a santiago bernabéu, su campo se lo paró franco

Florentino envía a su hermano a negociar con la familia que frenó el nuevo Bernabéu

En previsión de quedarse sin apoyo político, el presidente del Real Madrid cree que convencer a los demandantes puede ser la única solución para sacar adelante un proyecto parado por el TSJM
Foto: Florentino Pérez, con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (EFE)
Florentino Pérez, con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (EFE)

Los hados no le están siendo propicios a Florentino Pérez en este frío mes de febrero que ya se nos va escapando. Otro revés, o más bien otro gran chasco, se ha llevado el presi al conocer la sentencia que anula el acuerdo que pactaron en su día el Ayuntamiento, la Comunidad y el Real Madrid. La extraordinaria remodelación que pretendía hacer el señor Pérez del estadio Santiago Bernabéu se ha ido al garete.

Si el proyecto sólo hubiera sido para dotar al estadio de más comodidad, entre ellas la de cubrirlo, había sido muy probable que el presidente del Real Madrid hubiera conseguido su gran objetivo, pero destruir la esquina del Bernabéu, en la que levantaría un hotel de lujo, así como instalar dentro del estadio centros comerciales, restaurantes de lujo, gimnasios de alto standing…, han sido causas suficientes para el juez dictara sentencia en contra del Madrid. 

Ya hay quien comenta que el club lograría suculentos beneficios de las empresas que se albergaran en el estadio, lo que supondría ingresos de cientos de millones de euros. Un negocio que, los mal pensados, comentan que no sólo serían para entidad. Ya lo dice el refrán: “Piensa mal y acertarás”. 

Proyecto del nuevo santiago bernabéu. imagen del real madrid
Proyecto del nuevo santiago bernabéu. imagen del real madrid

El suculento y millonario patrocinio tendrá que esperar a que se celebren los comicios y conocer, dama o caballero, las personas que serán elegidas por los votantes para presidir la Comunidad y ejercer como edil de la Casa Consistorial de la Villa de Madrid. Pues bien, según fuentes de toda solvencia, después de dichas elecciones, tampoco el presidente del Madrid logrará sus pretensiones: remodelar el Bernabéu o construir un nuevo estadio cercano a la estación ferroviaria de Chamartín. Al parecer, lo tienen muy claro en las dos instituciones madrileñas.

Florentino Pérez montó en cólera al enterarse del fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), pero lo que también le sacó de quicio fueron las declaraciones que hizo el demandante, Rafael Ruiz-Villar, en las que, entre otras cuestiones, aseguraba: “El Madrid nunca se ha puesto en contacto con nosotros. Al contrario, nosotros hemos intentado hablar con ellos varias veces, pero, aparentemente, no ha habido interés en que nos reunamos”.

Cuando al actual presidente del Madrid no le agradan las manifestaciones de esta o aquella persona, en este caso el señor Ruiz-Villar, sin dar él nunca la cara lo intenta resolver enviando un emisario de su confianza. En esta ocasión ha sido su hermano, Enrique Pérez, vocal de la Junta Directiva, quien ha ido a negociar con Rafael Ruiz-Villar para zanjar el espinoso problema. ¿Llegarán a un acuerdo? Habrá  que esperar para despejar la interrogante, porque, según las mismas fuentes, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, tanto en el presente como en el futuro, no están dispuestos a soltar ni un céntimo de euro para remodelar el Santiago Bernabéu o construir otro. Evidentemente, Florentino Pérez moverá sus sólidos hilos políticos, más bien grandes amistades en todos los partidos del arco parlamentario, para llevar a cabo su ambicioso proyecto.

Bernabéu no pudo construir un nuevo campo

Corrían los primeros días del mes de septiembre de 1973 cuando en los mentideros futbolísticos cobró fuerza el rumor de que el Real Madrid tenía la intención de construir un nuevo estadio y derribar el estadio Santiago Bernabéu. Fue el 8 de septiembre del citado mes cuando el club daba una larga nota informativa de la que entresacamos estos párrafos:

“Una gran ciudad –Madrid– y un Club –como el Real Madrid– han crecido y evolucionado conjuntamente a lo largo de este siglo de la vida española. Durante sus setenta años de vida el Real Madrid ha estado siempre al servicio del deporte español, de España y de Madrid. Pero esta Nota no tiene como finalidad cantar las glorias actuales del Club, sino explicar con sinceridad y lealtad la situación actual del estadio Santiago Bernabéu”.

“…Hoy, el mismo estadio, que en su día fue orgullo de Madrid, al quedarse en pleno centro urbano, constituye un escollo para el tráfico, el establecimiento la circulación. En una palabra, ha quedado asfixiado por las construcciones y a su vez se ha transformado en un verdadero problema para esa zona der la ciudad”. Las últimas líneas de la Nota decían: “Este tema es más que una mera operación deportiva o financiera. Se trata no sólo de construir un magnífico para orgullo del deporte nacional, sino de realizar en el solar antiguo, uno de los más audaces, bellos y sugestivos desarrollos urbanísticos y arquitectónicos del mismo”.

Santiago Bernabéu y su Junta Directiva habían decidido, tras estudiar diversos lugares, elegir un terreno situado al norte del barrio de Fuencarral, con la premisa de que estuviera cerca de la antigua Ciudad Deportiva. El nuevo estadio contaría con tres pisos o graderías, con entradas independientes para cada nivel; aparcamiento para, aproximadamente, 8.000 vehículos, y 55.000 localidades de asiento y 65.000 de pie que podrían ampliarse en caso de que fuera necesario. Las gradas estarían cubiertas por un techo flotante constituido por 440 casetones de hormigón y, por otra parte, habría accesos independientes para peatones y coches. Además, se convertiría en el punto de encuentro de los socios y simpatizantes madridistas al construirse también un gran parque de atracciones y centro deportivo.

La idea cautivó a los aficionados del Madrid. La presentación de la maqueta en el Palacio de Congreso y Exposiciones atrajo a numeroso público de la capital de España y de provincias, deseosos de conocer el proyecto de esta grandiosa obra de ingeniería. La muestra resultó un éxito, pero la construcción de nuevo estadio para sustituir al Santiago Bernabéu causó una gran controversia entre los madridistas. Por un lado, estaban los que opinaban que el Real Madrid no debía moverse de su campo, basándose en que era su hogar deportivo desde hacía más de 25 años y, por otro, se encontraban los que defendían la idea de que había que modernizarse y tener un excelente estadio en consonancia con la dilatada historia del Madrid. El debate estuvo abierto durante el tiempo que duró la exposición de la maqueta.

Aunque no se discutía la belleza del proyecto ni la funcionalidad, toda la oposición se basaba en la posible transgresión de la ordenanza municipal. El club salió al paso asegurando que los opositores al proyecto mentían en sus comentarios, pero con lo que no contaban Santiago Bernabéu y sus directivos era con la conjura de los que estaban contra el proyecto, que ganó la voluntad de Carlos Arias Navarro y desbarató la operación.

A Arias Navarro se unió el juez tarraconense Luis Pascual Estevill (en julio de 1996 era juzgado y condenado por prevaricación continuada y detención ilegal a seis años de suspensión en cualquier actividad judicial), que escribió una carta en el diario ABC criticando duramente al Madrid y, lógicamente, haciendo hincapié en que el proyecto nunca debería llevarse a cabo.

Raimundo Saporta intentó convencer a Franco

Si a Santiago Bernabéu le hubieran aceptado su propuesta, en los terrenos donde todavía se asienta el coliseo madridista se habría construido el Parque Urbano Real Madrid, con un gigantesco complejo de jardines rodeado por fuentes y varios riachuelos. Además, en el proyecto, estaba incluida la creación de un estanque que en el invierno se transformaría en una pista de hielo. La gran novedad junto al monumental complejo sería la de una colosal torre de cristal de 70 plantas y con una altura de 248 metros. Desde la cúspide de la torre habría un observatorio para poder admirar el paisaje de la ciudad madrileña.

La ilusión de Bernabéu de levantar un nuevo y coqueto estadio, como hizo al poco tiempo de asumir la presidencia del Madrid, no le hizo perder los nervios ni demostrar un gran disgusto. Intentó jugar la última baza que le quedaba, pero también la perdió. Un día le dijo a Raimundo Saporta, su delfín y el cerebro del club, que pidiera audiencia para que le recibiera Franco. En el Palacio de El Pardo, el Jefe del estado recibió a Saporta y, tras exponerle que don Santiago no comprendía los motivos de echar por tierra tan importante proyecto para la ciudad y para el Madrid, Franco le respondió con estas escuetas palabras: “Don Raimundo, no me cree problemas familiares”.

El vicepresidente del Madrid le comentó a Bernabéu cómo había transcurrido la corta audiencia en El Pardo y los dos sacaron esta conclusión: Carmen Polo, la esposa de Franco, tenía una arraigada amistad con Carlos Arias Navarro. El mismo año que el Madrid quiso construir un nuevo estadio, Arias Navarro fue nombrado presidente del Gobierno español.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC