se desmarcan de la línea oficial del partido

La brecha en Podemos por el 1-O se extiende de Cataluña a Andalucía, Galicia y 'anticapis'

Las discrepancias que hasta ahora se habían contenido en el debate interno comienzan a mostrarse públicamente en varios territorios y sectores, elevando el tono contra la dirección estatal

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al líder de En Marea, Luís Villares (i), y Xosé Manuel Beiras, durante un acto electoral. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al líder de En Marea, Luís Villares (i), y Xosé Manuel Beiras, durante un acto electoral. (EFE)

La dirección catalana de Podem, en pleno pulso con la cúpula del partido, no es la única que se ha desmarcado de la línea oficial respecto al referéndum unilateral del 1-O, apoyando la consulta y llamando a “participar masivamente”, aun entendiendo que sus resultados no serán vinculantes. Las discrepancias que hasta ahora se habían contenido en el debate interno comienzan a mostrarse públicamente en otros territorios como Galicia y Andalucía, pero también entre las diferentes familias, con el sector anticapitalista a la cabeza, después de que el secretario general, Pablo Iglesias, asegurase el viernes pasado que si fuese catalán, no acudiría a votar en la consulta del próximo 1 de octubre.

El fuego lo abría el histórico dirigente del nacionalismo gallego y artífice de En Marea, Xosé Manuel Beiras, criticando la ambigüedad de los 'comuns', liderados por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech. “Se tiene que hacer el referéndum pase lo que pase y En Comú Podem no puede tener dudas”, zanjaba durante una conferencia de la Universidad Progressista d'Estiu de Catalunya (UPEC) en la que estaban presentes Domènech y Gerardo Pisarello, teniente de alcaldesa por Barcelona en Comú.

Xavier Domènech y Ada Colau. (EFE)
Xavier Domènech y Ada Colau. (EFE)

Beiras apelaba directamente a la confluencia catalana y no tanto a Podemos, pero siempre siguiendo la línea marcada por En Marea, cuyo portavoz en el Parlamento gallego, Luís Villares, ya había apoyado la consulta unilateral “ante la cerrazón del Gobierno de Mariano Rajoy” para realizarla de forma pactada. Este mismo viernes, el líder de En Marea en Galicia insistía en una entrevista en la TVG que “ningún Estado democrático se puede oponer a que un pueblo exprese su opinión”. El apoyo de En Marea al referéndum unilateral, que Beiras extendió también al BNG, y sobre todo su reproche a los 'comuns', fue utilizado como arma arrojadiza contra la posición de Pablo Iglesias por el diputado de ERC, Grabiel Rufián. La diputada en el Congreso de En Comú Podem Marta Sibina, por su parte, llamó a los suyos a reflexionar sobre la petición del dirigente gallego.

La dirección andaluza también hacía pública este lunes su discrepancia con la línea oficial de Podemos marcada desde Princesa 2. El secretario de Comunicación, Pablo Pérez Ganfornina, trasladaba a los medios el apoyo de la dirección andaluza al 1-O. La consulta impulsada por el Govern “obedece a una demanda popular mayoritaria en Cataluña sobre la necesidad de poder opinar sobre su futuro”, ha subrayado, argumentando así que Podemos Andalucía no se opone "a que existan movilizaciones que apoyen la posibilidad de que los catalanes decidan sobre su futuro”.

No nos oponemos a una consulta como esta porque somos demócratas, porque entendemos que los ciudadanos deben tener la capacidad de opinar

Desde Podemos Andalucía se han limitado a defender su posición respecto al derecho a decidir de los catalanes, sin entrar a valorar directamente la línea marcada por Pablo Iglesias o el secretario de Organización, Pablo Echenique, pero combatiéndola con sus argumentos. “No nos oponemos a una consulta como esta porque somos demócratas, porque entendemos que los ciudadanos deben tener la capacidad de poder opinar sobre todos los temas”, defendió el portavoz de la formación en Andalucía, en contraposición a quienes “no les gusta que los ciudadanos opinen y que puedan cambiar el sino de las políticas que se han aplicado en Cataluña”.

El sector anticapitalista, al que pertenece la líder de Podemos Andalucía, junto al secretario para Europa y eurodiputado, Miguel Urbán, fue el primero en desmarcarse. Apenas 24 horas después de la moción de censura de Podemos a Mariano Rajoy, en la que Pablo Iglesias planteó dentro de las medidas de su programa de Gobierno alternativo una consulta pactada, con garantías legales y reconocimiento internacional, Anticapitalistas marcó perfil propio mostrando su apoyo a la consulta del próximo 1 de octubre.

El referéndum unilateral se considera un "derecho democrático del pueblo catalán", cuya celebración, según argumentaban en un comunicado, “contribuiría sin duda a acelerar el proceso destituyente en el resto del Estado español, contribuyendo a profundizar la democracia y a debilitar al régimen del 78”. Aduciendo que la consulta planteada por el Govern empujaría a un proceso constituyente, lanzaban un llamamiento “a toda la izquierda del Estado español a organizar la solidaridad con los derechos democráticos del pueblo catalán”.

El fundador de Anticapitalistas, Jaime Pastor, era más explícito en un artículo de opinión publicado este fin de semana por 'Viento Sur', revista de referencia de esta corriente, y recogido por el diario 'Publico'. En este, mostraba su preocupación por el hecho de que “la reacción del nacionalismo español dominante”, según lamentaba, “empiece a contagiar a sectores que se definen contrarios al 'establishment', recurriendo a diferentes argumentos pero llegando a la misma conclusión: no al referéndum del 1 de octubre”.

Algunos dirigentes de Podemos (...) en los últimos días están mostrando su falta de coherencia en su firme defensa del derecho a decidir

Más concretamente, el ideólogo de la antigua Izquierda Anticapitalista continuaba criticando que “este parece ser el caso de algunos dirigentes de Podemos, ya que en los últimos días están mostrando su falta de coherencia en su firme defensa del derecho a decidir y del reconocimiento de distintas naciones en pie de igualdad para ahora limitarse a insistir en la necesidad de un referéndum pactado, a sabiendas de que a estas alturas está suficientemente comprobado que con este Gobierno es imposible llegar a cualquier tipo de acuerdo al respecto”.

Las discrepancias internas han ido elevando su tono durante las últimas horas, convirtiéndose en acusaciones directas. Todo ello enmarcado en el desafío lanzado por Albano Dante, el secretario general de Podem, quien al mismo tiempo que desde la dirección estatal lo instaban a realizar una consulta entre las bases para fijar así la posición de la dirección catalana con respecto al 1-O, se ratificaba en su apuesta, llamando a participar el 1-O para “decirle al PP que podemos votar”. El referéndum unilateral ha abierto una brecha entre la dirección catalana y la estatal, que se extiende ya a otros territorios y sectores. La plurinacionalidad, una apuesta estratégica unánime en la organización, comienza a mostrar ciertos límites a la hora de aplicarla y determinar el ejercicio de la soberanía nacional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios