Día de Andalucía

El PSOE andaluz redobla su ofensiva por la unidad de España en respuesta a Podemos

Susana Díaz prepara un gran despliegue con el 28-F como percha para rechazar frontalmente cualquier intento de consulta en Cataluña y agitar a la militancia socialista
Foto: La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)

Las fechas las carga el diablo. Pedro Sánchez se someterá a su primera investidura el 2 de marzo y preguntará a la militancia sobre un posible acuerdo de Gobierno el 27 de febrero. Solo 24 horas antes de que Andalucía celebre su día, el 28-F, convertido en símbolo de la igualdad de todos los territorios de España. Susana Díaz se prepara para darle fuerte y flojo a Pablo Iglesias y a su oferta de negociación con la bandera blanca y verde. Esos son sus planes. Inundará de mociones los ayuntamientos a favor de la igualdad. Mientras Pedro Sánchez negocia, ahí estará el PSOE andaluz, con un potente despliegue publicitario y en redes sociales, agitando a la militancia socialista, dejando claro que esa línea roja no se cruza y con el mensaje subliminal de que no permitirán un Gobierno de PSOE y Podemos que ponga en riesgo la unidad de España. Tampoco es nuevo. Lo han hecho casi todos los socialistas, con gran rédito electoral además. Lo hizo Manuel Chaves durante años, intentado relanzar su figura política con una ofensiva en plena negociación del Estatut de Cataluña, cuando se convirtió en “muro de contención de privilegios”. Y lo hace ahora la dirigente socialista, convencida de que Andalucía es “garante de la igualdad de España”.

El PSOE andaluz redobla su ofensiva por la unidad de España en respuesta a Podemos

Si en Ferraz hay “preocupación, perplejidad y decepción”, en el PSOE andaluz hay ganas de dejarle muy claro a Podemos que no piensan entrar en su juego. Si el documento de la formación morada reclama como “imprescindible” una consulta en Cataluña, en Andalucía los socialistas llevarán a todos los ayuntamientos y diputaciones una moción en defensa de la unidad y la igualdad de España. El 28-F rememora el momento en que el pueblo andaluz, en 1980, se echó a la calle para pedir una autonomía en pie de igualdad con otras comunidades históricas como Galicia, País Vasco o Cataluña. Lo hizo a través de un referéndum. Ese momento quebró la España a dos velocidades e impuso el famoso 'café para todos'. Eso es lo que van a sacar a pasear con más fuerza que nunca los socialistas en Andalucía. Como colofón a la campaña #YoConAndalucía, que recuerda mucho al 'Yo con Susana' que eligieron en las últimas elecciones autonómicas, los socialistas preparan un gran acto público, posiblemente un mitin multitudinario, que calentará aún más el ambiente político.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. (EFE)
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. (EFE)

Agitar a la militancia ante la consulta

La campaña coincidirá además con la consulta a la militancia que el PSOE tiene previsto celebrar el 27 de febrero. Todos estos actos mantendrán en pie de guerra a las bases socialistas y a la militancia andaluza, llamada a implicarse en todos los actos del 28-F. Aún no se sabe qué pregunta lanzará Pedro Sánchez a los militantes. Ni siquiera se vislumbra, tras el rechazo generalizado que ha causado la propuesta de Pablo Iglesias en las filas socialistas, que haya peligro de que el secretario general incumpla la hoja de ruta pactada y admita un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Desde Andalucía, confían en que estén claras las líneas rojas y advierten de que el único referéndum posible es “el que habrá que celebrar si se pacta la reforma de la Constitución y se pregunta a toda España”. Con todo, aprovecharán el Día de Andalucía para alejar cualquier peligro secesionista o independentista y para relanzar la marca de la comunidad autónoma. Al margen de la campaña política, financiada por el PSOE y cuyo coste no se ha hecho público, ya está en marcha otra campaña institucional financiada por la Consejería de Presidencia, cuyo coste tampoco ha sido facilitado desde el Ejecutivo andaluz.

El número dos de la ejecutiva andaluza, Juan Cornejo, ha rechazado de plano la propuesta de referéndum de Podemos que, ha advertido, tras una denominación “suave y dulce”, es en realidad una propuesta de autodeterminación inasumible. “Quieren que no haya acercamiento”, ha sostenido. Tampoco se ha mostrado más comprensivo con la iniciativa del PNV, que este fin de semana ha celebrado una asamblea y ha vuelto a pedir la independencia. “Están resucitando el Plan Ibarretxe”, ha advertido. Lo que sí ha dejado claro es que creen que cualquier intento de romper la igualdad de los españoles vivan donde vivan será rechazado por todo el PSOE y no solo desde Andalucía. “Es una irresponsabilidad y aprovechan la debilidad política para poner sobre la mesa de nuevo el sueño dorado de la independencia”, ha recalcado Cornejo. Las relaciones del PSOE de Pedro Sánchez con Íñigo Urkullo y el PNV son fluidas, y desde Ferraz siempre se ha dado casi por hecho el apoyo de este partido a una investidura del candidato socialista. Desde las filas de Susana Díaz, se sigue mirando con gran recelo cualquier acercamiento a las fuerzas independentistas, sin matices, por ejemplo, entre ERC y PNV, algo que sí diferencian en la ejecutiva federal.

Pendientes de que la baronesa diga si coge el AVE

En el calendario también se ha colado otra contraprogramación. Tras semanas con la oposición exigiendo a Susana Díaz que dé la cara por la gestión en su comunidad y deje a un lado sus intereses políticos o su salto a Madrid, la presidenta de la Junta solicitó al Parlamento comparecer en el próximo pleno tras el Día de Andalucía. Este debate se podría celebrar justo los días 2 y 3 de marzo. Fuentes del Gobierno se muestran convencidos de que se buscarán fórmulas para evitar que coincida con la investidura de Sánchez. Se especula además con el hecho de que Díaz descarte de una vez su marcha a la política nacional y se afiance en Andalucía, después de que esté recibiendo avisos, como el de Felipe González, para que retrase esta maniobra.

Los socialistas andaluces no permitirán concesiones ni con el PNV y lamentan que quieran "resucitar el Plan Ibarretxe"

El éxito electoral del PSOE andaluz, 34 años ininterrumpidos en el Gobierno, se vincula en muchos estudios políticos con esa habilidad que tuvieron los socialistas para quedarse la bandera del andalucismo y erigirse en los únicos garantes de los derechos de los andaluces. El PP lleva años quejándose de que el PSOE se identifique con Andalucía y de que cualquier crítica a la gestión socialista se convierta en “un insulto” a los andaluces. No ha logrado conjurar ese efecto. Susana Díaz no sabe todavía lo que es gobernar con un Gobierno amigo en Madrid, y gran parte de su discurso gira en torno a la confrontación con el PP y Mariano Rajoy. Tanto como con la guerra directa con Podemos. Ya hubo un anticipo en la campaña electoral. Pablo Iglesias equiparó la reclamación de los andaluces en 1982 para amparar y defender el derecho de los catalanes a celebrar un referéndum en Cataluña y regaló una poderosa arma electoral a los socialistas andaluces. Ahora se espera, en plena negociación del futuro Gobierno de España, una versión amplificada de aquella pugna en que los socialistas andaluces repetirán que con Podemos en el Gobierno se pasará del “café para todos al café para algunos y agua del fregadero para el resto”.

Susana Díaz ha proclamado por vez primera en público su apoyo a que Pedro Sánchez sea el próximo presidente. “Es lo mejor para España”, ha asegurado para sorpresa de muchos. Hay versiones encontradas sobre lo que significan sus palabras. Para muchos, está emitiendo señales claras de que no va a disputar la secretaría general después de dos meses de desencuentros internos. Para otros, entra dentro del repliegue táctico emprendido para evitar más desgaste y no significa que si fracasan las negociaciones y hay elecciones el PSOE vuelva a empuñar las armas de guerra.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC