te va a encantar

Los peligros de la presión arterial alta y cómo bajarla sin pastillas

Si nuestro sistema circulatorio no funciona bien, corremos el grave peligro de sufrir una enfermedad cardiovascular. Te contamos qué puedes hacer para mejorarlo sin medicación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A la hipertensión o presión arterial alta se la conoce como la asesina silenciosa porque no suele presentar síntomas, pero puede causar graves problemas de salud como derrames cerebrales, insuficiencia cardiaca, infarto e insuficiencia renal. Es más, es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular que padece más del 40% de la población adulta española y de la cual una tercera parte lo desconoce. No te asustes, pero hay más.

Las enfermedades hipertensivas son las que más han aumentado en los últimos diez años, doblando el número de defunciones debido a esta causa, ya que, mientras en 2004 representaban el 5% de los fallecimientos cardiovasculares, ahora son ya el 10%, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según datos de la World Hypertension League, un billón y medio de personas la padece en todo el mundo”, informa el doctor Enrique Galve. En España, son 11 millones de personas (el 36,7%) las que padecen esta enfermedad.

A pesar de todos esos beneficios de la sauna, el ritmo cardíaco aumenta, se intensifica y añade trabajo al corazón

Lo son más los hombres (49,9%) que las mujeres (37,1%). El 37,4% de los hipertensos están sin diagnosticar, más los varones (43,3%) que las mujeres (31,5%) y solo el 30% tiene la presión arterial controlada, más las mujeres (24,9%) que los varones (16%).

Qué es exactamente

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias; cada vez que el corazón late está bombeando sangre hacia ellas y es cuando su presión es más alta. A esto se le llama presión sistólica, y lo normal es que los niveles sean de 120 milímetros de mercurio (mmHG). En cambio, cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye, lo que se conoce como presión diastólica, y cuyos niveles deben estar alrededor de 80 mmHG. Si se superan con creces estas cifras hablamos de hipertensión, la cual puede tratarse y prevenirse, según varios estudios de los que se ha hecho eco 'The Conversation'.

La elección de una dieta adecuada es fundamental para prevenir la hipertensión y su correcto diseño es vital para aquellas personas con predisposición genética a tener la tensión elevada. La mayoría de los casos de hipertensión pueden controlarse mediante cambios en los hábitos de vida.

Patricia Guerín, bióloga y experta del comité de 'Your Care', explica que es necesario seguir una serie de pautas en torno a la dieta para evitar sufrir esta dolencia. Una dieta baja en sodio y rica en potasio reduce el efecto vasoconstrictor sobre los vasos sanguíneos producido por la adrenalina.

Todos a la sauna

Sí, estás leyendo bien. Según una investigación de la Universidad de Finlandia, los hombres que buscan eliminar las toxinas de su cuerpo por lo menos cuatro veces por semana, también reducen su presión arterial en un 50%. El estudio sugiere que estas habitaciones llenas de vapor ayudan a dilatar los vasos sanguíneos y a la vez influyen en los adultos a la hora de superar el estrés. Los investigadores afirman que sus resultados son una forma alternativa para reducir la hipertensión y evitar más problemas del corazón.

Las enfermedades hipertensivas son las que más han aumentado en los últimos diez años, doblando el número de defunciones

A menudo, a los pacientes que sufren esta enfermedad se les recomienda hacer ejercicio y una dieta mas saludable, pero estos nuevos hallazgos, publicados en 'American Journal of Hypertension', refuerzan este vínculo que se muestra en el estudio en el que participaron 1.621 hombres de mediana edad. Todos tenían una presión arterial por debajo de 140/90 mmHg. Los participantes se dividieron en tres grupos: los que tomaban una sauna una vez a la semana, dos-tres veces y de cuatro a siete semanales.

Abre tus poros. (iStock)
Abre tus poros. (iStock)

Durante el seguimiento, un 15,5% de los que tenía una media de 22 años, desarrollaron hipertensión clínicamente definida. Un 24% de los que fueron dos o tres veces, la enfermedad se redujo en un 24%, y los que lo hicieron más de cuatro veces, la presión arterial bajó hasta un 46% menos. Los investigadores creen que este tipo de baños en la sauna disminuyen la hipertensión a través de diferentes mecanismos biológicos.

Durante el periodo que se está en este espacio, la temperatura puede elevarse hasta dos grados, causando vasodilatación de los vasos sanguíneos. Además, también mejora la función endotelial, una función de la capa interna de los vasos. También disminuye la presión arterial sistémica debido a la relajación general del cuerpo y la mente. Según, Jari Laukkanen, cardiólogo del departamento de Medicina de dicha universidad, asegura que "es una gran noticia", a lo que Christopher Allen, médico del British Heart Foundation añadió que "a pesar de todos esos beneficios, el ritmo cardíaco aumenta y se intensifica, cargándole de más trabajo, algo peligroso para las personas que sufren una cardiopatía subyacente.

Adiós demencia

Estos científicos finlandeses han revisado durante veinte años el historial médico de más de 2.000 personas con edades comprendidas entre los 42 y los 60 años. Entre los que frecuentaban una sauna de cuatro a siete veces por semana, había un 65% menos de casos de Alzheimer y las cifras de demencia eran un 66% menores. La razón es que los contrastes de calor y frío reducen la inflamación y hacen caer la tensión arterial, lo que mejora el funcionamiento del cerebro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios