LA ECONOMÍA AVANZA A UN RITMO DEL 3%

España roza ya el PIB previo a la crisis, pero con dos millones menos de empleos

La economía avanza de forma robusta y está a punto de alcanzar el nivel previo a la crisis. La diferencia está en que rebasará ese nivel con dos millones menos de puestos de trabajo.

Foto:

La economía española está a punto de recuperar el nivel de PIB previo a la crisis. Lo ha revelado este jueves la Contabilidad Nacional, que refleja que el Producto Interior Bruto a precios de mercado se situó el año pasado en 1,113 billones de euros. Es decir, ya muy cerca de los 1,116 billones en que se situó en 2008. Faltan, por lo tanto, algo más de 3.000 millones de euros para alcanzar esa cifra.

Esto significa que España ha tardado ocho años en recuperar los niveles de actividad económica anteriores al estallido de la burbuja de crédito, que se llevó por delante tanto al sector inmobiliario como al de la construcción.

La cara amarga es que ese nivel de PIB se ha alcanzado con 2,1 millones menos de ocupados, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). En concreto, en 2008 (media anual) había 20,4 millones de ocupados y ahora hay 18,3 millones, lo que refleja la dureza de la crisis para el mercado laboral.

Los datos del INE, en todo caso, muestran que la economía española avanza de forma robusta, un 0,7% en tasa intertrimestral, lo que indica que la actividad, al anualizar esa tasa (multiplicándolo por los cuatro trimestres de un año), se ha instalado en una velocidad de crucero de alrededor del 3%.

De hecho, el año pasado creció un 3,2%. La desaceleración, por lo tanto, está siendo muy suave (el año empezó con un avance del PIB del 3,4%), lo que explica el fuerte ritmo de creación de empleo. España, además, crece por encima de la media de la Eurozona (0,4% trimestral) y de la UE (0,5%), algo que indica que se está produciendo convergencia real en términos de renta.

En términos anuales, el empleo aumenta a un ritmo del 2,7%, tasa dos décimas por debajo del tercer trimestre, lo que supone un incremento de aproximadamente 463.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. El empleo de la industria acelera su ritmo de crecimiento del 1,8% al 2,7%, mientras que se desacelera cuatro décimas en los servicios, hasta el 2,7%. Por su parte, agricultura y construcción mantienen su ritmo de crecimiento, con unas variaciones anuales del 2,8% y 2,9%, respectivamente.

Este comportamiento el empleo, junto con la variación experimentada por la jornada media asociada, dan como resultado una desaceleración de seis décimas en la tasa anual de las horas efectivamente trabajadas (que se modera del 2,1% al 1,5%).

Costes laborales

En buena medida, esto se debe a la variación anual de los costes laborales unitarios, que se situaron en el último trimestre del año pasado en el –0,2%, ocho décimas por debajo del deflactor implícito del PIB (0,6%). Por su parte, el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada alcanza una tasa del 1,5%, cuatro décimas superiores a la registrada en el tercer trimestre (1,1%).

En cuanto al patrón de crecimiento de la economía española, las cifras de Estadística señalan que, en el cuarto trimestre, y desde la óptica del gasto, se ha observado una contribución menor de la demanda nacional (2,2 puntos frente a 2,5 del trimestre anterior) y una aportación mayor de la demanda externa (0,8 puntos frente a 0,7).

Las exportaciones de bienes y servicios, en concreto, han acelerado su ritmo de crecimiento, del 2,9% al 4,4%. En el caso de los bienes, se observa un incremento de dos puntos en la tasa de variación (del 1% al 3%). Por su parte, las exportaciones de servicios no turísticos experimentan un crecimiento del 6,8%, lo que supone tres décimas más que en el trimestre anterior.

Es decir, por encima de las importaciones, muy afectadas por los bajos precios del petróleo. Las importaciones de bienes y servicios aumentan 1,3 puntos su crecimiento, del 1% al 2,3%. Analizando todos sus componentes, las importaciones de bienes presentan un aumento en su tasa de variación anual de 1,9 puntos respecto al trimestre anterior (del –1,5% al 0,4%).

Se trata, en todo caso, de un hecho inusual en la economía española, que tradicionalmente, cuando crecía a ritmos elevados como ahora (un 3%) solía generar altos déficits económicos, lo que no sólo drenaba crecimiento, sino que acababa por estrangular la actividad, por lo que se acudía a una devaluación de la moneda. No es el caso actual.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios