Breve guía para sobrevivir como forastero

6 cosas que no debes hacer nunca cuando viajas a otra ciudad

Desde usar bien el metro hasta tratar correctamente a los residentes, pasando por comprar con cabeza o no caer en las garras de los timadores. No peques de 'guiri'

Foto: Mapa, sombrero y cámara de fotos. Una turista que se ve a la legua. (iStock)
Mapa, sombrero y cámara de fotos. Una turista que se ve a la legua. (iStock)

El turismo tiene algo paradójico. Por un lado, es una importante fuente de ingresos y un buen generador de empleo para un país como el nuestro, que se apoya fuertemente en el sector terciario. Por otro, resta autenticidad a la zona que recibe visitantes de manera masiva. Los negocios, los locales de restauración, etc. se modifican para complacer a los forasteros y la población autóctona se va viendo desplazada al transformarse las zonas residenciales por la proliferación de apartamentos reconvertidos que se alquilan a través de plataformas como Airbnb.

El fenómeno, por tanto, implica un importante impacto para los habitantes, y es normal que surjan roces que saquen de quicio a los oriundos. Un reciente hilo de Reddit ha preguntado, precisamente, a la gente acostumbrada a convivir con los turistas qué es lo que más les irrita de sus costumbres.

Si llevas maletas, utiliza los ascensores o colócalas delante de ti en las escaleras mecánicas, y no a tu lado, impidiendo el paso de otros usuarios

Si eres un viajero concienciado que desea pasar desapercibido sin causar molestias y sin que nadie te cuelgue el mote de ‘guiri’ allá por donde dejas huella, ten muy en cuenta los siguientes consejos de quienes no soportan a los que están fuera de su tierra porque se comportan como si estuvieran en ella.

1. Utiliza correctamente el metro

Uno de los usuarios del mencionado hilo se lamenta de aquellos turistas que se quedan parados al final de las escaleras, cuando salen del suburbano, para ubicarse o mirar el mapa en el móvil, transformándose en un obstáculo para el resto.

Desde los aeropuertos solemos coger el metro llevando nuestras enormes maletas a cuestas, que suponen un estorbo, tanto para nosotros como para el resto de pasajeros. Es importante tener un poco de delicadeza en ese sentido: utiliza los ascensores cuando corresponda, o coloca los bultos delante de ti en las escaleras mecánicas, y no a tu lado, impidiendo el fluir de otros usuarios.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La manera en la que se usan los transportes públicos es muy distinta de una urbe a otra, y para ejemplo ahí están las ciudades italianas. La delicadeza y la cortesía no son habituales entre los pasajeros de los transportes romanos y una persona que no se adapta a ese ritmo resulta todo un problema de cara al resto. Intenta por ello, adaptarte a cómo se comportan los lugareños. Si toca ser cortés, actúa adecuadamente, si hay que ser agresivo prepárate a sacar codos.

2. No te quedes parado

Si deseas admirar un lugar que te despierta un particular interés, ya sea para sacar una foto o, simplemente, contemplarlo con más calma, busca primero un sitio donde no frenes el tránsito de peatones o de otros usuarios de la calzada.

Desde el momento en que destacas como turista, eres el blanco de carteristas y estafadores que pueden abusar de tu confianza

Señala un usuario: “Viví durante un tiempo en West Hampstead y pasaba por los estudios de Abbey Road (donde se grababan los álbumes de los Beatles) todos los días. Siempre pensaba: ‘¡quítate del maldito paso de cebra, estoy tratando de llegar al trabajo!”

3. Respeta a los animales

Si lo tuyo es el turismo de naturaleza sé responsable y respeta la flora y la fauna local. Un ‘redittor’ australiano se lamenta al comprobar la falta de conciencia que hay a este respecto: “Ya sea porque les dan de comer (a los animales) cualquier tipo de alimentos que les pueden poner enfermos, o porque usan el flash que los aturde, o por cosas simples como no recoger los desperdicios”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A pesar del cariño que despiertan ciertas especies, el turismo de excursión o de safarí puede suponer un auténtico peligro para el visitante temerario. Un usuario quiere hacer entender a los que recurren a estos viajes que “los animales no son precisamente domésticos, son salvajes. Deja de alimentarlos y acariciarlos o acabaras herido, pisoteado o atacado”.

4. No permitas que te timen

"No des dinero a ese tipo con greñas que está en la estación y que te dice que no puede permitirse un billete de tren para llegar al aeropuerto. No se va de viaje, se encuentra en ese sitio todos los días soltando el mismo timo” asegura el ‘redditor que se oculta tras el nombre de ‘MaggotMinded’.

Si visitas el Bronx o el barrio ultra ortodoxo de Mea Shearim en Jerusalén no hagas fotos a los residentes si no quieres recibir una buena bronca

Desde el momento en que destacas como turista, eres el blanco de carteristas, estafadores e incluso vendedores abusivos que se pueden aprovechar de tu confianza. Si tienes alguna duda ante un posible fraude, protégete respondiendo siempre con un no y controla tus pertenencias.

5. Compra cosas auténticas

Las ciudades se llenan de tiendas de souvenirs y locales de venta de objetos que sobrepasan lo ‘kitsch’. Se lamenta el internauta londinense con el pseudónimo ‘CourageOfOthers’: “¿Ir a la tienda de M&M’s? ¿Pero quién puede hacer eso? ¿Cómo puedes venir a Londres y pensar que comprar un peluche de tu quinta chocolatina preferida representa, de alguna manera, algún tipo de experiencia londinense?”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

6. Sé sensible con los residentes

Cuenta un internauta que vivió en la ciudad norirlandesa de Belfast que dicha urbe “se está volviendo cada vez más popular para el turismo. Mi apartamento se encuentra muy cerca del Museo del Titanic. Adoro tomar el desayuno en mi balcón, pero a los turistas asiáticos les gusta hacerme fotos cuando el autobús sin techo pasa justo por delante”.

Muchos ciudadanos pueden sentirse verdaderamente agredidos si los tratas como atracción. Si decides visitar el distrito del Bronx en Nueva York, una favela de Río de Janeiro o el barrio ultra ortodoxo Mea Shearim de Jerusalén no te extrañe recibir, como mínimo, una buena bronca de sus habitantes si empiezas a hacerles fotos. Avisado quedas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios