HA DENUNCIADO LOS INSULTOS GRAVES

Hace cola desde las 05:30 para la apertura del Starbucks de Oviedo... y le dicen de todo

Artemi Suárez acudió a las cinco y media de la mañana a hacer cola para ser de los primeros en entrar en el nuevo Starbucks de Oviedo y decenas de personas lo insultaron en redes sociales

Foto: Unas 100 personas terminaron haciendo cola para la inauguración. (Artemi Suárez)
Unas 100 personas terminaron haciendo cola para la inauguración. (Artemi Suárez)

La apertura del primer Starbucks de Oviedo se anunció para el jueves a las siete de la mañana. “Los 50 primeros tendrán una sorpresa”, anunciaba el evento de la inauguración del local en plaza Escandalera. Artemi Suárez, estudiante de la UNED, y su pareja se aseguraron conseguirlo: a las cinco y media de la mañana llegaron a la puerta de la franquicia, donde ya había una chica esperando. “A los tres primeros nos han sacado un chocolate caliente para hacernos la espera un poco menos fría”, se le ocurrió a Artemi publicar en Twitter.

“Nos gusta mucho el Starbucks”, cuenta Artemi a El Confidencial, y relata que siempre que van a Madrid se dejan caer por uno de sus establecimientos. “Estoy acostumbrado a madrugar, me suelo levantar a las siete u ocho de la mañana, así que no costaba hacerlo un par de horas antes”. Artemi y su pareja no fueron los únicos en acudir a la inauguración. Según relata Suárez, a las seis de la mañana ya se habían congregado alrededor de 10 personas y a las siete, poco antes de su apertura, el número de los que esperaban impacientes llegaba al centenar.

Su aventura en la puerta del Starbucks es la primera experiencia de este tipo para Artemi, pero ya se lo planteó cuando se lanzó al mercado el iPhone 4. “Vimos gente en la cola a las dos de la mañana y pensamos en unirnos al volver de fiesta”, recuerda. “Pero a las seis había mucha gente y pasamos. Ahora, como no había nadie, nos dio igual”, ríe.

“¿Y no daban diploma al tonto del mes?”

Las reacciones a la publicación de Suárez no tardaron en llegar, pero en forma de insulto. “¿En serio has madrugado para eso?”, le inquiría un usuario de Twitter. Pronto, los comentarios comenzaron a ser ofensivos. “Idiota”, “gilipollas”, “pPero qué retraso mental tienes, hijo” o “retraso nivel Dios” fueron algunos de los mensajes que Artemi fue recibiendo durante la mañana. “Lo que les faltó a los de Starbucks fue haber llevado una bombona de oxígeno el día de vuestro parto”, escribía otro. El estudiante asegura que a las nueve de la mañana miró el móvil y vio que tenía unos 100 comentarios. “Eran todo insultos, me han llamado retrasado”.

Durante las dos horas que Suárez permaneció haciendo cola, a su móvil no paraban de llegar notificaciones. “Madre mía, cuánto lerdo”, “acabo de perder la poca esperanza que tenía en la raza humana”, “¿y con el café no daban el diploma al tonto del mes?”, le escribían. “La mayoría intenté ignorarlos, pero a algunos les tuve que responder”, cuenta Suárez, que asegura que se quedó asombrado al ver la repercusión de sus tuits. Los insultos más graves los ha denunciado a través de la propia red social. “Hubo un comentario que me llegó porque nombraba a mi padre, que falleció hace unos tres meses”.

Artemi asegura que no entiende la actitud “de la gente de Twitter”. “Lo publiqué porque nos lo estábamos pasando bien, nos reíamos y hablábamos con la gente de la cola y nos hacíamos fotos, así que subí una”, lamenta. “Es una cosa inocente, pero hay gente que solo está en Twitter para insultar, es una vía de escape para sus frustraciones. Da tristeza”.

Tras la lluvia de comentarios, Artemi publicó una fotografía con su regalo (una taza y café) dedicada a sus ‘haters’: “Un abrazo a todos los 'haters' que nos llamáis gilipollas a los que hicimos cola dos horas para la apertura de Starbucks”, escribía. “Mucha suerte a todos en la vida, la necesitaréis para ser felices sin criticar a los demás”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios