El nuevo enfoque para adelgazar: el sistema de la Universidad de Plymouth
  1. Alma, Corazón, Vida
es más sencillo de lo que crees

El nuevo enfoque para adelgazar: el sistema de la Universidad de Plymouth

El factor psicológico tiene mucho que decir en nuestra pérdida de peso. El Entrenamiento de Imágenes Funcionales (FIT) puede cambiar nuestras vidas para siempre

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Habla la escritora Amélie Nothomb en alguna de sus novelas del concepto de "superhambre", que sería algo así como la idea de Nietzsche del hombre llevada a esa necesidad que todos tenemos de comer, no porque realmente sintamos ganas de alimentarnos, sino por el simple placer de hacerlo. El deseo exacerbado de conocer el infinito y el placer como fin puro.

Foto: Foto: Pinterest.

Y a todos nos ha sucedido alguna vez. Nos acercamos a la cocina con la misma culpabilidad que sentiríamos si fuéramos a cometer un crimen. Abrímos la despensa sabiendo que no debemos hacerlo y comemos lo que encontramos a mano, hasta hacerlo desaparecer de la faz de la tierra. Después nos hacemos un ovillo y lloramos. ¿Por qué?, nos preguntamos.

El estrés, contestamos en seguida. A veces no es fácil luchar contra esos arranques. Esto se traduce en fluctuaciones de peso, dietas que no salen bien y dolores de rodillas o de espalda que restan calidad de vida. ¿Y si existiera una manera de luchar contra ese pecado capital que es la gula?

Visualizaciones multisensoriales

Lo cuentan en Daily Mail. Trish Bradbury, la protagonista de la historia, había visto morir a su madre de un infarto cuando ella apenas tenía 20 años. Le encantaban los dulces procesados pero no quería seguir el camino de su progenitora. Fue por eso que se decidió a participar, por probar, en un estudio de la Universidad de Plymouth en Devon (Inglaterra).

Dicho estudio se basa en un enfoque llamado Entrenamiento de imágenes funcionales (FIT), que aprovecha la imaginación para ayudar a las personas a mantenerse motivadas: se les enseña a usar visualizaciones "multisensoriales" para verse a sí mismas teniendo éxito, creando un cambio de actitud para que hagan ejercicio y coman de manera saludable porque quieren, en lugar de sentir que tienen que hacerlo.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Parece un cuento chino ¿no? Pues Trish consiguió perder un total de 5 kilos de cintura y cadera, según sus propias palabras. Pero, por si eres incrédulo por naturaleza, mejor entender cómo funciona.

El proceso

"Primero le pedimos a la gente que imagine un limón ", dice Jon May, profesor de Psicología en la Universidad de Plymouth y co-creador de FIT. "Véalo, tóquelo, exprímale el jugo, pruebe el jugo y rocíe accidentalmente un poco en su ojo, así podrá visualizarlo realmente y hasta lo notará. Una vez que se haya acostumbrado y pueda imaginar cualquier cosa sin problemas, cierre los ojos y evoque una imagen del resultado de pérdida de peso que le gustaría lograr. Llénelo de imágenes, sonidos, olores y sentimientos".

No solo te estás viendo más delgado, sino que quizás imagines algo que podrás hacer una vez que hayas perdido peso. Trish, por ejemplo, se imaginaba asistiendo a la graduación de su hija un año más tarde, con un atuendo que mostraba su figura y cuánto había adelgazado.

Primero le pedimos a la gente que imagine un limón, después, su pérdida de peso y qué harán cuando consigan adelgazar

Y... funcionó. Los resultados fueron sorprendentes, según el profesor May porque se enseña a las personas a ser autónomas y convertirse en sus propios terapeutas. Durante 12 meses se hizo un seguimiento continuo, llamándoles por teléfono cada día pero los seis meses siguientes no se estableció ningún tipo de contacto. Y siguieron perdiendo peso. De promedio, las 140 personas que participaron en el estudio perdieron unos cuatro kilos.

¿Cómo surgió?

Esta clase de retos motivacionales a partir de imágenes comenzaron a usarse por primera vez para ayudar a combatir los pensamientos intrusivos que provienen de la adicción a sustancias. Cuando se usaron con la idea de perder peso se demostró que reducen "el picoteo" y aumentan la asistencia al gimnasio.

Es importante en este proceso mental no imaginar cosas negativas. Y, también ser constante. Imagina tu meta durante unos segundos durante todos los días, para así poder acceder más fácilmente en esos momentos de tentación en los que queremos correr a la cocina, dispuestos a acabar con todas las reservas.

Hay que tener en cuenta, por supuesto, que este es un plan motivacional y no una verdadera dieta. En el caso de Trish, por ejemplo, decidió suprimir su ingesta calórica diaria a 1.400 calorías, y comenzó a caminar todos los días. El plan no te dice cómo llegar a un lugar, pero te visualiza en él, lo que siempre es importante.

"Y, sobre todo" apunta el doctor Ian Campbell: "La pérdida de peso siempre resulta difícil, pero el factor psicológico juega un papel fundamental". Por eso, la próxima vez que acudas a la despensa sin tener hambre realmente, pero con muchas ganas de comer chocolate, visualízate en una playa paradisíaca y con un cuerpo de infarto. Seguro que ayuda.

Adelgazar Perder peso Estrés
El redactor recomienda