perder peso es tan importante como mantenerlo

10 alimentos que no pueden faltar en tu dieta si quieres adelgazar para siempre

Los expertos tienen claro que adelgazar no es difícil, sino que el verdadero reto es mantener la línea. ¿Qué alimentos harán que te mantengas en tu peso para siempre?

Foto: Algunos alimentos saludables que deberías incorporar a tu dieta (Pixabay)
Algunos alimentos saludables que deberías incorporar a tu dieta (Pixabay)

Por desgracia para muchos, adelgazar no es tan fácil como hacer un intenso sacrificio durante un breve período de tiempo y después dejar de lado los hábitos saludables. Perder peso no es complicado, el auténtico reto es mantenerlo. Pero la buena noticia es que existen alimentos con los que obtener la cantidad de nutrientes necesaria sin que la báscula se mueva hacia la derecha, de acuerdo a algunos de los más reputados nutricionistas del mundo.

Leche o yogur

Mantener la línea empieza por el desayuno y la manera más efectiva de hacerlo es incluir proteínas; más concretamente suero de leche, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Tel Aviv. Alimentos como la leche, el yogur o el queso ricotta —muy empleado en pastelería— pueden dar un gran impulso a la dieta además de manter bajos los niveles de azúcar en sangre y prevenir problemas de circulación, en tanto que suprime la ghrelina, conocida como la hormona del hambre.

Aguacate

El consumo de aguacate ha crecido a un ritmo vertiginoso en los últimos años, y no es para menos. Esta exótica fruta aporta las grasas saludables que son necesarias en toda dieta y que pueden reducir la canitdad de colesterol y triglicéridos. Tal y como demuestra un estudio publicado en 'Journal of the American Hear Association' las personas que consumen con moderación aguacates de la variedad Hass (los de piel negra y rugosa) tienen un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Coles de Bruselas

Productos como las coles de Bruselas o los fideos shirataki son ricos en fibra soluble, aquellas que absorben el agua y forman un gel que ayuda a disminuir la velocidad de digestión de los alimentos. De esta manera, te sentirás lleno antes y comerás menos a lo largo del día. Además, un estudio conjunto de varias universidades norteamericanas demuestra que el consumo de este tipo de fibras puede reducir la grasa abdominal significativamente.

Un recipiente cargado de coles de Bruselas (Pixabay)
Un recipiente cargado de coles de Bruselas (Pixabay)

Espinacas

La fuerza de Popeye estaba fundamentada: las espinacas son las verduras que más proteínas concentran y están cargadas de ácido fólico y vitaminas. Al igual que otros vegetales de hoja verde como la lechuga, la col o las acelgas, también son bajas en calorías y carbohidratos, pero ricas en fibra, lo que se traduce en una perfecta guarnición que aumenta el volumen del plato sin necesidad de sumar calorías.

Pan integral

Los alimentos con granos integrales conservan más cantidad de nutrientes, de manera que sacian mucho más y engordan mucho menos. Además, el pan blanco contiene carbohidratos de absorción rápida o simples, lo que significa que, además de activarse la producción de insulina del páncreas, enseguida volvemos a tener hambre. Para reconocer este tipo de productos en el supermercado no es suficiente advertir un color más oscuro, sino que lo más fiable es leer la etiqueta y cerciorarse de que elá elaborado con sémola o harina integral en más de un 80%.

Vino

Los beneficios para nuestra salud cardiovascular de un consumo moderado de vino son de sobra conocidos, pero hay estudios que aseguran incluso que nos puede ayudar a adelgazar. Un estudio de 2009 elaborado por investigadores de la Universidad de Ulm, en Alemania, sugirió que el resveratrol —el popular antioxidante presente en la piel de las uvas— inhibe la producción de células grasas.

Champiñones de Portobello

El champiñón de Portobello, una variedad de hongo más oscura que la habitual, tiene casi tanta proteína como un huevo y un alto contenido en fibra, además de estar cargado de antioxidantes, según explica en la revista 'Women's Health' la nutricionista Rosanne Rust, que recomienda "asarlo, picarlo y saltearlo con aceite de oliva y un chorrito de vinagre balsámico".

Un champiñón de Portobello (Pixabay)
Un champiñón de Portobello (Pixabay)

Lentejas

Quien quiere las come y quien no... no debería dejarlas. Las lentejas son, junto a las judías pintas, las legumbres más ricas en fibra. Además, proporcionan una buena cantidad de proteínas, minerales —sobre todo hierro— y vitaminas A, B y C. La única pega es que en España solemos cocinarlas en guisos que habitualmente suelen incluir elementos con mucha grasa como chorizo o morcilla, pero también es posible crear rebozados o utilizarlas para espesar sopas o cremas.

Pollo

La carne ha sido injustamente demonizada cuando, en realidad, los cortes con menos grasa son ideales para adelgazar. Dejando aparte las carnes procesadas (como embutidos o salchichas), el pollo y la ternera son necesarios en toda dieta, pues son los alimentos que realmente conseguirán que no pasemos hambre. Diversos estudios muestran que un aumento en la ingesta de proteína de en torno a un 25% puede reducir los antojos en un 60%, evitando así que piquemos entre horas.

Café o té

Si eres de los que se pasa todo el día bebiendo café en la oficina, estás de suerte. La cafeína puede ayudar a acelerar el metabolismo entre un 3 y un 11%, de acuerdo a un informe de la universidad de Londres. Sin embargo, el efecto es mayor en las personas delgadas, cuya pérdida de grasa puede incrementarse hasta en un 29% frente al 10% de las personas con altos índices de grasa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios