cuatro sencillos consejos

Así se consigue criar bien a los hijos, según los especialistas de Harvard

No hay receta infalible para educar a los niños, pero nunca viene de más escuchar lo que tienen que decir al respecto los psicólogos

Foto:

Criar niños no es tarea fácil, y mucho menos ser conscientes de que lo estamos haciendo bien. Los padres primerizos se encuentran llenos de dudas, preguntas y nunca están convencidos de estar obrando de manera correcta. No hay receta infalible, obviamente, pero nunca viene de más escuchar lo que tienen que decir los especialistas sobre esta cuestión tan importante, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez más (supuestos) adultos se comportan como niños malcriados y tremendamente individualistas.

Así lo confirma un estudio de 2014 publicado por Richard Weissbourd, psicólogo de Harvard en colaboración con el proyecto Making Caring Common, el cual reveló que el 80% de los jóvenes decían que sus padres estaban más preocupados por sus logros personales o felicidad que por su disposición a los demás. Los investigadores han formulado algunas recomendaciones, recogidas en 'The Independent', sobre cómo educar a los niños para que sean más cuidadosos y responsables.

Los niños necesitan aprender a equilibrar sus necesidades con las de los demás, ya sea pasando la pelota a un compañero o defendiendo a un amigo

"Los niños no nacen simplemente buenos o malos y nunca debemos abandonarlos. Necesitan a adultos que les ayuden a ser cariñosos, respetuosos y responsables con su comunidad y en cada etapa de su vida". Estas son las cinco estrategias que el experto recomienda a los padres:

1) Hacer de la empatía una prioridad

Los padres tienden a priorizar la felicidad y los logros de sus hijos sobre la preocupación de estos por los demás. Pero los niños necesitan aprender a equilibrar sus necesidades con las de aqellos que los rodean, ya sea pasando la pelota a un compañero de equipo o defendiendo a un amigo que está siendo intimidado.

El psicólogo asegura que los pequeños necesitan aprender de los padres que cuidar a otros es una prioridad. Solo conseguiremos esto inculcando a los niños valores éticos y de comunidad. Por ejemplo, antes de que los niños dejen un equipo deportivo, una banda o corten una amistad, debemos pedirles que consideren sus obligaciones con el grupo o con el colega, y animarlos a resolver los problemas antes de tirar la toalla.

2) Haz que se preocupe por todas las personas

La mayoría de niños se interesan por un pequeño círculo cercano formado por su familia y amigos. Nuestro reto como padres es ayudarles a que aprendan a preocuparse por alguien fuera de ese círculo, como el nuevo chico en clase, alguien que no habla su idioma o que vive en un país lejano.

¿Cómo? Los niños necesitan aprender a acercarse (escuchando y atendiendo a los que están en su círculo inmediato) y a alejarse (teniendo en cuenta el panorama general y las muchas perspectivas de las personas con las que interactúan diariamente, incluidos los que son vulnerables).

Los progenitores han de ser un modelo moral para los más peques, lo que conlleva practicar la honestidad, la justicia y en el cuidado de sí mismos

Weissbourd recomienda a los padres que se aseguren de que sus hijos son amables y agradecidos con todas las personas presentes en su vida cotidiana, desde un conductor de autobús a una camarera. Como truco, el experto propone utilizar una historia de un periódico o de una televisión para animar al pequeño a pensar en las dificultades que tienen los niños en otros países.

3) Conviértete en un modelo a seguir

Los niños aprenden valores éticos observando las acciones de los adultos a los que profesan cierto respeto. Por ello los progenitores hemos de ser un modelo moral para los más peques, lo que conlleva practicar la honestidad, la justicia y en el cuidado de nosotros mismos. Pero eso no significa que tengamos que ser don perfectos todo el tiempo.

Para que nuestros hijos respeten y confíen en nosotros, necesitamos reconocer nuestros errores y defectos. También debemos respetar el pensamiento de los niños y escucharles. Truco: propón a tu hijo un dilema ético en la cena o pregúntale acerca de las disyuntivas a las que se enfrentan.

4) Anímalos a equilibrar las emociones

A menudo, la capacidad de cuidar y educar a los críos se reduce a cero cuando están invadidos por sentimientos negativos como la ira, la vergüenza o la envidia. Pero no hay por qué decirles que cesen en su actitud. Por el contrario, necesitamos enseñar a los niños que todos los sentimientos están bien, y que muchos de ellos igual que aparecen, se esfuman. Los niños necesitan nuestra ayuda para aprender a lidiar con estas emociones de manera productiva.

Esta es una manera sencilla de hacerlo: pídale a tu hijo que pare por un momento, que respire de forma profunda por la nariz y exhale por la boca, y que cuente hasta cinco. Practícalo cuando el niño esté tranquilo pues, si está de los nervios, asegura el experto, no servirá de nada. Después de un tiempo, el pequeño comenzará a hacerlo solo, y así podrá expresar sus sentimientos de manera útil y apropiada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios