haz caso a los profesionales

Secretos en las alturas: siete cosas que solo el personal de las aerolíneas conoce

Para acabar con la incertidumbre sobre todo lo que rodea a los viajes en avión, hemos acudido a quienes más saben: los asistentes de vuelo

Foto: Saben más que nadie. (iStock)
Saben más que nadie. (iStock)

Por mucho que nos acostumbremos, parece que viajar en avión siempre nos abruma. Desde qué billete comprar a qué asiento escoger se nos presentan unas decisiones que siempre consiguen hacernos dudar y que, para quitárnoslas del medio, solemos tomar con mucha incertidumbre y poca convicción. Para ahorrarnos esta indecisión hemos acudido a los profesionales, es decir, aquellos que cuentan su versión de los hechos, desde dentro, en los foros de internet. Si los asistentes de vuelo lo hacen, por qué no tú. Ya sabes, donde fueres, haz lo que vieres. Aquí van 7 consejos que deberías tener en cuenta la próxima vez que vueles en avión:

El servicio es mejor en la parte trasera

¿Qué asiento sueles escoger? (iStock)
¿Qué asiento sueles escoger? (iStock)

Además de ser la parte más segura del avión, con una tasa de mortalidad en caso de accidente del 32% según un estudio realizado por la revista 'Time', también es el lugar en el que uno puede disfrutar del mejor servicio. Así lo cree Annie Kingston, azafata desde hace más de cuatro años: “Si bien la mayoría de los pasajeros tienden a elegir los asientos en la parte delantera para desembarcar primero y tener más posibilidades de elegir comida, los asistentes de vuelo saben que si estás sentado en la parte posterior recibirás un servicio más atento”.

Como regla general, si tu vuelo despega a última hora del día tendrás más probabilidades de que se retrase

¿La razón? “Muy simple: por lo general evitamos responder las llamadas de los primeros asientos porque al cruzar todo el avión tienes más probabilidades de que otro pasajero te pida algo. Esto no es por pereza, sino porque la cantidad de almohadas, bebidas o tapones que tenemos es muy limitada. Para aquellos al final, no obstante, es mucho más fácil darle ese vaso de agua extra”.

Códigos de vestimenta

Los aviones, como si se tratasen de discotecas de alto copete, se reservan el derecho de admisión y pueden impedirte el embarque si no cumples con sus códigos de vestimenta. Ya no hace falta vestir de traje ni llevar tacones altos, pero por lo general las compañías aéreas siguen rechazan la ropa que sea considerada muy reveladora o provocativa, de la misma manera que tampoco se puede viajar en pijama, ropa de baño o aquella que esté excesivamente sucia. En concreto, Iberia dice al respecto: “Si su atuendo es inapropiado para el asiento que ha elegido, se le sentará en un sitio inferior, o se le puede negar el viaje. Si hay una necesidad en el día de actualizarle a un asiento mejor, aquellos que no cumplan en el código de vestimenta aplicable al sitio disponible no serán considerados para una actualización”.

Hacer el 'check in' el último tiene sus ventajas

No tiene prisa, quiere llegar la primera. (iStock)
No tiene prisa, quiere llegar la primera. (iStock)

Puede ser algo arriesgado, pero esperar a hacer el 'check in' más tarde también tiene sus ventajas. La principal, que tendrás que esperar menos en las cintas de recogida de equipaje. Lo explica Thomas Lo Sciuto en 'Quora' tras años trabajando en un aeropuerto: “Si te registras de los últimos, tus maletas saldrán las primeras del avión al llegar a tu destino y, por lo tanto, esperarás menos a que salgan por la cinta”. Asimismo, también recomienda intentar registrar tu equipaje directamente en la puerta de embarque, en lugar de en el típico mostrador, algo que se suele hacer en los vuelos pequeños.

¿Cuándo hay menos retrasos?

Travis O'Neal es un antiguo responsable del servicio al cliente de una aerolínea y, según detalla en 'Quora', prefiere las mañanas: “Como regla general si tu vuelo despega a última hora del día tendrás más probabilidades de que se retrase”.

¿Puedes abrir la puerta en pleno vuelo?

Se han producido multitud de incidentes: en pleno vuelo alguien intenta abrir una de las puertas de la aeronave (quizá con el propósito de lanzarse al vacío y suicidarse), no lo consigue y termina reducido de inmediato por pasajeros o miembros de la tripulación. Sucedió el año pasado en un vuelo entre Palma e Ibiza. Pese a los muchos intentos, todos tienen el mismo final, pues resulta físicamente imposible realizar esta maniobra. La explicación tiene que ver con la misma razón que permite a los pasajeros volar sin dañar su salud: la presurización.

¿Sabes que te pueden impedir la entrada al avión si no vas correctamente vestido? No puedes ir en pijama, traje de baño o con ropa sucia

La diferencia entre la baja presión externa y la relativamente alta del interior da lugar a que la puerta quede cerrada herméticamente. Lo único en lo que varían las historias es si aterrizar o no en el aeropuerto más cercano para sacar al pasajero del vuelo. “La mayoría de los pilotos nos dicen: 'Si tienes un problema con alguien, yo también'. Nos respaldan al 100%”, asegura Annette Long, azafata con 13 años de experiencia.

No seas impaciente

¿Alguna vez te has preguntado como es un tobogán de emergencias? (iStock)
¿Alguna vez te has preguntado como es un tobogán de emergencias? (iStock)

Una vez el avión aterriza, los pasajeros se empiezan a poner nerviosos. Se quitan el cinturón cuando no deben, se levantan y empiezan a coger sus maletas con cara irritable. La impaciencia de uno de estos pasajeros, cuya aeronave acababa de aterrizar en la ciudad china de Sanya, le llevó a desplegar el tobogán de emergencia. No sabemos si llegó a bajar por él, pero la broma (son de un solo uso) le costó a la aerolínea unos 16.000 dólares (13.600 euros). Y no solo eso, sino que supuso un retraso de más de dos horas. Al final fue peor el remedio que la enfermedad.

Por qué debes evitar el agua

Si nos fijamos bien veremos que los asistentes de vuelo nunca beben agua de los grifos del propio avión. Y no es una manía. Las condiciones de salubridad de aparato, sobre todo en los vuelos de larga distancia, no es de las mejores. Y no por los propios tanques del avión, sino sobre todo por el vehículo que transporta el agua a la aeronave, donde se dispara el nivel del cloro. De la misma forma, tampoco consumen café o té que se haya hecho con el agua del grifo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios