ESCOTET SE PAGA UN PRIMER DIVIDENDO DE 150 MILLONES

Abanca tira de contabilidad creativa para ganar 2.751 millones, más que BBVA

Juan Carlos Escotet ha disparado los beneficios de la entidad que compró al FROB por encima de los del segundo banco español, pero gracias a varias operaciones contables, no a la marcha del negocio

Foto: El presidente de Abanca, Javier Etcheverría, el vicepresidente Juan Carlos Escotet y el consejero delegado Francisco Botas. (EFE)
El presidente de Abanca, Javier Etcheverría, el vicepresidente Juan Carlos Escotet y el consejero delegado Francisco Botas. (EFE)

Según las cuentas anuales que publicó el viernes la CECA, la fusión de Caixa Galicia y Caixanova obtuvo un resultado consolidado atribuido de 2.751 millones en 2014, lo cual la convierte no sólo en la antigua caja con más beneficio con enorme diferencia (la segunda es Bankia con 747 millones), sino que supera al mismísimo BBVA, un banco con presencia en tres continentes, que ganó 2.618 millones el año pasado. Hay que recordar que el venezolano Banesco, propiedad de Juan Carlos Escotet, compró la actual Abanca al FROB en diciembre de 2013 por 1.003 millones, de los que hasta el momento sólo ha pagado 403.

Pero mientras que los resultados de la entidad que preside Francisco González responden a los avatares propios del negocio bancario, no ocurre lo mismo en la gallega, sino que son fruto de dos operaciones puramente contables. La más importante es una "diferencia negativa en combinaciones de negocio" de 2.116,2 millones. Esto consiste en que, cuando una entidad acomete una compra por debajo de su valor en libros, genera un fondo de comercio negativo (badwill) que se puede anotar como beneficio, algo que han hecho Sabadell con CAM, Caixabank con Banco de Valencia o Unicaja con Ceiss. Ahora bien, estas entidades usaron parte de esos ingresos para sanear su balance, mientras que Abanca los ha destinado íntegramente a beneficios.

La segunda es la activación de los créditos fiscales como beneficio, en este caso por importe de 719,9 millones. Los llamados activos fiscales diferidos (DTA) provienen de las ingentes pérdidas sufridas por las entidades al tener que sanear su exposición inmobiliaria, y sirven para reducir sus impuestos en el futuro. El Gobierno cambió la ley el año pasado para que los bancos tengan garantizada su recuperación aunque no tengan beneficios suficientes en el futuro para compensar esos créditos contra Hacienda, y eso les permite apuntarse como beneficio la parte que no creen que no van a poder compensar; otras entidades, como Caixabank, también lo han hecho, aunque en cantidades muy inferiores. Es decir, esos 719,8 millones son un beneficio de Abanca a costa de todos los españoles.

La marca comercial Abanca sustituyó a la antigua Novagalicia, fruto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. (Efe)
La marca comercial Abanca sustituyó a la antigua Novagalicia, fruto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. (Efe)

Un portavoz de la entidad asegura que la cifra consolidada corresponde al holding tenedor de las acciones de la antigua Novagalicia, y que la cifra comparable es el resultado individual (que arroja un beneficio de 1.198,7 millones). Sin embargo, las demás entidades no tienen un holding por encima, sino que se apuntan este tipo de ganancias en sus cuentas consolidadas, por lo que sí es la cifra comparable. Asimismo, dado que el único activo dentro del holding es Abanca y que la diferencia entre las cuentas de uno y de otra es este apunte, parece que la estructura holding obedece exclusivamente a la intención de aprovechar esta ventaja. 

Pérdidas sin ajustes contables

Ahora bien, estos apuntes contables enmascaran un negocio bancario bastante renqueante. Así, el margen de intereses se desploma un 67% respecto al obtenido en 2013 hasta 219,4 millones. Esto obedece a que los bonos recibidos de Sareb (el banco malo) a cambio del traspaso de sus activos inmobiliarios han rebajado drásticamente su rentabilidad de forma paralela al bono del Estado.

Algunas entidades han conseguido compensar este efecto con una reducción del tipo que pagan a los depósitos y con un aumento del crédito o de los diferenciales del mismo. Pero no ha sido el caso de Abanca, que además ha sufrido el impacto negativo de la supresión de las cláusulas suelo tras ser condenada por el Supremo. Así, de no ser por los 2.116 millones del badwill, Abanca estaría en pérdidas antes de impuestos de 41 millones, según las cuentas de la CECA. Luego hay que añadir también el impuesto negativo de los 720 millones para llegar a un beneficio neto de 2.796 millones. Se le restan 45 millones de intereses minoritarios en el holding, ya que Banesco no tiene el 100% de Abanca, y se llega a los 2.751 de beneficio atribuido.

De no ser por los 2.116 millones del badwill, Abanca estaría en pérdidas antes de impuestos de 41 millones

Escotet reparte dividendo para pagar al FROB

La entidad gallega presentó ayer su informe anual con una auditoría sin salvedades firmada por KPMG. Asimismo, anunció el reparto de un primer dividendo de 150 millones que irá en su inmensa mayoría a los bolsillos de Escotet (faltan los citados minoritarios, sobre todo procedentes de la conversión de preferentes).  Según La Voz de Galicia, la intención del banquero venezolano es utilizar el dinero para seguir devolviendo los 600 millones que aún le debe al FROB.

Esta práctica era esperada en el mundo financiero y ha levantado bastantes ampollas entre sus competidores, que consideran que Escotet está inflando los beneficios para pagarse dividendo con los que hacer frente el precio de Novagalicia, que fue dividido en cómodos plazos por el FROB, y así multiplicar su rentabilidad. Algunas entidades añaden que "si Novagalicia estaba tan bien y tiene tantos beneficios, no se entiende por qué había que venderla, y menos tan barata".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios