pero tiene sus riesgos

La dieta CICO: la última tendencia en nutrición con la que adelgazarás

Se trata de no consumir más calorías de las que gastas, y que el balance al final del día sea negativo. Los expertos no están muy de acuerdo con este nuevo régimen

Foto:

Tras la 'dieta keto', llega la CICO, tan polémica y popular con su antecesora aunque tienen poco que ver. Mientras que la primera se centraba en el consumo de proteínas para que el índice glucémico no fuese alto y favorecer así la cetosis del cuerpo, esta nueva tiene como objetivo no superar un determinado número de calorías. De ahí sus siglas: "Calories In, Calories Out", es decir, "calorías dentro, calorías fuera". Se trata de no consumir más de las que ingieres, y que el balance al final del día sea negativo.

Este régimen se basa en el balance calórico, una forma de adelgazar un tanto lenta y complicada ya que, recuerda, para perder un kilo de grasa has de tener un déficit de 7.000 calorías aproximadamente. Es decir, si habitualmente estás consumiendo 2.000, y comienzas a recortar 500 por día (y consumir 1.500 cal), bajarás un kilo de peso en dos semanas.

Si quieres hacer esta dieta vas a tener que contar calorías y lo más probable es que te obsesiones con los números (de tu régimen y de la balanza)

Ojo, hablamos de pesar un kilo menos en la báscula, y este puede ser tanto de músculo como de grasa. De hecho, lo más probable es que se dé el primer caso. Así lo afirma la nutricionista Lyndi Cohen, quien no recomienda este régimen. "Con el conteo de calorías se pueden cometer muchos errores, pues la gente, a menudo, deja de contar nutrientes y solo mira los números. Esto puede desembocar en que acaben tomando comida basura, siempre que los números les cuadren", asegura a 'Femail'.

Cohen asevera asimismo que cuando las personas reducen en gran medida sus calorías o comienzan a comer menos, sus cuerpos entran en 'modo de inanición', lo que produce, como hemos dicho, la progresiva pérdida de músculo.

"Es irónico, porque una dieta como la CICO pretende fomentar el equilibrio, pero realmente no lo hace. Ocasiona que nos obsesionemos con los números, tanto con el número de calorías como con la báscula. Además, corremos el riesgo de sentirnos culpables si ingerimos algo inadecuado", añade la experta.

Cuidado con el efecto rebote

Con la dieta CICO se puede bajar de peso, pero no es sostenible en el tiempo. Cohen asegura que aquellos que reducen calorías y pierden peso creen que podrán volver a comer como antes una vez finalizado el régimen; y, lo más seguro, es que tengan un efecto rebote.

La evidencia científica parece mostrar cada vez con más fuerza que no todas las calorías son iguales. Los distintos alimentos, incluso dentro del mismo tipo de nutrientes, actúan de forma distinta en nuestro cuerpo. Bastan pequeñas variaciones en la dieta para que la misma cantidad de calorías nos haga engordar más o menos.

Las nuevas investigaciones evidencian que contar calorías no es la estrategia más efectiva para mantener un peso adecuado a lo largo del tiempo

Así lo aseguran numerosas investigaciones, como esta de la Tufts University, dirigida por la doctora Jessica Smith, que tras analizar los resultados de tres estudios de larga duración sobre la dieta de 120.000 hombres y mujeres, llegó a la conclusión de que solo es necesario cambiar determinado tipo de alimentos para adelgazar o engordar de forma significativa, pues es la combinación de estos la que determina cuánto engordamos, y no tanto cuán calóricos, grasos o ricos en carbohidratos sean.

Este estudio se añade a las nuevas investigaciones que evidencian que contar calorías no es la estrategia más efectiva para mantener un peso adecuado a lo largo del tiempo. “Algunas comidas ayudan a prevenir la ganancia de peso, otras la empeoran, pero lo más interesante es que las combinaciones de determinadas comidas parecen marcar una gran diferencia”, comenta uno de sus coautores, el doctor Dariush Mozaffarian.

“Nuestros hallazgos sugieren que para prevenir la ganancia de peso no sólo deberíamos enfatizar la ingesta de algunas comidas ricas en proteínas como el pescado, los frutos secos o el yogur”, continua Mozaffarian. “También debemos evitar los cereales refinados, los almidones y los azúcares para maximizar los beneficios de las comidas saludables ricas en proteínas, aprovechando los beneficios adicionales de otras comidas como los huevos y el queso y reduciendo la ganancia de peso asociada a las carnes”.

Dieta CICO, ¿sí o no?

Entonces, ¿qué debemos hacer para perder peso y no caer en la obsesión del conteo de calorías? Lyndi Cohen recomienda consumir "frutas y verduras y equilibrar tus comidas para que tengan carbohidratos, proteínas y grasas".

"Planifica con anticipación lo que vas a comer, así te asegurarás de no tener que consumir comidas poco saludables", añade la experta, quien también recomienda "cuidar tu hambre, teniendo siempre picoteo sano y nutritivo a mano, como frutas, verduras troceadas o nueces".

La dieta CICO, en sí, funciona, pero su mayor problema radica en que no es sostenible a largo plazo y que tiene una alta probabilidad de producir efecto rebote cuando se vuelva a la alimentación de antes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios