no lo intentes

El "reto del condón": el nuevo y peligroso desafío entre los jóvenes

Meterse un preservativo por la nariz y sacarlo por la garganta: así es el nuevo reto que se ha hecho viral (otra vez) y que pone en riesgo tu salud

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El concepto 'challenge' ("reto") se ha multiplicado en los últimos años. Muchos son los desafíos que retan a las personas a hacer algo inaudito, otros muestran apoyo a asociaciones para recaudar dinero, otros requieren agilidad o inteligencia...

¿Cuál es su receta para triunfar? Implicar a mucha gente, desde celebridades hasta anónimos: la movilización es la clave del éxito. 'Bottle flip challenge', 'Mannequin challenge', 'Ice Bucket' o 'The floor is lava' son algunos de los últimos ejemplos que se han hecho virales. Pero no todas las pruebas son divertidas y poco peligrosas, algunas como 'Condom snorting', que implica meterse un preservativo por la nariz y extraerlo por la garganta, son poco recomendables.

Graves complicaciones

Este desafío no es nuevo. Años atrás ya se puso de moda y aunque parece que la gente dejó de hacerlo, ha vuelto a las redes sociales. Los expertos advierten que meterse un condón por las cavidades nasales no solo plantea un serio riesgo de asfixia sino que también podría provocar una infección. No solo son jóvenes quienes realizan el 'challenge', personas de todas las edades y lugares del mundo creen que es gracioso e intentan superar esta prueba.

Si sufres un accidente, no dudes en llamar al 112 o al Centro de Control de Intoxicaciones para una primera atención

Es un proceso perturbador. Bruce Lee, profesor asociado en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad John Hopkins, asegura que es una práctica inadecuada para los que la realizan. "Incluso si logras sacarlo con éxito por la boca, inhalar un condón por la nariz es bastante incómodo y doloroso. ¿Merece la pena por unos cuantos 'me gusta' y comentarios en tu perfil?, se preguntaba en 'Forbes'.

Los expertos en salud han instado a dejar de participar en esa tendencia potencialmente peligrosa. Meter un profiláctico por la nariz podría hacer que las vías respiratorias quedaran colapsadas y se bloqueara la capacidad para respirar correctamente. Además, el lubricante espermicida que se encuentra en la mayoría de ellos puede irritar el revestimiento interno y causar reacciones alérgicas o infecciones. También su ingestión accidental puede provocar complicaciones graves.

En 2016, una mujer de Camerún se lo tragó y tuvieron que quitárselo quirúrgicamente. Además, su ingesta provocó que su apéndice se inflamara y también tuvieran que extirpárselo. Otra desarrolló neumonía después de ingerirlo sin querer, de acuerdo con un informe de una revista médica hindú en 2004.

Otros peligros

Hace unos meses también se ponía de moda el 'Tide Pod Challenge': un reto que consiste en masticar las pequeñas cápsulas solubles de detergente para la lavadora y que llevó al hospital a más de 50 personas.

Los expertos advierten que meterse un condón por la nariz no solo plantea un serio riesgo de asfixia sino que también podría provocar una infección

El resto era sencillo: meter una de estas bolsitas en la boca y masticarla. Parece fácil, sí, pero sus consecuencias son terribles. Esta imprudencia puede dañar tus órganos con tan solo un mínimo de contacto con tu boca. Si las propias empresas advierten que no se utilicen con las manos húmedas, imagina el daño que pueden provocar si se ponen en contacto con tu saliva u organismo.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) lleva años advirtiendo sobre el poder de atracción de este tipo de cápsulas en niños "por su colorido y fácil manejo", lo que provoca que tiendan a llevárselo a la boca. De hecho, calculan que solo en España 16.000 menores de 5 años se han visto afectados por las sustancias químicas que poseen.

"Si entra en contacto con los ojos puede causar conjuntivitis, dolor o irritación. Si se traga puede ser más peligroso: vómitos severos, tos, problemas respiratorios, somnolencia, erupciones o quemaduras", asegura AECOSAN. No dudes en llamar al 112 o el Centro de Control de Intoxicaciones (915620420) para una primera atención y, posteriormente, acudir a Urgencias.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios