chin chin

La mujer furiosa que hizo que el avión tuviera que aterrizar

El vuelo, en el que los pasajeros y miembros de la tripulación no pudieron controlar a esta mujer suiza, se vio obligado a realizar una parada de urgencia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Con un sorbito de 'champagne'... brindando por el nuevo amor", cantarían Los Brincos allá por 1964. Y no es precisamente un pequeño sorbo de esta bebida burbujeante lo que se tomó la protagonista de esta historia que se ha hecho viral en todo el mundo.

Esta pasajera, que enfureció porque los azafatos no le quisieron servir más espumoso, fue arrestada en el aeropuerto de Stuttgart tras haber perdido los nervios y haber puesto en riesgo la seguridad de la ruta. Los pasajeros y miembros de la tripulación no pudieron controlar a la mujer suiza de 44 años, que viajaba en primera clase, y el piloto se vio obligado a hacer una parada de emergencia.

En un comunicado, la policía de Reutlingen aclaró que los tripulantes no pudieron calmarla debido a su estado de embriaguez. Ante esta situación, el piloto del Airbus A320 tuvo que cambiar de ruta y dirigirse al aeropuerto alemán de Stuttgart. Tras haber aterrizado, las autoridades germanas informaron de que la pasajera agresiva fue escoltada y desalojada del avión. Además, se le ordenó pagar una fianza de casi 6.000 dólares (5.000 euros).

Aunque la Policía indicó que los 43 pasajeros que viajaban a bordo nunca estuvieron en peligro, el coste total de la escala no planeada probablemente será de miles de euros.

'Póngame un poco más'. (iStock)
'Póngame un poco más'. (iStock)

Por culpa de un tapón

Un objeto tan mundano como el corcho de una botella de champán fue también el culpable de otro aterrizaje de emergencia en 2015 en el aeropuerto de Milán-Malpensa. Durante el trayecto del vuelo U2-8835, un pasajero solicitó a la azafata que le sirviera una botella de Heidsieck Dry Monopole, una conocida marca francesa. Cuando la asistente abrió la botella en la zona de servicio, el corcho salió despedido e impactó contra el techo de la cabina.

La pasajera, que enfureció porque los azafatos no le quisieron servir más bebida, fue arrestada en el aeropuerto de Stuttgart

El golpe rompió la fibra y afectó al sistema del avión que libera las máscaras de oxígeno, por lo que muchas de ellas se soltaron. El incidente causó alarma entre los pasajeros y la tripulación de EasyJet, que cubría la ruta entre Reino Unido y Turquía viéndose obligado a aterrizar para solucionar la avería. El problema se solucionó en una hora y media y el vuelo pudo retomar su viaje, donde llegó con tres horas y media de retraso.

Botellas rellenas

El pasado verano, Evgeny Kayumov, una usuaria de Instagram publicaba en su perfil un hecho insólito: en las imágenes se ve cómo una trabajadora de lo que parece primera clase de un avión de Emirates, rellena una botella de 'champagne' con las sobras de otras copas. El vídeo, que dura menos de 15 segundos, se hizo viral en las redes sociales y fue muy criticado. Los usuarios pensaron que la intención de la trabajadora era servir la bebida de nuevo a otros pasajeros.

Un portavoz de la aerolínea declaró en 'The Telegraph' que "Emirates siempre se esfuerza por ofrecer un servicio de alta calidad. Las acciones grabadas en este vídeo no cumplen con nuestros estándares. Actualmente estamos investigando el incidente".

Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

En un hilo de Reddit, una trabajadora de otra compañía explicaba que es algo común que se hace con todos los líquidos desechables. "Soy auxiliar de vuelo. Creo que lo que está pasando aquí es que la asistente probablemente está vertiendo el champán no utilizado en la botella antes de despegar para luego deshacerse del líquido vez que el avión ha despegado. No se nos permite tirar nada de líquido mientras estamos en el suelo".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios