más de unos pocos minutos o se alivia y regresa horas más tarde, incluso a día siguiente".

Foto: Día Mundial del Corazón. (Pexels)

Molestias musculares

También puedes sentir dolor en áreas menos predecibles del cuerpo. "El estómago, los hombros, la espalda, el cuello, la garganta, los dientes o la mandíbula", asegura el doctor. "Las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar estos síntomas". Evidentemente, si te duele un poco alguno de estos órganos, tampoco te alarmes ni pienses que vas a sufrir un infarto. Siempre y en todo caso, mejor acudir a tu médico de cabecera para salir de dudas y resolver cuál es la causa. Otro dato curioso, respecto a las mujeres, es que ellas tienen más posibilidades, situando la balanza en un 52% frente al 42% de los hombres, según la Fundación Española del Corazón.

Falta de aliento

Un fenómeno que conocerán de primera mano aquellos que fuman. Sin embargo, se dan una serie de peculiaridades para que sospeches que tu problema tiene que ver con el corazón. "Si hasta ahora y normalmente subías las escaleras sin cansarte, pero ahora te falta el aliento después de solo tres o cuatro pasos, eso es una clara señal de advertencia", afirma Mulhestein. Las investigaciones realizadas han demostrado que las personas que experimentan estos síntomas tienen un mayor riesgo de morir por una enfermedad cardíaca que los que no, e incluso más que los pacientes con dolor torácico.

Muchas de las mujeres ven los problemas cardíacos como algo típico de los hombres, cuando en realidad ellas suelen morir más por esta causa

Sudoración excesiva

Transpirar más de lo normal, especialmente si no estás llevando a cabo ningún esfuerzo, puede ser un indicador de problemas relacionados con el corazón. "Es más difícil para el órgano bombear la sangre a través de arterias que están obstruidas, y el cuerpo responde a este gran esfuerzo transpirando", afirma el doctor. "Las mujeres de mediana edad pueden asumir que tienen sofocos durante la menopausia, pero mejor que acudan al médico para comprobarlo", añade.

Síntomas gripales

Fatiga, náuseas, vómitos, debilidad física, dolor de estómago o mareos son claras señales de que puedes estar al borde de sufrir un infarto, especialmente ellas. Según un estudio de la Universidad de Harvard realizado en 500 mujeres que sobrevivieron a ataques cardíacos, el 71% experimentó fatiga en el mes anterior y durante el ataque. Y aunque esta es la principal causa de muerte para el sexo femenino, "muchas ven todavía los problemas cardíacos como algo típicamente de hombres e ignoran las señales", recuerda Muhlestein.

Foto: El sexo, ideal para no sufrir ataques al corazón

Cuándo preocuparse

Puede ser difícil distinguir la diferencia entre un problema relativamente menor (como el dolor de espalda) y una señal grave (dolor en el pecho). "La acidez estomacal provoca dolor en el esófago, algo que puede llegar a sentirse igual o parecido que una angina de pecho", señala el doctor. "El esófago y el corazón comparten el mismo nervio del dolor, y el cerebro no puede distinguir cuál es cuál". Si lo experimentas, asevera Muhlestein, y sobre todo de forma crónica, "acude a un buen médico".

Infartos
El redactor recomienda