SEGÚN EL NUEVO INFORME EF EPI

Los españoles hablan cada vez peor inglés: este es el nivel por comunidades

La última edición de uno de los grandes informes globales sobre el aprendizaje de este idioma desvela que, después de unos años de mejora, nuestro nivel está descendiendo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Europa es, con diferencia, la región donde mejor se habla inglés, exceptuando Norteamérica. Asia está a mucha distancia, no digamos Medio Oriente o África, a pesar de la sustancial mejora del último año. ¿Toda Europa? No, toda Europa no. Hay regiones que aún están muy por debajo de la media. No llama la atención encontrar a Turquía o Azerbaiyán al final de la lista, pero sí un poco más que en los puestos más bajos figuren Francia (55,49), Italia (55,77) y España (55,85). Son tres de las economías más grandes del continente que, como destaca la última edición del informe EP English Proficiency Index, “siguen mostrando un dominio del inglés deficiente”.

España no solo sigue estancada en los puestos más bajos de Europa, sino que empeora sus resultados respecto a las anteriores ediciones. En 2013, la nota obtenida fue de 56,06, que aumentó hasta un 56,8 en 2015 antes de volver a bajar. Entre 2017 y 2018, España ha perdido un 0,21. La tendencia es la opuesta en Francia, que ha subido de un 54,39 a un 55,49, y en Italia, de 54,19 a 55,77. No solo eso: entre los 88 participantes, apenas hay seis países a la baja y España es uno de ellos, junto a Dinamarca, Países Bajos, Azerbaiyán, Turquía y Eslovenia. Una preocupante tendencia, según ha puesto de manifiesto en la presentación del informe Xavier Martí, director en España de la suiza EF Education First, la mayor empresa privada de enseñanza internacional de idiomas, que ha elaborado el estudio a partir de los datos de 1,3 millones de participantes de una media de 26 años.

Las mujeres españolas hablan mejor inglés que los hombres, y los veinteañeros sacan ventaja a aquellos que ya han cumplido más de 40 años

Si hay distintas Europas, también hay diferencias en España, que se sitúa en el puesto número 32 de los 88 países analizados. La región donde mejor nivel de inglés se maneja es Navarra, con una puntuación de 58,17, lo que hace que aparezca clasificada dentro del nivel alto. La acompañan Madrid (57,95), País Vasco (57,88) o Asturias (57,75), que se encuentran a un nivel semejante al de Bulgaria, Lituania o Argentina. En el escalón inferior de la competencia intermedia de inglés se encuentran La Rioja (51,87) y Extremadura (51,29), las únicas dos regiones españolas con un nivel bajo de inglés. Sus puntuaciones las sitúan en un nivel similar a Taiwán o Japón.

Entre las ocho capitales españolas analizadas en el informe, aquellas donde el nivel de inglés es más alto son Barcelona (58,71) y Madrid (58,42). El caso de la Ciudad Condal es reseñable, ya que la puntuación obtenida en ella es sensiblemente más alta que en el resto de Cataluña (hasta 2,10 puntos más), mientras que en el resto de casos esta diferencia no es tan sustancial. La capital que se sitúa a la cola de las analizadas es Alicante, con una puntuación de 53,83. Una cifra bastante inferior (1,44 puntos menos) a la del resto de una de las regiones más turísticas de España, algo que también ocurre en Sevilla, con una puntuación un 0,57 inferior a la de la provincia.

Al igual que ocurre en el resto del mundo, las mujeres españolas hablan mejor inglés (56,49) que los hombres (54,50). Además, y confirmando la tendencia global, cuanto más joven se es, mayor es su nivel de inglés. La diferencia es de casi cuatro puntos entre aquellos que tienen entre 18 y 20 años (57,30) y los que han cumplido los 41 (53,40).

El éxito escandinavo y la desigualdad europea

Entre los países que encabezan el listado se encuentran los sospechosos habituales. Las dos naciones líderes a nivel global son, con diferencia, Suecia (70,72) y Países Bajos (70,31), que se han intercambiado las posiciones debido a la bajada de rendimiento de estos últimos. Los siguen de cerca Singapur (68,63) y países escandinavos como Noruega (68,36) y Dinamarca (67,34), que también ha obtenido una puntuación sensiblemente inferior (2,59) que en la edición previa. De Suecia, país líder, el informe destaca que haya sido capaz de recuperar el primer puesto “incluso tras haber recibido más refugiados por habitante en los últimos cinco años que cualquier otro país europeo”.

El alto nivel escandinavo no es noticia, pero sí lo es el desarrollo de países de Europa Central como República Checa, Hungría o Rumanía, que han visto aumentar su nivel durante los últimos años a medida que muchos de los emigrados durante los años de la crisis han vuelto a sus países de origen. El informe señala la tendencia proteccionista de sus lenguas de Italia y Francia como una de las razones para su estancamiento: en el primer caso, concretamente a través de una decisión judicial de este mismo año que ha prohibido que las universidades ofrezcan grados íntegramente en inglés. “En aquellos países donde este se percibe como una amenaza con respecto a los idiomas nacionales, el nivel es más bajo”, recuerda el informe.

No obstante, las diferencias entre los países con mejor y peor puntuación de Europa son tan grandes como a nivel global, lo que pone en entredicho la homogeneidad a la que debería aspirar el proyecto europeo. El informe recuerda que “las amenazas del populismo y el antieuropeísmo” son alimentadas por las desigualdades en esta región, y una de sus manifestaciones son los diferentes niveles de competencia en inglés, que terminan favoreciendo o dificultando la movilidad de sus ciudadanos entre los países de la zona, incluso en un continente donde el 97% de los niños de 13 años ya estudia dicho idioma.

Malas noticias para Latinoamérica, ya que es la única región de todo el mundo donde el nivel de inglés se ha reducido desde el año 2017

Aún más extrema es la situación en Asia, donde se encuentran las variaciones más amplias. Singapur, Filipinas y Malasia se encuentran en el 'top' mundial, mientras que cinco países (Kazajistán, Myanmar, Afganistán, Camboya y Uzbekistán) se hallan en lo más bajo, debido a escasas inversiones en educación o la tibia formación de los docentes. Malas noticias para Latinoamérica, ya que es la única región del mundo donde el nivel de inglés se ha reducido desde 2017. Aulas masificadas, reducidos salarios de profesores, inadecuada formación o grandes desigualdades económicas son algunas de las realidades detrás de esta situación. Es lo contrario que ocurre en África, donde se está experimentando una creciente mejora, especialmente en países como Egipto o Nigeria.

El idioma, la nueva frontera

El informe, que también analiza el nivel de inglés en el ámbito profesional, desvela el crecimiento de una clase global que se mueve por todo el planeta y que interactúa con sus interlocutores en inglés. Es el reflejo de un panorama empresarial en el que el número de multinacionales globales ha aumentado un 25% durante la última década. Según el informe, los directivos hablan mejor inglés que los ejecutivos y que el resto de personal, con una llamativa excepción: en Europa son los subalternos los que hablan mejor inglés que sus superiores. Son cada vez más los trabajadores que necesitan aprender el idioma, ya que las cadenas de suministro, la asistencia técnica o el contacto con los clientes traspasan fronteras.

Aquellos sectores donde más se utiliza el inglés y, por lo tanto, salen mejor parados en cuanto su rendimiento son los medios de comunicación, banca y finanzas, agricultura, informática, industria farmacéutica, consultoría y, lógicamente, viajes y turismo. Sin embargo, aquellos donde las puntuaciones son peores son telecomunicaciones, logística, fabricación de mercancías, venta al por menor y aviación.

El nivel de inglés, concluye el informe, está muy relacionado con el nivel de desarrollo y aperturismo de una sociedad, que a su vez se refleja en las posibilidades laborales de sus ciudadanos. Aquellos que lo conocen, recuerdan, disfrutan de una mayor movilidad. Sin embargo, en las sociedades más desiguales, rígidas y jerárquicas, el nivel de inglés suele ser más bajo. Por último, las sociedades donde los roles sexuales son más progresistas también suelen gozar de un mayor conocimiento de este idioma: es un factor relacionado también con el número de mujeres que tienen una cuenta en una entidad financiera y con el porcentaje de niñas inscritas en educación preescolar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
59 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios