la dieta, desde que suena el despertador

Esto es lo que debes desayunar si quieres adelgazar de verdad

¿Basta con tomar un café rápido y unas galletas? ¿Un tazón de cereales garantiza la cantidad de energía necesaria para una jornada de trabajo? Así es el desayuno perfecto

Foto: Varios comensales se reúnen para saborear un copioso desayuno (Pixabay)
Varios comensales se reúnen para saborear un copioso desayuno (Pixabay)

Tu madre tenía razón: el desayuno es la comida más importante del día, pero ahora es momento de preguntarse si cualquier alimento es adecuado para empezar a adelgazar desde que suena el despertador. ¿Basta con tomar un café rápido y unas galletas? ¿Un tazón de cereales garantiza la cantidad de energía necesaria para una jornada de trabajo?

Apenas el 25% de la población española realiza un desayuno completo, según un estudio de la Fundación Española de Nutrición, y la mayoría sólo le dedica diez minutos al día. El 12% de la población se limita a tomar líquido, mientras que más de la mitad lo acompaña con tostadas, galletas o cereales, pero nunca con fruta. Huelga recordar la importancia de combinar todos estos elementos, aunque si tu objetivo es mantener la línea debes prestar especial atención a las proteínas.

Más concretamente, la clave para perder peso es incluir suero de leche en el desayuno, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Tel Aviv. Alimentos como la leche, el yogur o el queso ricotta —muy empleado en pastelería— pueden dar un gran impulso a la dieta además de manter bajos los niveles de azúcar en sangre y prevenir problemas de circulación.

"La proteína presente en el suero de la leche suprime significativamente la ghrelina, conocida como la hormona del hambre", explica la doctora Daniela Jakubowickz, profesora de Medicina y auotra del proyecto. "Una bebida con suero de leche se prepara fácilmente y favorece la pérdida de peso al tiempo que reduce el apetito y los picos de glucosa y hemoglobina glicosilada, que se relaciona con la diabetes".

"La proteína presente en el suero de la leche suprime significativamente la ghrelina, conocida como la hormona del hambre", explica la experta

Para llegar a estas conclusiones, los científicos sometieron a 48 personas con sobrepeso a un mismo experimento. Un primer grupo debía tomar un desayuno rico en proteína de suero; el segundo incluyó otras proteínas como el atún o los huevos; y el último grupo tomó un desayuno a base de carbohidratos. Los primeros adelgazaron más de seis kilos como promedio después de 12 semanas, mientras que quienes consumieron otro tipo de proteínas perdieron poco peso y apenas lo hicieron los del tercer grupo.

También son importantes las horas

Un gesto tan sencillo como modificar las horas a las que desayunamos también puede favorecer sustancialmente la pérdida de grasa corporal, según se desprende de un estudio realizado por especialistas en cronobiología de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, y publicado en la revista 'Journal of Nutritional Science'.

Los científicos no hallaron diferencias notables en cuanto a pérdida de peso al cambiar las rutinas, si bien retrasar el desayuno y adelantar la cena durante diez semanas implicaba una importante pérdida de lípidos. “Esto es muy alentador, ya que una reducción de la grasa corporal reduce nuestro riesgo de padecer obesidad y otras enfermedades relacionadas con ella", expresa el doctor Jonathan D. Johnston.

Una persona desayuna en un restaurante (iStock)
Una persona desayuna en un restaurante (iStock)

Los participantes del estudio perdieron grasa corporal, pero no a costa de comer menos, puesto que no se limitó el número de comidas diarias ni la cantidad de calorías de cada una de ellas. Simplemente, al acortar la franja entre el desayuno y la cena tuvieron menos opción (y menos ganas) de picotear entre horas, según confesaron ellos mismos en un cuestionario para valorar su experiencia personal.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Descuentos