HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

López plantea que el líder del PSOE solo pueda ser destituido con el sí de las bases

El exlendakari desgrana sus compromisos en Almería. Sánchez, ante 1.700 personas en Valladolid, lanza también guiños a la militancia y avisa al PP de que no puede confundir "gobernar con chantajear"

Foto: Pedro Sánchez, acompañado de Adriana Lastra, Iratxe García y Óscar Puente, saluda a los asistentes a su acto de este sábado en Valladolid. (EFE)
Pedro Sánchez, acompañado de Adriana Lastra, Iratxe García y Óscar Puente, saluda a los asistentes a su acto de este sábado en Valladolid. (EFE)

La campaña oficiosa de las primarias sigue. Hace una semana, la protagonista fue Susana Díaz, en un multitudinario acto con alcaldes y concejales socialistas en Madrid. Y este sábado, lo fueron Patxi López en Almería y Pedro Sánchez en Valladolid. Ambos expusieron sus proyectos, lanzaron guiños a la militancia y marcaron distancias, cada uno a su manera, con la gestora. Pero fue el exlendakari el que planteó un cambio de calado en los estatutos: que el secretario general no pueda ser depuesto solo por el comité federal. Para hacer efectiva su destitución, esta debería ser validada por las bases. Sánchez, sin embargo, optó por mantener su llamamiento a la participación "masiva" de los afiliados en las primarias y advirtió al PP de que no confunda "gobernar con chantajear" y añadió que, si reconquista el poder, "no habrá votos socialistas para políticas de derechas".

López, que se presenta como el candidato que más puede garantizar la "unidad del partido" frente al "choque de trenes" que representan Díaz y Sánchez, desgranó hoy en Almería algunos de sus "compromisos" respecto al "nuevo modelo" de PSOE que defiende, y que parte de la premisa de combinar la democracia directa con la representativa. "Ningún militante sin voz, ningún poder sin control", porque esa es "la esencia misma de la democracia", glosó ante varias decenas de militantes en la capital. Así, entiende que las consultas a las bases son "complementarias" con el sistema representativo. Los afiliados, razonó López, en línea con sus manifestaciones de las últimas semanas, deben ser preguntados en asuntos de "especial relevancia", cuando hay "clara división de pareceres" o planea una "gran incertidumbre".

López defiende que si el secretario general pierde la confianza del comité federal, deberá obtener el aval de la militancia para mantenerse en su puesto

Pero esas consultas deberán ser convocadas por el comité federal —el máximo órgano de poder entre congresos— a propuesta de la ejecutiva. No quiere el expresidente del Congreso que quede en manos del secretario general (sería "entregar todo el poder a una soa persona y eso no puede ser"), igual que un presidente del Gobierno no puede aprobar un referéndum sin el plácet de la Cámara Baja. No cabe el cesarismo, por tanto. "Pero tampoco puede ser lo contrario", puntualizó, que el líder del partido "pueda ser revocado de cualquier manera".

"Toda la información posible"

Por eso López cree que "un secretario general elegido por la militancia solo puede ser destituido por la militancia". Es decir, que si el jefe de los socialistas "perdiera la confianza y fuera censurado por el comité federal", debe ser obligatoria que esa reprobación sea ratificada "en una consulta" a las bases. De haber estado vigente esta propuesta, Sánchez no habría caído en el funesto comité federal del pasado 1 de octubre. El entonces líder perdió una votación, la de convocatoria de un congreso exprés, y justo enseguida tuvo que presentar su dimisión.

El candidato pide a sus rivales que se ofrezcan para protagonizar un debate público en el que puedan confrontar su proyecto ante los afiliados

El exjefe del Ejecutivo vasco también lanzó otra iniciativa concreta. Dado que las primarias son un "avance" que mejora la "calidad del sistema democrático" del PSOE, es "fundamental" que los militantes dispongan de "toda la información posible" y por tanto haya "contraste de ideas, modelos y proyectos". "Por ello, los debates entre los diferentes candidatos debieran de formar parte intrínseca de este proceso". Así que pidió a "todos los posibles candidatos" que concurran que se ofrezcan para hacer "debates públicos" en los que puedan confrontar sus propuestas.

[Consulta aquí en PDF la intervención íntegra de Patxi López en Almería]

López planteó otros dos compromisos en clave interna. Uno, que buscará la "integración" de sus adversarios si gana las primarias, y si es derrotado, se pondrá "al servicio de la nueva dirección", y "de ninguna manera" participará o "alentará" ningún intento de "organizar y ejercer la oposición interna" al nuevo secretario general. "Colaboración y lealtad. Algo que nos ha faltado, y mucho, en los últimos años", señaló, advirtiendo de que un partido dividido, "que enfrenta a unos militantes con otros, irá al desastre", igual que "vencer sobre un partido roto es la peor derrota para un socialista". El exlendakari remarcó que no compite para "trocear el partido" y hacerse "fuerte con una parte de él". Dos, dar "nueva energía a las agrupaciones", abriéndolas mucho más para, por ejemplo, hacer "debates y consultas con los vecinos", ofrecer servicios, programar actividades culturales o ceder sus locales a los colectivos. En esta misma línea, propone una conferencia anual de balance y estrategia, para que los cargos orgánicos e institucionales tengan la "obligación" de rendir cuentas ante las bases.

Patxi López, este sábado en la sede provincial del PSOE en Almería, en la calle de Jesús de Perceval. (EFE)
Patxi López, este sábado en la sede provincial del PSOE en Almería, en la calle de Jesús de Perceval. (EFE)


De nuevo, insistió en que su candidatura no es accidental: "Primarias sí y primarias hasta el final. Por eso no me voy a retirar como pretenden algunos y no voy a hacer apaños por arriba que abandonen a los de abajo", insistió el candidato, que esta tarde mantiene otro encuentro con afiliados en Huércal-Overa. La apelación a la militancia, en el caso de López, no es gratuita. Le rebela que Sánchez se invista como el aspirante de las bases. Como le molesta que se siga deslizando que su objetivo último es pactar con Susana Díaz.

López plantea que el líder del PSOE solo pueda ser destituido con el sí de las bases

La "Caldera del Milenio"

El ex secretario general, mientras, mitineaba en Valladolid, casi a la misma hora y ante 1.700 personas —según la organización—, en la Cúpula del Milenio, la nueva "caldera del socialismo", como la definió el alcalde de la capital castellanoleonesa, Óscar Puente. Sánchez, en un discurso leído, como acostumbra (igual que López), tampoco introdujo grandes anuncios, más allá de su compromiso de crear, si gana, un consejo federal de alcaldes y diputaciones socialistas, para que su "voz" cuente en la nueva dirección, porque "decir municipalismo es decir socialismo, sin distinción".

Sánchez respondía de modo indirecto al acto de Díaz de hace una semana, en el que congregó a una gran parte del poder local del PSOE, clave en la batalla de las primarias. Lo hizo asimismo Puente, al advertir que hace una semana "solo" acompañaron a la presidenta en Madrid "seis alcaldes de capitales de provincia" ("y solo dos de fuera de Andalucía", los de Soria y Ciudad Real), pese a que el partido tiene en su poder 18. El ex secretario general también aprovechó para rebatir uno de los reclamos frecuentes de Díaz y columna vertebral de su previsible campaña interna: la búsqueda de un PSOE "ganador". "Reivindicamos un PSOE ganador, que es un PSOE unido a su historia, unido a sus compromisos, unido a su militancia y a sus votantes, y no unido a la derecha". Es evidente que su candidatura pretende situar a Díaz en el ala conservadora del partido. De hecho, Sánchez defendió un PSOE "de izquierdas, sí, de izquierdas", porque "siempre fue la gran fuerza del cambio de la democracia española desde la izquierda, y nunca desde el centro".

Sánchez responde a Díaz que también él quiere un PSOE "ganador", pero "unido a sus compromisos, su historia, sus militantes y no unido a la derecha"

Sánchez se quiere acomodar en un espacio radicalmente opuesto al de la jefa de la Junta, y hoy volvió a repetir que puede haber "muchas candidaturas", pero "modelos de partido solo dos", el suyo, el de un PSOE "autónomo" y progresista, y el de su gran rival y el de Ferraz, "subalterno" a la derecha. Busca la confrontación y la réplica directa además a la gestora y a los oficialistas, que han dejado a la formación "en tierra de nadie". Así, remarcó que si vence "no va a haber votos socialistas para políticas de derechas" y exigió al PP que no confunda "gobernar con chantajear". Un aviso especialmente relevante cuando aún están por tramitar los Presupuestos Generales del Estado de 2017, a los que la dirección interina de Javier Fernández ya ha anticipado que presentará una enmienda de totalidad.

López plantea que el líder del PSOE solo pueda ser destituido con el sí de las bases

El exlíder esgrimió que encarna el proyecto de un PSOE "coherente y creíble", que "dice no a [Mariano] Rajoy y vota a Rajoy". En ese momento, la Cúpula del Milenio rugió con el "no es no", santo y seña de su candidatura. Sánchez contestó entonces a sus rivales: "Se equivocan los que piensan que el 'no es no' no es un proyecto político". Eso iba por López, y no solo por Díaz. "El 'no es no' tiene detrás un gran sí a favor de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, a derogar la Lomce, a un nuevo pacto de Estado contra la violencia de género", proclamó. El exdiputado madrileño insistió en que el futuro del PSOE pasa por "unir a la izquierda" —en claro guiño a una alianza con Podemos, a la que ni López ni Díaz aluden—, en buena medida porque en este escenario político más fragmentado el PSOE tiene una ventaja competitiva, su "capacidad de diálogo" con otras fuerzas, con los sindicatos, con la comunidad educativa o con las comarcas mineras, entre otros colectivos.

Telonean a Sánchez el líder provincial de Valladolid, el alcalde de la ciudad y la eurodiputada Iratxe García. Acude el expresidente Demetrio Madrid

"Unidad y lealtad" al líder es otra de sus consignas. Fidelidad al que gane en las primarias de mayo, reiteró, refiriéndose al comité federal del 1 de octubre, porque "no respetar al secretario general es dar alas a la derecha política de este país y debilitar al partido".

López plantea que el líder del PSOE solo pueda ser destituido con el sí de las bases

Sánchez fue precedido en el escenario por el secretario provincial de Valladolid, Javier Izquierdo; la alcaldesa de Medina del Campo, Teresa López; la eurodiputada y exportavoz en Bruselas Iratxe García, y el alcalde de la ciudad, Óscar Puente. Pero entre el público estaba también el secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca —uno de sus fieles apoyos hasta su caída pero que avaló el lanzamiento de la candidatura de Patxi López y ahora ha prometido neutralidad—, y el único expresidente socialista de la comunidad, Demetrio Madrid, ovacionado por los asistentes. También se desplazaron a la Cúpula del Milenio algunos de sus fieles lugartenientes, como los diputados Adriana Lastra, José Luis Ábalos y Luz Martínez Seijo, los senadores Luisa Carcedo y Ander Gil o el secretario de Organización navarro, Santos Cerdán. Y sentado, en primera fila, también el guerrista Manuel Escudero, el economista que ha coordinado, junto con José Félix Tezanos, la redacción del proyecto de Sánchez para las primarias, y que presentará el próximo lunes, a las 19.30 horas, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

López plantea que el líder del PSOE solo pueda ser destituido con el sí de las bases

Madina responde a Podemos: las listas del PSOE no se deciden "en un despacho", sino en primarias

La voz oficial del PSOE corrió este sábado a cargo del coordinador de la ponencia política, Eduardo Madina, que junto con su homólogo de la parte económica del documento congresual, José Carlos Díez, protagonizó una de las mesas redondas organizadas por la dirección del PSPV en el marco de su convención de ideas, que celebra este fin de semana en Valencia, y a las que asisten también los exministros Carme Chacón, Carmen Calvo y Ángel Gabilondo.  

El diputado vizcaíno respondió a la noticia del relevo de Íñigo Errejón como portavoz parlamentario de Podemos y la apuesta de Pablo Iglesias de que sea él quien encabece la candidatura de la formación morada a la Comunidad de Madrid en 2019, para ganar a la actual presidenta, la popular Cristina Cifuentes. "En el PSOE tenemos una manía, son los militantes, hombres y mujeres, casi 200.000, los que deciden quien está al mando de las secretarías generales y quiénes se presentan como candidatos".

"Nosotros no decidimos las candidaturas en un despacho, lo hacemos en procesos de primarias abiertos y participativos. Creemos en la democracia, lo decimos de palabra y lo demostramos con los hechos", remarcó Edu Madina, informa Efe.

El parlamentario puso como ejemplo que el actual presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, se presentó a unas primarias abiertas en 2014 en las que decenas de miles de personas le votaron "y un tiempo después [tras las elecciones autonómicas de mayo de 2015] terminó siendo presidente" del Gobierno valenciano. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios