LA 'DIPUTADA INDEPE' ENTRA EN La cúpula

El apoyo de la dirección catalana de Podemos a 1-0 se lleva por delante al número dos

La decisión sobre el referéndum ha agrandado la brecha con las bases, que han comenzado a recoger avales entre los círculos para revocar la decisión y forzar una asamblea extraordinaria

Foto: El líder de Podem, Albano Dante Fachin, durante una rueda de prensa tras la última reunión convocada por Puigdemont con los partidos del Pacto Nacional para el Referéndum. (EFE)
El líder de Podem, Albano Dante Fachin, durante una rueda de prensa tras la última reunión convocada por Puigdemont con los partidos del Pacto Nacional para el Referéndum. (EFE)

El referéndum unilateral amenaza la supervivencia de la actual dirección de Podemos en Cataluña. La decisión de participar en el 1-O ha incrementado la división interna entre las distintas familias del partido, después de realizar una consulta interna con unos ajustados resultados y escasa participación. El jueves por la noche fue destituido el número dos de la formación, el secretario de Política, Joan Giner, persona que gozaba hasta ahora de la total confianza del secretario general Albano Dante, agravando así la crisis interna entre peticiones de un cambio de postura sobre el referéndum unilateral, dimisiones y movimientos entre las bases para convocar una consulta revocatoria contra el líder de Podem. Giner, en su cuenta de Twitter, explicaba que siempre había "trabajado lealmente" con la dirección del partido y que, pese a "las diferencias", califica su cese de "un error democrático", aunque seguirá en la ejecutiva.

La reestructuración de la dirección adelantada por 'Nació Digital', en una huida hacia adelante ante las críticas internas sobre la posición con respecto a la consulta soberanista, supone un cierre de filas. De este modo, la diputada autónomica Àngels Martínez Castells, quien siempre ha mantenido una postura cercana a la hoja de ruta emprendida por el president Carles Puigdemont, apoyando los presupuestos para el reférendum o acudiendo a la presentación de la Ley del Reférendum el pasado martes, es premiado entrando en la dirección. Unas decisiones que, según ha explicado esta mañana Albano Dante, gozaron de un "amplio consenso".

En esta línea, Podem ha remitido este viernes por la mañana un comunicado ratificando que "las bases de Podemos Cataluña, mediante un proceso de debate abierto, han decidido participar activamente en la convocatoria entendiéndola como una movilización social políticamente legítima" y que la formación "no dará la espalda a la ciudadanía". Aun reconociendo su desacuerdo con las formas y la falta de garantías legales, "Podem hace un llamamiento al espíritu del 15M para fomentar la participación y votación el día 1 de Octubre, como elemento de protesta ciudadana contra el inmovilismo y autoritarismo del Gobierno", añade el comunicado.

La formación atraviesa una delicada situación interna desde que se desmarcó del nuevo partido de los 'comuns', Catalunya en Comú, impulsado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, y en el que sí se han integrado ICV y EUiA. Desde entonces no ha cesado el trasvase de cuadros de Podem a los 'comuns', principalmente errejonistas, pero el posicionamiento adoptado sobre el referéndum ha agrandado la brecha con las bases, que han comenzado a recoger firmas entre los círculos para revocar la decisión y forzar una asamblea extraordinaria de cara a elegir una nueva dirección.

Los críticos con el secretario general, Albano Dante, aseguran contar ya con el aval de cerca del 30% de los círculos, según informaba este jueves 'El Periódico de Catalunya', para relevar al líder de Podem. Sin embargo, y aunque la línea política decretada por Dante con respecto al referéndum difiere de la adoptada por la dirección estatal, fuentes de la secretaría de Organización afirman a este diario que no podría producirse un revocatorio porque no cumpliría con los estatutos. Estos determinan que debe transcurrir un mínimo de 18 meses desde la toma de posesión del cargo para celebrar una consulta a las bases de este tipo. Asimismo, señalan que la decisión de participar en el referéndum se circunscribe a la autonomía política de la organización en Cataluña y que las decisiones de la asamblea ciudadana solo pueden ser revocadas por este mismo órgano o por otro superior cuando afecte a cuestiones de tipo supraterritorial, lo cual no está del todo claro en este caso.

Antonio Fernández. BarcelonaAntonio Fernández. Barcelona

La dirección catalana siempre mantuvo su apuesta por participar en un referéndum no pactado, aun sin tomar sus resultados como vinculantes, antes incluso de que el Govern anunciase su fecha para el próximo 1 de octubre. La posición de Dante fue la que salió elegida en el referéndum por más de un tercio de los escasos 1.000 militantes que participaron, dando lugar a críticas de "pucherazo" y de basarse en una decisión "personalista" sin el suficiente quórum.

Las otras dos opciones a elegir en la consulta que ha conducido a las familias de Podem a posturas irreconciliables, la de aceptar el referéndum unilateral como vinculante y la de desentenderse de este si no era pactado, obtuvieron el 28,4% y el 27,3% de los apoyos, respectivamente. La posición de los 'comuns', a la espera de que la ratifiquen oficialmente en un encuentro que tendrá lugar este sábado, sería esta última, es decir, la de desentenderse del 1-O si se trata de una consulta unilateral. El alcalde accidental de Barcelona, Gerardo Pisarello, admitía este jueves en los micrófonos de RAC1 que gente del ámbito de los 'comuns' se ve excluida y no se siente llamada a participar en el referéndum propuesto por el Govern.

La postura de la dirección estatal es más cercana a la que defienden los 'comuns' que a la adoptada por el secretario general de Podem, Albano Dante

La postura de los 'comuns' ha sido hasta la fecha más ambivalente y su posición se parece más a la marcada por Princesa 2 que a la adoptada por Podem. La defensa del derecho a decidir es clara y así lo ha remarcado desde el inicio, pero siempre y cuando tenga validez legal mediante un referéndum pactado. La consulta del 1-O, entienden, se asemeja más a un 9-N y no están dispuestos a que se repita. Domènech mostraba sus dudas este jueves de que finalmente el reférendum se vaya a celebrar y Pisarello, por su parte, volvía a reiterar que el Ayuntamiento de Barcelona no pondrá en riesgo a los trabajadores públicos "si no hay una cobertura legal clara que dé tranquilidad a los funcionarios".

La propia alcaldesa ponía en cuestión que la vía Puigdemont pueda contar con las garantías necesarias para celebrar "un buen referéndum" y admitía que "no da mucha confianza" el hecho de que el concurso para compra de urnas quedase desierto. El Tribunal Constitucional incluso anulaba este miércoles las partidas presupuestarias destinadas al referéndum. Precisamente, la diputada de Podem Àngels Martínez Castells ya rompió la disciplina de voto del grupo parlamentario para apoyar los presupuestos de la consulta, y este mismo martes asistía en representación de Podem, junto a Albano Dante y su número dos, Joan Giner, al acto de presentación de la ley del referéndum, una vez que el grupo parlamentario decidiese no hacerlo.

Ángel ColladoÁngel Collado

El líder de Podem ya acudió a la última reunión convocada por Puigdemont entre los partidos que sostienen al Govern. Una cumbre a la que declinaron acudir los 'comuns', liderados por Ada Colau y Xavier Domènech, por “subsumir o sustituir el espacio de todos que es el Pacte Nacional pel Referèndum”, que incluye, además de a los partidos, a las entidades soberanistas de la sociedad civil y que, en todo caso, no había consensuado dar el salto al RUI (referéndum unilateral de independencia). Asimismo, antes de la moción de censura, en la que Pablo Iglesias propuso un referéndum pactado con garantías legales, el sector de Anticapitalistas marcó perfil propio apoyando la consulta unilateral.

Este sector, que tiene como referente en Cataluña a Revolta Global, al que pertenece Dante, rompió con la línea oficial del partido apoyando la consulta del 1 de octubre por considerarla un "derecho democrático del pueblo catalán". En un comunicado argumentaban que "la celebración del referéndum desobediente en Catalunya contribuiría sin duda a acelerar el proceso destituyente en el resto del Estado español, contribuyendo a profundizar la democracia y a debilitar al régimen del 78". Centrándose en este supuesto empuje para la apertura de un proceso constituyente en el resto del país, que creen que se derivará del desafío catalán, lanzaban un llamamiento "a toda la izquierda del Estado español a organizar la solidaridad con los derechos democráticos del pueblo catalán".

Las últimas dimisiones en la dirección del partido ya aducían a las diferencias con respecto a la "cuestión nacional" y la vía unilateral como uno de sus principales motivos. Así, el secretario general de Barcelona, Marc Bartomeu, recalcaba en su carta de dimisión las diferencias con la dirección respecto a la confluencia en el nuevo sujeto político y en el “tema nacional”, en referencia al RUI.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios