La dieta de la mediana edad

Las comidas que te mantienen delgado cuando ya no eres joven

Si has llegado a los 40, habrás visto que por más que hagas dieta y ejercicio para estar en forma, tu cuerpo ya no es lo que era. La ciencia descubre qué alimentos debes comer para conseguirlo

Foto: No, no solo los presentadores de la teletienda pueden estar en forma a partir de los 40. Es más sencillo. (iStock)
No, no solo los presentadores de la teletienda pueden estar en forma a partir de los 40. Es más sencillo. (iStock)

Todos sabemos que con el paso de los años el cuerpo y aspecto físico van cambiando. A partir de los 40 años aparece el pelo gris, se empieza a perder agilidad y elasticidad y, cómo no, el metabolismo se ralentiza y cada vez cuesta más bajar de peso.

Hombres y mujeres empiezan a retener más líquidos y la vida sedentaria (muchas veces impulsada por el trabajo y el ritmo de vida impuesto por la vida familiar) no ayuda demasiado a mantenerse en forma. Hacer dietas estrictas y tratar de sacar tiempo para practicar algún deporte son las máximas, pero no nos engañemos, tu cuerpo ya no es el mismo y todos estos esfuerzos no te ayudan a disminuir esa especie de flotador que se ha apoderado de tu abdomen. ¿Qué más puedes hacer?

Muchas personas al llegar a la mediana edad se vuelven menos activas que cuando eran jóvenes pero comen la misma comida

Un reciente estudio publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition parece haber dado con la clave para que las personas de mediana edad consigan bajar de peso de una forma mucho más sencilla y apetecible que cualquier régimen milagroso o deporte extremo: comiendo aquellos alimentos que de verdad ayudan a adelgazar y evitando los que te engordan.

Tras analizar y contrastar los datos recogidos por tres estudios en los que cerca de 120.000 profesionales de la salud han estado investigando durante más de 16 años, aparece la dieta de la mediana edad. Estos son los alimentos que debes empezar a comer para adelgazar grasa de forma natural cuando empieces a hacerte mayor. 

A partir de los 40, es importante controlar los alimentos que pones en tus cenitas de picoteo. (iStock)
A partir de los 40, es importante controlar los alimentos que pones en tus cenitas de picoteo. (iStock)

Contar calorías es para los jóvenes

Muchas personas al llegar a la mediana edad se vuelven menos activas que cuando eran jóvenes pero comen la misma comida. ¡Mec! Error. Al menos si pretenden evitar acumular grasas de más y aumentar de peso.

Para empezar, los nutricionistas recomiendan comer unas 200 calorías menos al día a partir de los 45 años en adelante para evitar el aumento de peso a largo plazo. Pero no todos los expertos en alimentación están de acuerdo con que esto pueda servir realmente para algo. Como comenta el doctor Dariush Mozaffarian, decano de la Universidad de Tufts en Boston y autor principal de la investigación, “este estudio se suma a las nuevas creencias de que contar calorías no es la estrategia más eficaz para controlar y prevenir el aumento de peso a largo plazo”.  

Ni dietas milagrosas ni dejar de comer; parece que la solución era tan sencilla como evitar aquellos alimentos que nos hacen engordar. “Nuestros hallazgos sugieren que deberíamos dar prioridad a ciertos alimentos ricos en proteínas como el pescado, las nueces o el yogur para prevenir el aumento de peso”, explica Mozaffarian.

Alimentos que adelgazan a los 40

El análisis de los resultados de los diferentes estudios demostró que tanto los hombres como las mujeres que consumieron mayor número de alimentos como yogur, mariscos, pollo sin piel y frutos secos como las nueces, eran más propensos a perder peso a partir de los 40.

Sin embargo, “los investigadores estadounidenses descubrieron que aquellos que comían carnes rojas, carnes y carbohidratos procesados como el pan blanco, eran más propensos a acumular unos kilos de más”, explica Madlen Davies en el Daily Mail.

La combinación de los diferentes alimentos parece marcar una gran diferencia a la hora de perder peso

Según los expertos, las dietas con una alta carga glucémica incrementan los niveles de azúcar en sangre lo que está directamente asociado con un aumento del peso. Evitando los granos refinados, almidones y azúcares –normalmente presentes en carbohidratos y alimentos procesados– y dando prioridad a los que son ricos en proteínas saludables, como los huevos o el queso, se consiguen reducir peso al llegar a la mediana edad.

Cuidado con los desnatados

Curiosamente, pese a la creencia generalizada de que es recomendable evitar los productos derivados de la leche sin desnatar porque engordan, los investigadores encontraron que aquellas personas que consumían más lácteos adelgazaban más, independientemente de si se tratase de leche entera o desnatada o de si fuesen quesos con cierto contenido graso.

Como explica la doctora Jessica Smith, profesional de la Escuela de Salud Pública de Harvard y una de las expertas involucradas en la investigación, “el contenido de grasa de los productos lácteos no parece ser importante para el aumento de peso. De hecho, aquellas personas que comían más productos lácteos bajos en grasa en realidad aumentaron su consumo de hidratos de carbono, lo que puede promover el aumento de peso”.

“Los resultados sugieren que las personas compensan, durante varios años, el menor número de calorías de los productos lácteos bajos en grasa aumentando el consumo de carbohidratos”, continua Smith. Al quitarse de determinados alimentos como la leche entera o determinados quesos, se percibe una carencia de calorías que se tiende a paliar con el consumo de otros que, a medio y largo plazo, pueden traducirse en esos odiados kilitos de más.

¿Tiene buena pinta verdad? Atento porque así sí puedes comer carne. (Corbis)
¿Tiene buena pinta verdad? Atento porque así sí puedes comer carne. (Corbis)

Platos combinados

“Lo más interesante del estudio es que hemos descubierto que la combinación de los diferentes alimentos parece marcar una gran diferencia a la hora de perder peso”, comenta el doctor. Según los investigadores, comer carne roja con carbohidratos aumenta las probabilidades de que las personas aumenten de peso, mientras que si acompañan esta mima carne con verduras podrían mitigar los efectos.

La clave está en disminuir la carga glucémica de la dieta que está directamente vinculada con el aumento de peso. No es que no se puedan comer carnes, pero si queremos que sus efectos en el organismo no sean tan directos hay que combinarlos con otros alimentos que mitiguen sus efectos.

Pescados y nueces, asociados con la pérdida de peso a mediana edad, mejoran sus efectos adelgazantes si se evita que vayan acompañados de otros que aumenten la carga glucémica del plato. Es más, la investigación halló que incluso alimentos que estaban relacionados con la disminución de peso como los huevos o el queso, podrían engordar si se combinan con otros altos en azúcares y dejaban de ser eficaces para adelgazar.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios