ASEGURA QUE ESTÁN DECLARADOS EN SU PAÍS

Escotet, el venezolano que compró al Estado Novagalicia, también fue cliente de HSBC

Juan Carlos Escotet, el propietario del banco venezolano Banesco que compró al Estado Novagalicia tenía 4,5 millones de dólares en el HSBC de Ginebra.

Foto: El presidente del Grupo Banesco Internacional, Juan Carlos Escotet (EFE/EC)
El presidente del Grupo Banesco Internacional, Juan Carlos Escotet (EFE/EC)

Juan Carlos Escotet, el propietario del banco venezolano Banesco que compró al Estado Novagalicia –la fusión nacionalizada de las cajas gallegas, a la que cambió el nombre por Abanca–, tenía 4,5 millones de dólares en el HSBC de Ginebra a título personal y otros 7 a nombre del banco. Así se refleja en los documentos de la lista Falciani desvelados por una investigación internacional coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y Le Monde, en la que participa El Confidencial en exclusiva para España. Estas cantidades son muy pequeñas para la fortuna de Escotet, cifrada por Forbes en 3.200 millones de dólares, y este asegura que son conocidas por el Gobierno venezolano –que a su vez tenía 12.000 millones en esta entidad, como es sabido–. 

Estas cantidades se dividían en una cuenta personal abierta en 2005, donde alcanzó una cantidad máxima de 4,57 millones de dólares en el período 2006-2007, y otra a nombre de Banesco con otros 7,04 millones. Esta última fue abierta en 2004 y Escotet era también apoderado de la misma. En total, 11,6 millones de dólares, unos 10,3 millones de euros al cambio actual. Finalmente, hay una tercera cuenta a nombre de Luis Xavier Luján, antiguo socio de Escotet en Banesco, con otros 1,8 millones.

Juan Carlos Escotet no es residente fiscal en España, sino en Venezuela. Según un portavoz del mismo, "las cuentas en HSBC correspondientes a 2006-2007 está declaradas al regulador venezolano y a la autoridad fiscal de Venezuela". Asimismo, explica que la cuenta a nombre de Banesco es una cuenta de custodia de valores en la cámara de compensación y liquidación Euroclear, básicamente para operar con bonos venezolanos y necesaria para la operativa mundial de este tipo de activos.

 

Por otro lado, el citado portavoz quiere subrayar que "desde sus inicios, todas sus operaciones financieras en España están declaradas ante el regulador bancario y las autoridades fiscales españolas, de acuerdo a la ley vigente. La operación de Abanca no llega hasta el 2014 y no tiene ninguna relación con estos temas".

La compra de Novagalicia

Escotet desembarcó en España en 2008;y en 2012 se hizo con una pequeña entidad gallega, el Banco Etcheverría, que utilizó como base de operaciones para su gran operación en nuestro país en diciembre de 2013: la compra de Novagalicia, la entidad nacida de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova y que fue nacionalizada para evitar su quiebra con varias inyecciones de dinero público por un total de casi 9.000 millones. Banesco sorprendió a todo el mundo con una oferta muchísimo más alta que la de sus competidores –principalmente La Caixa– para la situación de la entidad, de 1.003 millones. A  pesar de este precio, la pérdida para el contribuyente se situó en 8.000 millones.

Posteriormente, el banquero venezolano cambió el nombre de la entidad gallega por Abanca para marcar un punto de ruptura con sus anteriores gestores (que serán juzgados en mayo) y fue la primera entidad que devolvió íntegramente todo el dinero a los preferentistas, aunque el arbitraje no les hubiera dado la razón.  Pero también ha tomado decisiones llamativas, como duplicar el sueldo de los consejeros o liberar provisiones (es la primera entidad que lo hace tras la crisis) para multiplicar su beneficio.

El presidente de Banesco visita las oficinas de Novagalicia Banco en A Coruña. (EFE)
El presidente de Banesco visita las oficinas de Novagalicia Banco en A Coruña. (EFE)

Escotet gestiona todo este negocio mediante un holding en España bajo la forma jurídica de Entidad de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE), una figura con ventajas fiscales para atraer capital extranjero que ha hecho que algunos países latinoamericanos califiquen a España de "paraíso fiscal". Esta sociedad, a través de la que canalizó los 1.000 millones de Novagalicia, le evita pagar impuestos aquí por las rentas generadas fuera, aunque sí tendrá que tributar por los dividendos que reciba de la nueva Abanca.

Operativa en Panamá

Según un experto en la materia, "la ETVE, más que ventajas fiscales, busca proteger su patrimonio ya que el Gobierno venezolano no la puede expropiar". Este mismo motivo es el que explica que sus operaciones en Latinoamérica estén domiciliadas en Panamá, el paraíso fiscal habitual de los ricos venezolanos.

Las cuentas de Escotet en Ginebra tienen otros apoderados que son directivos de su holding (al que ha cambiado el nombre de Banesco Holding también por Abanca Holding), como Salvador Eduardo Cores, que opera a través de una sociedad de Barbados. Según el citado portavoz, también es residente fiscal en Venezuela. Asimismo, aparece como apoderado Mario Vladimir D'Alfonso, un personaje que también tiene firma en otras cuentas con importes de 15, 37 y hasta 100 millones de dólares. El portavoz citado niega que Escotet tenga ninguna relación con dichas cuentas.

Según profesionales de la banca privada, entre las fortunas latinoamericanas es habitual tener dinero en Europa para esquivar las crisis de divisas que sufren periódicamente sus países y los controles de cambios que imponen algunos Gobiernos, como el venezolano. Y su destino favorito es Suiza, por la fortaleza de su moneda y para beneficiarse de su secreto bancario, que les protege de la vigilancia de sus gobernantes. El de Nicolás Maduro tenía 12.000 millones depositados en el HSBC a nombre de la Tesorería Nacional y del Banco del Tesoro.

Lista Falciani

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios