ESPAÑA SEGUIRÁ SIENDO DONDE MENOS SE RECAUDA

El gasto público seguirá por encima del 40% del PIB al menos hasta 2018

¿Cuánto representará el gasto público en 2018 respecto del PIB? La respuesta la acaba de ofrecer el FMI, que estima que estará por encima del 40%.

Foto:  La directora gerente FMI, Christine Lagarde (Efe)
La directora gerente FMI, Christine Lagarde (Efe)

¿Cuánto representará el gasto público en 2018 respecto del PIB? La respuesta la acaba de ofrecer el Fondo Monetario Internacional (FMI), que estima que el peso del Estado en la economía se situará ese año todavía (pese a los recortes) por encima del 40% del producto interior bruto. En concreto, un 41,2% de este índice.

¿Qué significa esto? Pues que pese a la disciplina presupuestaria y la senda de consolidación fiscal (con recortes de salarios públicos y pensiones), el nivel de gasto público respecto de la riqueza nacional apenas cede. De hecho, en 2018 seguirá siendo superior al nivel registrado en 2007, al comienzo de la crisis, lo que pone de relieve las dificultades para reducirlo, fundamentalmente por el peso de la carga financiera y de los costes del desempleo. Al comenzar la crisis, el gasto público apenas representaba el 39,2% del PIB, mientras que en 2013 acabará, según las previsiones del FMI, en un 44,4% del indicador.

Este nivel, con todo, seguirá siendo de los más bajos de la Eurozona, donde el sector público representará este año el 49,8% del PIB. Es decir, algo más de cinco puntos más que en España. La diferencia estriba en que, si en la Eurozona el peso del gasto público ha crecido apenas tres puntos de PIB desde que estallara la crisis, en España ha subido algo más cinco puntos.

Estos dos puntos de diferencia, sin embargo, no explican la persistencia de elevados déficits públicos en el caso español. La causa de tan abultados desequilibrios tiene que ver, sobre todo, con la caída de los ingresos, que ha sido especialmente intensa. Hasta el extremo de que España seguirá siendo en 2013 el país de la Eurozona con menos recaudación. En concreto, un 37,7% del PIB pese a que ha sido una de las naciones -junto a Grecia y Portugal- que más ha elevado los tipos impositivos.

Pues bien, pese a ello, la Hacienda española recaudará este año nueve puntos de PIB menos que la de la Eurozona (un 46,7% del PIB). Incluso Grecia (42,9% del PIB) y Portugal (43,1%) ingresarán más, lo que pone de relieve las dificultades de España para recaudar.

Subir impuestos

El FMI se hace una pregunta en su informe: ¿pueden los países recaudar más impuestos, de manera más eficaz y más equitativamente? Y la responde de la siguiente manera: los resultados presentados en este informe muestran que para muchas economías avanzadas “la posibilidad de recaudar más ingresos es limitada” y, en aquellos países donde la presión fiscal ya es elevada, la mayor parte del ajuste “tendrá que recaer sobre el gasto”.

Los datos del FMI, en todo caso, reflejan una extraordinaria resistencia del gasto público para bajar, incluso en los países en los que el peso del sector público es menor. En EEUU, por ejemplo, habrá crecido algo menos de dos puntos (del 35,5% al 37,2%) entre 2007 y 2018,

La consecuencia de estos elevados niveles de déficit en el caso español provocará un hecho inédito. Por primera vez, la deuda pública superará al PIB. Según el Fondo Monetario, se situará en el 105,1% en 2018, periodo sobre el que hace sus proyecciones de ingresos y gastos. Teniendo en cuenta que 2007 la deuda pública representaba apenas el 36,3% del PIB, eso significa que durante la ‘década pérdida’ de la economía española el endeudamiento habrá crecido en algo más de 600.000 millones de euros. O dicho en otros términos, alrededor de 60 puntos de PIB. Una evolución insólita en la Europa de después de 1945. En la Eurozona, y en el mismo periodo, la deuda pública en circulación apenas habrá crecido 20 puntos, la tercera parte que en España.

La causa de este fuerte aumento del endeudamiento tiene que ver, lógicamente, con la persistencia  del elevados déficits públicos. Y en concreto, el FMI estima que ni siquiera en términos estructurales (eliminando los componentes cíclicos del desequilibrio presupuestario), España logrará en 2018 equilibrio estructural. En concreto, prevé un déficit equivalente a 1,4 puntos del PIB, prácticamente el triple que en la Eurozona. Y hay que tener en cuenta que, constitucionalmente, España está obligada a lograr el equilibrio estructural en 2020.

Excluyendo el servicio de la deuda, sin embargo, España logrará superávit (del 0,5% del PIB) en 2016. Pero hay que pagar la deuda, y eso supondrá ese año cerca ya de cuatro puntos del producto interior bruto, unos 40.000 millones de euros a precios actuales.

¿Y qué hacer para recaudar más? El FMI apunta que en los países avanzados (sin especificar) “existe margen para recaudar más ingresos  fiscales provenientes de los niveles superiores de la distribución de ingresos”. Y en la mayoría de los países, avanzados o en desarrollo, insiste, “existen fuertes argumentos para elevar considerablemente los impuestos a la propiedad”. Todo un aviso para navegantes.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios