venden su puesto por miles de dólares

Ya hay gente haciendo cola por el iPhone 6 (y algunos se están forrando con ello)

La 'keynote' de Apple levanta tantas expectativas que hay quien no duda en pasar varias noches al raso esperando por un producto que aún no ha visto

Foto: Interior de la Apple Store de Nueva York (Reuters)
Interior de la Apple Store de Nueva York (Reuters)

Ya ha comenzado la contrarreloj, y posiblemente sea la que más expectativas haya creado de todo el año. Tim Cook, el “hombre sin carisma”, ha logrado despertar unas pasiones desmedidas con sus medias palabras y sobre todo, acertadas decisiones en lo que compete a la gama de productos de la empresa. Se acabaron las especulaciones: el 9 de septiembre será posiblemente el día en el que cambien muchas cosas, y no sólo entre los habituales de la marca, sino que es previsible que el impacto afecte a todo el sector.

Como suele ser habitual en la casa, los medios trabajamos siempre con rumores, un activo que cotiza como la espuma en Cupertino y que logra que las acciones de la firma bailen a su ritmo. Pues bien, damos ya por descontados dos productos que a buen seguro lo van a cambiar todo: un iPhone en formato phablet y un weareable, no sabemos si como acompañante o como producto autónomo. 

La clave reside en que Apple consigue establecer estándares en el mercado, y eso se logra dando al cliente justo lo que necesitaba, aunque no lo supiera

Sí, el mercado está ya a estas alturas lleno de phablets y relojes inteligentes, ¿por qué decimos entonces que va a haber un antes y un después del 9-S? Porque un rápido repaso a la historia de lanzamientos de la empresa no lo sugiere, sino que casi lo confirma. Aunque no lo crean, el iPad no fue el primer tablet del mercado, y por descontado, para cuando llegó el iPhone ya había miles de modelos de móviles que llevaban años en el segmento.

La clave reside en que Apple consigue establecer estándares en el mercado, y eso se logra dando al cliente justo lo que necesitaba, aunque no lo supiera. En este sentido, la red está llena de comentarios de iracundos propietarios de tablets Android de bajo coste que se ríen ante el lanzamiento de un nuevo iPad al grito de “eso ya lo hace mi tablet de 100 euros”. No es que lo haga, sino cómo lo hace lo que realmente cuenta.

El negocio de las colas

Sin embargo, otro nutrido grupo de usuarios no disimula su amor a la marca y en un comportamiento que raya lo absolutamente irracional, no duda en plantar la tienda de campaña ante la Apple Store de turno por el privilegio de ser el primero en hacerse con un móvil que, dicho sea de paso, todavía no tenemos la constancia de que exista o vaya a existir.

¿Fanboys fuera de control? Ya lo creo que sí, y hasta las cachas, pero lo cierto es que a Apple le vienen de perlas. Comprobar la locura que se crea a la puerta de sus tiendas los días previos al lanzamiento es un filón de marketing que la marca explota, situando un ejército de empleados sonriendo entusiasmados y jaleando a los primeros clientes que acceden con una cálida ovación. Una locura sin pies ni cabeza cuando nos acordamos que todo esto es provocado por un móvil a precio de portátil. Pero también en esto hay negocio, como vamos a ver ahora.

Hasta la fecha, las colas se formaban tan pronto como tras el célebre “One more thing” daba paso al siguiente modelo de iPhone. En ese punto queríamos creer que los entusiasmados campistas se plantaban al raso frente a la tienda obnubilados por el despliegue de prestaciones del móvil. Pero no, el conocido "shut up and take my money" (calla y toma mi dinero) que podemos leer en las redes sociales, se eleva a su máxima expresión al descubrir que ya han comenzado las colas en la tienda de Apple de Nueva York, donde ya se ha formado una gran cola ante el presunto lanzamiento.

Los de las sillas no son los únicos que están haciendo caja en base a rumores: China Mobile ha recibido ya más de 30.000 pedidos en reserva de un iPhone 6 que todavía no existe

Y atentos al dato, porque los que se han plantado ahí con sus sillas hacen negocio con la reventa de las primeras posiciones en la cola: hasta 7.000 dólares por estar ahí aguantando carros y carretas, que luego son recompensados por fanáticos dispuestos a llegar en el último momento y pagar un dineral (si sumamos cola y móvil) por ser el primero en tener el nuevo iPhone.

¿Una locura? Desde luego, pero mientras haya quien esté dispuesto a pagar por ello, quién lo discute. Los de las sillas no son los únicos que están haciendo caja en base a rumores: China Mobile ha recibido ya más de 30.000 pedidos en reserva de un iPhone 6 que todavía no existe. Y todavía faltan cuatro días…

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios