EN LOS BRAZOS DE MORFEO

Una nueva técnica para dormir bien y rápido, según la ciencia

Basta ya de contar ovejas. Esta nueva táctica para coger el sueño, descubierta por la Universidad de Sídney, hará que tus noches sean más tranquilas y reparadoras

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Basta ya de contar ovejas. Existe la creencia de que las personas más prolíficas y con talento tienen más propensión a padecer insomnio. Es un hecho. La noche siempre es más tranquila para inspirarse y llamar a las musas. Pero claro, si lo que quieres descansar, no poder dormir se te puede antojar como una mala broma de tu destino. Por otro lado, hay médicos que aseguran que pocas horas nos hacen menos creativos y más desmemoriados.

Dormir es de vital importancia para mantener una correcta condición física, mental y emocional. Más de cuatro millones de españoles tiene problemas crónicos para 'planchar la oreja', según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), es decir, el 10% de la población adulta. A muchos de ellos, el descanso no les hace recuperar la energía o sentirse despiertos al día siguiente. Aunque a veces permanezcas en los brazos de Morfeo durante ocho horas, puedes despertarte con la sensación de no haber dormido en toda la noche.

La lana regula muchísimo la temperatura corporal, creando una "zona de confort térmico"

Pero más allá de todas estas cuestiones, el insomnio puede ser realmente molesto sobre todo si al día siguiente sabes que tienes que rendir o levantarte más pronto que cualquier otro día. ¿Qué hacer en caso de que el sueño no venga a visitarte justo cuando más lo necesitas? Una nueva investigación realizada por la Universidad de Sídney ha descubierto un truco para que enseguida caigas rendido: acostarte con la ropa de vestir, o bien con un pijama gordo de lana.

Los científicos australianos llevaron a cabo dos estudios entre jóvenes y mayores para demostrar esta teoría tan peculiar. Los estudiantes de 20 años, ubicados en un primer grupo, se durmieron cuatro minutos más rápido de media al usar pijamas hechos de lana de lana merina, en vez de algodón. En total, les costó dormir 11 minutos, frente a los 15 del otro grupo.

El segundo estudio halló que los pijamas de lana tenían un impacto todavía mayor en adultos mayores de 65 a 70 años, logrando quedarse dormidos después de 12 minutos, en comparación a los 22 y 27 minutos que cosecharon los que se metieron dentro de las sábanas con ropa de poliéster o algodón.

"Hasta hace no mucho tiempo, dormir con ropa hecha de lana no era nada normal", comenta Paul Swan, uno de los investigadores principales del estudio, a 'Metro'. "La ciencia ahora está descubriendo los beneficios de dormir con lana pegada al cuerpo. Tal vez no sea una mera coincidencia, ya que la lana regula muchísimo mejor la temperatura corporal, manteniéndola en lo que se conoce como 'zona de confort térmico'. Por tanto, no solo ayuda a coger el sueño más rápido, sino durante más tiempo, ya que al mantener la temperatura se duerme de una forma mucho más profunda y con mayor calidad".

Pero si todavía te quedas con sueño y no puedes cogerlo de ninguna manera, hay un método que quizás te sirva. Su creador es Andrew Weil, director de Medicina Integral de la Universidad de Arizona, y se basa en un método de respiración diafragmática para conseguir relajar al cuerpo de una forma instantánea y rápida. La técnica consiste en llenar de aire la zona baja de los pulmones para captar mejor el oxígeno. Aunque el ejercicio puede hacerse en cualquier posición, Weil recomienda hacerlo sentado, con la espalda recta y apoyada en el respaldo de la cama.

Aunque es una postura que impide dormir, puedes ensayar el método en una silla o sofá y aplicarlo después, cuando ya estés metido en la cama. Una vez te encuentres en esta posición, debes colocar la punta de la lengua justo detrás de los dientes frontales, en el punto en que comienza el paladar. Luego, cierra tu boca e inhala el aire a través de la nariz. Cuenta hasta cuatro. Aguanta la respiración durante siete segundos y espira completamente el aire de tus pulmones ocho segundos. Es importante realizar un sonido fuerte; es un ejercicio ruidoso.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios