malos hábitos

Las cinco drogas más adictivas del planeta (y tres son legales)

Heroína, cocaína, nicotina, barbitúricos y alcohol. Cuanto más lejos estés de ellas, mejor para tu salud y tu calidad de vida en general

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Sean las que sean, mejor mantente alejado de ellas. Según el último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, España sigue a la cabeza en el consumo de cocaína y de cannabis. Además, en nuestro país existen 65.322 consumidores de opioides de alto riesgo. El estudio reconoce que la Península Ibérica sigue siendo uno de los países de la Unión Europea preferidos por los traficantes internacionales por su situación geográfica. Quizás por ello, sigue siendo la nación que registra los mayores decomisos de drogas como cocaína o cannabis de todos los Estados miembros.

Ahora, un equipo de científicos formado por químicos y farmacólogos del Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido clasificó a este tipo de sustancias según tres sencillos factores: cuánta dolencia fisica causan, cuán adictivas son y cuánto peligro o daño infringen a la sociedad en su conjunto. Los resultados, publicados en la prestigiosa revista británica 'The Lancet', aparecen desglosados en un ránking centrado particularmente en la dependencia.

El síndrome de abstinencia de la heroína es, sin duda, el peor: agitación, dolor muscular, diarrea, vómitos o escalofríos, entre otros

Además, los investigadores dividieron esta categoría en tres factores que determinan el grado de adicción: el placer (la euforia que el usuario siente por la droga y su dependencia psicológica), las recaídas (o antojos que experimenta al retirársele el fármaco) y la dependencia física (dolores de cabeza u otros síntomas físicos tras la privación).A continuación, veremos las cinco primeras sustancias más adictivas del ránking, recopiladas por 'Business Insider'.

Heroína

La única de las cinco que obtiene una calificación de tres sobre tres en relación a las variables de placer, recaídas y dependencia física. La sustancia que el escritor William S. Burroughs calificaría como la única verdaderamente adictiva, se trata de un derivado de la morfina que se vende en forma de polvo blanco cortado con azúcares, almidón, leche en polvo o quinina. Esto hace que el efecto sea mucho más fuerte y aumente la probabilidad de morir por sobredosis. Se puede fumar, eliminando así el estigma relacionado con el mundo de las jeringuillas.

Entre otros mucho efectos negativos para la salud, puede causar enfermedades del hígado y riñones, así como disminuir la respiración y el ritmo cardíaco, lo que puede conducir a la muerte. Pero estos no son los únicos riesgos, otro de los más peligrosos es la posibilidad de contraer infecciones como la hepatitis B y C, además del VIH al compartir los equipos de droga inyectable. No hace falta decir que su síndrome de abstinencia es bastante severo y problemático; entre sus síntomas destacan agitación, dolor muscular, y óseo, diarrea, vómitos y escalofríos.

Cocaína

A esta sustancia se le atribuyen propiedades menos adictivas a nivel psicológico que la heroína, y mucho menos desde un plano físiológico. A diferencia de la anterior, se puede inhalar o convertirse en pequeñas rocas blancas, en lo que se conoce como crack. En ese caso, será administrada fumada. La cocaína desata un estado de tremenda euforia, lo que provoca al consumidor, una vez desaparecido el efecto, un profundo sentimiento de enfado, nervios y temor o paranoia.

Después de acabarse la sensación de excitación tras su ingesta, puedes terminar en un estado abúlico, triste y cansado que puede mantenerse durante días. Por ello, el deseo de volver a tomarla aparece, lo que multiplica las probabilidades de sufrir dependencia física o emocional por ella. Algunos de los problemas más graves que acarrea es el riesgo de sufrir un infarto cardíaco o cerebrovascular. Su peligro aumenta de forma exponencial si se mezcla con otras drogas, como el alcohol. Es muy fácil perder el control y convertirse en un adicto. Hay personas que pueden sentir antojos o recaídas incluso años después de haberla dejado.

Nicotina

Tal vez una de las más consumidas, junto al alcohol o al café. Puede ser tan adictiva como la cocaína o la morfina. Comúnmente servida en cigarrillos de tabaco, su consumo también se ve contaminado por otras sustancias químicas no naturales que su dosis contiene: alquitrán, arsénico, plomo, amoniáco... entre muchos otros tóxicos. La nicotina disminuye el apetito, estimula el estado anímico, incrementa la actividad del intestino y crea más saliva o flema, pero también aumenta la presión arterial y puede causar sudoración, naúseas o diarrea.

El "delirium tremens" del alcohol puede resultar terrible: fiebre, náuseas o sufrir convulsiones

De todas las que hemos nombrado hasta ahora, posiblemente sea la que menos placer produce, ya que sus fieles admiten no percibir apenas nada de sus efectos. En cambio,librarase de ella plantea una dificultad enorme a la persona adicta; su síndrome de abstinencia puede conllevar trastornos y problemas mentales como depresión, ansiedad, somnolencia, dolores de cabeza, incremento del apetito o dificultad para permanecer concentrado.

Barbitúricos

Esta categoría incluyó en el estudio medicamentos como Amobarbital y Thiopental. Con una puntuación de dos de tres en dependencia general, fueron clasificados como menos placenteros y menos adictivos que la nicotina, cocaína o heroína. Se trata de drogas sintéticas usadas para deprimir el sistema nervioso central. Los efectos inducen desde una sedación suave al coma, y pueden ser usados a la hora de aplicar anestesia. Algunos se utilizan para disminuir la tensión o la ansiedad antes de la cirugía.

Suelen ser prescritos para tratar insomnio, depresión o ansiedad, pero una pequeña dosis de más puede llevarte al tanatorio. Su síndrome de abstinencia se caracteriza por un estado de ánimo irritable, débil, con mucha ansiedad e incluso, a veces puede llevar a las convulsiones. En caso de agravarse, puede producir alucinaciones o delirios mentales. A menudo, puede ser fatal, y para los individuos que se han hecho adictos es esencial que acudan a expertos médicos para ayudarles a volver al estado normal de forma progresiva.

Alcohol

La droga legal por excelencia. Los alcoholes forman una amplia clase de diversos compuestos en los que se llevan a cabo dos procesos: fermentación y destilación. Su consumo está muy extendido entre la población debido a su efecto deshinibidor, que hace de ella una droga social. Produce sensaciones de embriaguez que se traducen en euforia, relajación, aumento de la sociabilidad, pero también dificultad al hablar o al asociar ideas. Nada más tomarla, deprime el sistema nervioso central y enlentece las funciones del cerebro, de ahí que en grandes cantidades sea tan nocivo.

El síndrome de abstinencia del alcohol es lo que más popularmente conocemos como resaca. Sus síntomas pueden presentarse al cabo de ocho horas tras la ingesta, pero también pueden ocurrir días más tarde. Por lo general, alcanzan su punto máximo de 24 a 72 horas, aunque pueden continuar durante semanas. Ansiedad, nerviosismo, depresión, fatiga, irritabilidad, sobresaltos o temblores, dolor de cabeza, insomnio, pérdida del apetito o naúseas y vómitos son los más comunes. Pero también existe una forma mucho más grave de abstinencia denominada "delirium tremens", la cual, a juzgar por sus efectos, puede ser insoportable: agitación, fiebre, alucinaciones o convulsiones.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios