HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

Patxi López plantea un código de conducta en redes sociales para la militancia del PSOE

El candidato vasco adelanta algunas medidas que recogerá su proyecto político. Entre ellas, una segunda vuelta en las primarias y su compromiso de integración de sus rivales si gana la batalla

Foto: Patxi López y la líder del PSE, Idoia Mendia, el pasado 5 de marzo en el hotel Costa Vasca de San Sebastián. (EFE)
Patxi López y la líder del PSE, Idoia Mendia, el pasado 5 de marzo en el hotel Costa Vasca de San Sebastián. (EFE)

Patxi López quiere grabar a fuego en la mente de los militantes que nadie mejor que él puede garantizar la unidad del PSOE una vez se conozca el veredicto de las urnas, que él predica la cohesión interna y la practica. Es y será uno de los mensajes capitales de su campaña de primarias. Por eso insiste en que no cargará contra sus compañeros, ni fomentará el uso de etiquetas binarias —militantes "rojos" y "azules", buenos y malos, candidatos de derechas o de izquierdas—, en que integrará a sus rivales en su dirección si gana y en que desistirá de acaudillar una oposición interna si pierde, y en que es capaz de tender mejores puentes con sus contrincantes. Ese empeño por el juego limpio le lleva incluso a plantear un código de conducta para que los militantes que se expresen en las redes sociales lo hagan con el "máximo respeto" hacia sus compañeros.

El exlendakari presentará este domingo en Getafe (Madrid) su proyecto político, como adelantó este periódico, un documento que contendrá más de 100 medidas sobre distintos campos, incluido el modelo de partido. Pero este lunes el coordinador de su documento, el diputado madrileño Rafa Simancas, adelantó a los periodistas un extracto del mismo [aquí en PDF], con algunas de las propuestas más importantes. Entre ellas, y como novedad, introduce la elaboración y aplicación de "un código de redes a compartir por toda la militancia socialista", para que su participación en las redes sociales "se base en los principios del respeto mutuo, la participación constructiva y la máxima concordia".

López quiere que la actividad de cuadros y bases en redes se base en el "respeto mutuo, la participación constructiva y la máxima concordia"

Hoy martes el propio aspirante lanzó el decálogo a través de su cuenta de Twitter: recuerda a los militantes que todos forman parten del mismo partido, les dice que piensen antes de publicar, que respeten, que no insulten, ni mientan, ni bloqueen, que construyan, den la cara, confronten ideas y escuchen. Las cuentas de apoyo a López usarán además el 'hashtag' #ConPatxiJuegoLimpio.

Simancas añadía ayer lunes que se da vida a este código de redes desde el "voluntarismo" y no desde la imposición y sin establecer un régimen de sanciones para quien lo infrinja. Es decir, se trata de un decálogo al que todos los socialistas, cuadros y bases, se pueden sumar "de forma voluntaria" y se pueda evitar así la repetición de capítulos como los que saltaron el otoño pasado, en el punto álgido de la guerra interna, cuando se sucedían de continuo los ataques a ciertos dirigentes. Para la hemeroteca quedan las 'agresiones' vía Facebook y Twitter denunciadas por el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, y que provocó una ola de solidaridad por parte de los contrarios a Pedro Sánchez.

Que "todo el PSOE gane"

La candidatura de López persigue desarrollar tres ejes, según explicó Simancas. El primero es precisamente el de "unir al PSOE", es la clave de bóveda, "desde el entendimiento de la pluralidad, el esfuerzo de integración, el ejercicio de democracia". Unidad, reseñó Simancas, no es "uniformar" ni tampoco "enfrentar a bases con dirigentes". El diputado ofrecía así al expresidente del Congreso como una tercera vía, lejos de Susana Díaz y de Pedro Sánchez, a quienes atribuye haber alimentado esas pulsiones. "Patxi quiere que todo el PSOE gane a la derecha para lograr una sociedad más justa".

Para el exlendakari, el primer reto es "unir al PSOE", no desde la "uniformidad" que atribuya a Díaz, ni "enfrentando a bases con dirigentes" como Sánchez

El exlendakari, obviamente, aspira "a ganar" y en ese caso "se compromete a contar el resto de las candidaturas". Y si no vence, asegura que colaborará "lealmente" con la nueva dirección del partido, "renunciando a organizar una oposición interna sistemática". "Esperamos que el resto tenga la misma actitud", apuntilla el extracto. Que se respetara esta máxima es en sí misma, dijo Simancas, "una novedad" dentro del PSOE, porque en los últimos años no se ha cumplido. Es más, una de las cuestiones que más le plantean a López los militantes en sus encuentros con ellos es el ruego de que el aspirante que pierda "no se atrinchere en una oposición sistemática".

El diputado y exlíder del PSM Rafa Simancas, coordinador del documento político de Patxi López, el pasado 29 de octubre en su escaño en el Congreso. (EFE)
El diputado y exlíder del PSM Rafa Simancas, coordinador del documento político de Patxi López, el pasado 29 de octubre en su escaño en el Congreso. (EFE)


Pero ¿cómo se materializaría esa integración? El diputado no detalló hasta qué punto se buscaría la suma de los equipos de los rivales vencidos en su dirección. "Se trata de contar con todo el mundo. Cada cual colaborará en la medida en que tenga voluntad. La propuesta de colaboración es abierta a todo el mundo, de arriba abajo. Luego ya veremos cómo se concreta".

En un área sensible como el modelo de partido, Simancas adelantó algunas otras medidas que López llevará en su documento, en parte ya avanzadas por él mismo en sus reuniones con afiliados de las últimas semanas, y que casi con seguridad se traducirán en enmiendas a la ponencia oficial impulsada por la gestora. Por ejemplo, que haya una segunda vuelta en las primarias. Una modificación del reglamento que regiría no para este proceso congresual, sino para los siguientes. El parlamentario explicó que con la actual normativa, si hay más de dos aspirantes, puede suceder que el que gane lo haga con menos del 30%. "Con la doble vuelta te aseguras que el candidato tiene más del 50%". El portavoz de la cúpula interina, el andaluz Mario Jiménez, fue interrogado posteriormente en Ferraz por esta cuestión, por si podría incorporarse en la ponencia oficial, pero no quiso dar pistas, porque el grupo de secretarios de Organización que él coordina y que se encargará de revisar los estatutos aún ni se ha constituido.

Ni "muleta" del PP ni "izquierda destilada"

El extracto contiene otra de las propuestas estrella de López: que solo las bases puedan descabalgar a un secretario general elegido en primarias. Es decir, que la militancia tenga que refrendar con su voto la caída de su líder si este pierde una cuestión de confianza —presentada por él mismo— o una moción de censura —planteada por la mayoría del comité federal—.

El texto incluye medidas como que la caída del líder deba ser respaldada por la militancia, la regulación de las consultas o las convenciones de balance

Otra iniciativa es que se regulen las consultas directas a la militancia, porque López quiere evitar el cesarismo. La propuesta de un referéndum debe partir, según el exlendakari, de la ejecutiva federal, del comité federal —el máximo estamento de poder entre congresos— o del 20% de la militancia, y que se aplique "para acuerdos o coaliciones de gobierno cuando lo solicite al menos el 20% del comité". Sánchez, en su documento, simplemente planteaba hacer obligatorias las consultas a la militancia para los pactos de gobierno, sin mayor precisión.

En el proyecto de López también figurará que se celebre anualmente una convención anual de balance y estrategia, con participación de toda la militancia a través de los órganos, a partir de un documento propuesto por la ejecutiva federal.

Asimismo, sugiere que se impulse la actividad de las 4.000 agrupaciones locales —una estructura capilar implantada en toda España— mediante la creación de una secretaría de la Casa del Pueblo en el seno de la dirección. Por último, plantea que se redacten programas específicos para abordar la pérdida de influencia (y de voto) en las grandes ciudades y entre los jóvenes, dos importantes "déficits" detectados ya por la anterior ejecutiva pero aún no abordados.

El segundo eje del programa del exlendakari es la insistencia en la definición del PSOE como un proyecto "propio", "que no necesita referirse a otros para identificar su espacio". Los socialistas no son la "muleta que atempera la gestión dolorosa de la derecha", pero tampoco es "una minoría más en una suma confusa de minorías de izquierda". O sea, ni escoramiento a la derecha —pretensión que implícitamente el aspirante achaca a Susana Díaz— ni abrazo a Podemos, como pretende Pedro Sánchez.

Más cerca de Schulz y más lejos de Hollande y Corbyn

Cuarto eje: renovar la propuesta desde "una izquierda nítida y transformadora", "exigente", con un proyecto "moderno pero sin ambigüedades, responsable pero valiente". Al PSOE no le corresponde, defiende el documento, "recortar los recortes del PP", ni "recetar analgésicos" a sus medidas, pero tampoco puede ser "esa izquierda tan puramente destilada y tan extrema que resulta incapaz de generar confianzas mayoritarias". López pone como modelo a seguir el del alemán Martin Schulz, ahora al alza en las encuestas frente a Angela Merkel, y que representa una socialdemocracia reconocible. El exlendakari rechaza, en consecuencia, el ejemplo del presidente francés, François Hollande, por viajar a la derecha, y el del líder laborista británico, Jeremy Corbyn (o el candidato socialista galo a las presidenciales, Benoît Hamon), por aislarse en la izquierda y no saber "aglutinar mayorías".

López propone que se concrete la Declaración de Granada, pero no comparte la definición de España como Estado "plurinacional" que defiende Sánchez

El candidato incorporará medidas económicas —subir la presión fiscal del 35% al 42%, por ejemplo—, de empleo —derogación de la reforma laboral del PP, ley de lucha contra la explotación laboral—, de educación —anulación de la Lomce, gran acuerdo para prestigiar la formación profesional—, de calidad democrática —trasladar a España la experiencia "exitosa" del Gobierno abierto aplicada en Euskadi a iniciativa del propio López bajo el nombre de Irekia— o de igualdad —incorporar al futuro pacto de Estado contra la violencia de género un apartado dedicado a la enseñanza en igualdad— y de integración europea, con la apuesta por los Estados Unidos de Europa.

Patxi López plantea un código de conducta en redes sociales para la militancia del PSOE

En materia territorial, no hay grandes novedades. Simancas explicó que la candidatura solo pretende cuatro desarrollos o concreciones de la Declaración de Granada que los socialistas consensuaron en 2013: reconocimiento de las "identidades singulares, con la garantía de la igualdad constitucional de todos los españoles"; definición de las competencias del Estado y de las comunidades y ayuntamientos; definición de un sistema de financiación estable, suficiente y corresponsable, y reforma del Senado. En suma, López comparte el diseño de un Estado federal, pero ateniéndose a los límites del artículo 2 de la Carta Magna. Simancas dejó claro que el exlendakari no defenderá en ningún caso la idea de "plurinacionalidad" que incluyó Sánchez en su proyecto, y que ha sido muy contestada internamente.

La lista de colaboradores de López

El diputado Rafael Simancas adelantó este lunes los nombres de algunos de los colaboradores del documento que Patxi López presentará el domingo en Getafe, y en el que ejercerá de telonera Sara Hernández, secretaria general del PSOE-M. Para la cita finalmente sí se fletarán autobuses, algo que despertó las suspicacias de sanchistas y susanistas. 

En economía, le ayudan el exsecretario del área de la ejecutiva federal Manuel de la Rocha Vázquez; Antonio González (Economistas Frente a la Crisis), José Luis Curbelo (investigador del CSIC) y Alain Cuenca (Universidad de Zaragoza). En empleo, el principal asesor es el sindicalista Alberto Pérez. 

Para las cuestiones europeas y de globalización, López se apoya en el diputado balear Pere Joan Pons (uno de los que votaron no en la investidura de Mariano Rajoy) y en la eurodiputada Eider Gardiazábal. En calidad democrática, los redactores son la parlamentaria en el Congreso por Murcia y exmiembro de la ejecutiva de Sánchez María González Veracruz, y José Antonio Gómez Periñán, exviceconsejero de Gobernación y Justicia de Andalucía. 

En educación, echa una mano el diputado gallego Guillermo Meijón. En universidad, ciencia e investigación, hacen lo propio Ricardo Peña (secretario general de la Asociación Socialista Universitaria, ASU) y Félix García Lausín (secretario general del Consejo Universitario Iberoamericano). 

Jesús Mari Fernández, portavoz de Sanidad en el Congreso, es el experto del ramo en el equipo de López. La riojana Victoria de Pablo es la 'consejera' en política social, y la madrileña Silvia Buabent, concejala de Igualdad de Fuenlabrada, la que lleva estos temas en la candidatura. 

Para modelo territorial, López ha reclutado a Silvia Abascal (portavoz en el Parlamento de Cantabria), Josele Aguilar (profesor universitario en Málaga), Pepa Frau (exalcaldesa de Gandía), Andoni Unzalu (asesor de cabecedera del exlendakari) y Tontxu Rodríguez (senador por Vizcaya). 

Para municipalismo, el candidato confía en varios alcaldes —Manolo Robles (Fuenlabrada, Madrid), Álvaro Burrell (Monzón, Huesca) y Mikel Torres (Portugalete, Vizcaya)— y en el portavoz en Burgos, Daniel de la Rosa. En modelo de partido, le asesoran Enrique Rico (secretario de Organización del PSOE-M), el extremeño Juanra Ferreira (exjefe de Gabinete de César Luena en su etapa en Ferraz) y el almeriense Diego Asensio. 

Finalmente, en el capítulo de jóvenes, ayudan a López el murciano José Javier Espinosa y el valenciano Carles Arqués. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios