"son muy rudos"

"¿Por qué no se van a otro sitio?": una inglesa se queja de los españoles en Benidorm

Una anciana de 81 años ha pedido la devolución del dinero que se gastó en sus dos semanas de vacaciones en España entre otras cosas ‘por la rudeza de los españoles’

Foto: Benidorm, uno de los destinos favoritos de los británicos (REUTERS/Heino Kalis)
Benidorm, uno de los destinos favoritos de los británicos (REUTERS/Heino Kalis)

Freda Jackson tiene 81 años y ha viajado por varios países como Grecia, Turquía, Portugal o España, donde visitó Tenerife hace años. Este mes de mayo quiso conocer Benidorm y contrató junto a una amiga un viaje de dos semanas de duración a la mayorista británica Thomas Cook. Sin embargo, la presencia de españoles terminó con sus expectativas.

"¿Por qué no se van a otro sitio?". Según Jackson, en declaraciones al Lancashire Telegraph, el viaje fue mal desde el primer día ya que "nos cambiaron las fechas sin avisar y nos enteramos apenas unos días antes" de que lo habían hecho. Además, “pedimos un hotel que no estuviera en cuesta, por nuestra edad, pero nos dieron uno que estaba en una ladera”.

El Hotel Poseidón Playa, en el que se alojaron, está a 100 metros de la Playa de Poniente y su calle de acceso tiene una pequeña cuesta, como confirma su directora, Sandra Pérez, a El Confidencial: “el hotel está en cuesta, pero nada extremo. Entiendo que las personas que vienen a nuestro hotel lo han visto antes en un catálogo y la agencia se lo ha enseñado”.

Hotel Poseidón Playa
Hotel Poseidón Playa

Sin embargo, las quejas más extrañas de la anciana se refieren al tipo de clientes del hotel ya que afirma que “estaba lleno de turistas españoles y nos pusieron de los nervios por su rudeza. ¿Por qué los españoles no se van a otro sitio?”. La directora del Poseidón Playa asegura que “yo no puedo entrar a valorar lo que esa señora piense de los españoles. Esta zona de Benidorm es más habitual para turistas nacionales, aunque en nuestro hotel hay clientes de muchos países”.

Freda Jackson añade que uno de los turistas incluso llegó a empujarla y que se marchó sin disculparse, para añadir que el hotel carecía de entretenimiento destinado a los británicos. Pérez asegura que “todo nuestro personal habla inglés fluido, yo misma soy hija de ingleses y nuestras atracciones están dirigidas a todos los públicos”.

La anciana, antigua auxiliar sanitaria, ha pedido a la agencia de viajes la devolución de las 1.200 libras que se gastó (unos 1.500 euros) o unas vacaciones gratis. Thomas Cook sólo le ofrece un bono de 75 libras (unos 90 euros) para su próximo viaje por las molestias.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios