Sigue esta sección:
ES EL INVIERNO MÁS LLUVIOSO EN 250 AÑOS

Alerta en Londres: las inundaciones en el Valle del Támesis ponen vidas en peligro

El temporal de lluvia que azota al Reino Unido ha situado el nivel de las aguas del Támesis en el más alto en más de 30 años. Hay vidas en peligro
Foto: Nigel Gray abandona su casa en un bote tras desbordarse el Támesis en Wraysbury (Reuters).
Nigel Gray abandona su casa en un bote tras desbordarse el Támesis en Wraysbury (Reuters).

El temporal de lluvia que azota al Reino Unido ha provocado las peores inundaciones en décadas y ha situado el nivel de las aguas del Támesis en el más alto en más de 30 años, mientras nuevas precipitaciones amenazan con empeorar la situación. Las zonas más castigadas por el mal tiempo son las del suroeste de Inglaterra, donde cientos de familias se han visto obligadas a abandonar sus casas, si bien las inundaciones han alcanzado también a condados próximos a Londres, por donde pasa el río Támesis.

La Agencia del Medio Ambiente, que califica este invierno como el más lluvioso en 250 años, mantiene 16 alertas "graves" de inundaciones -con riesgo para la vida-, de las que dos corresponden al suroeste de Inglaterra y el resto al área del Támesis. Los condados afectados hoy son los de Berkshire y Surrey, a las afueras de la capital británica, donde muchos residentes han tenido que ser evacuados, en algunos casos en botes.

El temporal, que no parece dar tregua pues se esperan más lluvias para los próximos días, ha alterado los servicios ferroviarios, vital para millones de británicos que acuden a sus trabajos. Algunos servicios de tren entre el suroeste de Inglaterra y Londres han sido cancelados, por lo que se ha dispuesto el aumento de las conexiones aéreas, mientras los trenes que salen de la estación londinense de Paddington hacia localidades de Berkshire sufren retrasos.

Duras críticas al Gobierno

Las autoridades locales trabajan con la policía y las fuerzas armadas para atender las necesidades de la población, si bien muchos británicos han criticado al Gobierno por no haber tomado medidas en su momento para evitar una situación como la que vive Inglaterra. Un portavoz del Ministerio de Defensa dijo hoy a Efe que 130 miembros de las fuerzas armadas, muchos de ellos del Ejército y la Marina, se han sumado a las tareas de emergencia para colocar sacos de arena en algunas áreas a fin de contener las aguas.

La mayoría del personal militar trabaja hoy en el llamado Valle del Támesis, que desde hace 33 años no vivía inundaciones como estas. El primer ministro, David Cameron, visitó hoy el condado de Devon para conocer el alcance del desastre, en tanto que el titular de Defensa, Philip Hammond, hizo lo mismo en Surrey.

En declaraciones a la prensa, Cameron admitió hoy que el Gobierno tiene un "largo" camino que recorrer para conseguir que el país pueda recuperarse de este devastador temporal, pero recalcó que "hará todo lo que pueda para coordinar los recursos". "Es un enorme desafío. Hemos tenido el comienzo más lluvioso del año en 250 años, con el clima más extremo en décadas", dijo el primer ministro conservador en la localidad de Dawlis, en Devon.

Cisnes nadan en zonas inundadas de Henley-on-Thames (Reuters).
Cisnes nadan en zonas inundadas de Henley-on-Thames (Reuters).

Habrá zonas inundadas durante meses

La visita del premier a la zona se produjo en medio de la polémica en el Gobierno después de que el ministro de Comunidades, Eric Pickles, admitiese que no dragar los ríos en las zonas afectadas en los últimos meses había sido "una equivocación". Esto provocó la reacción del presidente de la Agencia del Medio Ambiente, Chris Smith, que dijo que su personal sabe "cien veces más" que cualquier político sobre inundaciones.

Además de los 16 avisos "graves" de inundaciones, esa Agencia mantiene 133 alertas de "inundación" -que obliga a la gente a tomar medidas-, en su mayoría en las afueras de Londres. Asimismo, las autoridades han pedido a la población en algunas zonas de Gales que estén "al tanto" porque pueden resultar afectadas por las lluvias de los próximos días. Además de las lluvias, el Servicio Meteorológico ha anticipado nevadas en Escocia, norte de Inglaterra e Irlanda del Norte.

Desde finales del año pasado, el Reino Unido se ha visto azotado por un continuo temporal de lluvias y vientos de hasta 120 kilómetros por hora debido a corrientes procedentes del Atlántico. Algunos expertos han advertido de que puede llevar meses conseguir que la situación vuelva a la normalidad. El científico Andy McKenzie, del British Geological Survey, afirmó hoy que, incluso si deja de llover, el nivel de las aguas subterráneas es tan alto que algunas zonas pueden permanecer inundadas durante meses.

Mundo
Comparte en:
Sigue esta sección:

El redactor recomienda

#2
En respuesta a halbert
Compartir

 

 

"Las probabilidades ( matemáticas)  de correlación"

 

Con perlas como esta, todo lo demás da igual. Estamos condenados. Ya lo dijo Carl Sagan. Una sociedad que depende fuertemente de la ciencía y la tecnología, pero en la que la inmensa mayoría no entiende nada y lo mezcla todo, está condenada al fracaso.

Ampliar comentario
#1
Compartir

No se ha hecho caso, particularmente los gobiernos de los paises con mayores  emisiones de gases de efecto invernadero, EE.UU. a la cabeza,China, etc. a los muchísimos indicios del cambio climático en ciernes, y ahí están sus manifestaciones. El contenido de CO2 en la atmósfera supera ya las 400 ppm y para el 2020, a la vuelta de la esquina, el nivel llegará a las 450 ppm ( nivel según el IPCC  que nunca deberíamos llegar a traspasar). Aumento exponencial a tasas superiores al 2% anual, insostenible y con efectos que cada día iremos viendo en forma más dramática.

Las probabilidades ( matemáticas)  de correlación entre lo que estamos viviendo como fenómenos climáticos extremos  y sus causas, el "efecto invernadero", superan ya el 95%. Pero los escépticos, interesados por razones económicas , seguirán sin ver esa correlación causa- efecto.

 

En los EE.UU. ahora con "shale" gas barato y con las ventajas añadidas para su economía que ello conlleva, será improbable que tengan en consideración aspectos medioambientales en su política energética , una aceleración a la  insostenibilidad y a más largo plazo al suicidio ecológico de nuestro planeta.

Ampliar comentario