festival de málaga

Amarna Miller se pasa al cine 'normal'... un rato: "no tengo traumas, me gusta el porno"

La actriz de cine adulto protagoniza su primera película convencional, 'Contigo no, bicho', una comedia adolescente heredera de la mítica 'Porky's'

Foto: Amarna Miller en la alfombra roja del Festival de Málaga
Amarna Miller en la alfombra roja del Festival de Málaga

"Fíjate en la luz, ¡qué atardecer!". Amarna Miller mira de reojo la puesta del sol a través del ventanal mientras una maquilladora le da los últimos toques de rimmel a sus pestañas. Falta menos de una hora para que la actriz pise la alfombra roja del Festival de Málaga, donde presenta su primera película como protagonista fuera del porno, 'Contigo no, bicho', una comedia adolescente dirigida por Álvaro Alonso y Miguel Ángel Jiménez y que pretende recuperar el espíritu golfo de la mítica 'Porky's', pero a la española.

Miller sonríe mucho y habla como una presa de compuerta abierta. Casi arrastra, con su charla animada y a borbotones. No puede contar mucho de su personaje en la película -"porque no me han dicho hasta dónde puedo leer"-, pero insiste en que se lo ha pasado "muy bien", que ha sido una experiencia "muy fácil y muy divertida" y que "eso se transmite en la película". Con el cine convencional, Miller -nacida en 1990 con el nombre de Marina-, añade una cara más a su poliédrico currículum: actriz y directora porno, fotógrafa, columnista, youtuber, poetisa -en 2015 publicó 'Manual de psiconáutica' con Lapsus Calami-, voz de colectivos LGTB y feministas... Mujer del posmodernismo comprometida con su época.

Amarna Miller durante el rodaje de 'Contigo no, bicho'
Amarna Miller durante el rodaje de 'Contigo no, bicho'

Empezó en esto del porno a la vez que estudiaba Bellas Artes. Sus primeros pinitos como actriz los hizo con la productora porno Omnia X, donde también se atrevió a ponerse detrás de la cámara. "La experiencia como directora también me ha servido para que el trabajo en esta película me resulte más fácil. Por ejemplo, si me decían que el tamaño de plano era un general, sé que tengo más espacio para moverme; si me dicen que es un macro, sé que me están grabando muy de cerca y que voy a tener que hacer movimientos muy suaves y muy lentos".

Mucha gente piensa que si trabajas en el mundo del porno es porque tienes algún trauma de la infancia

Miller no se plantea de momento dejar de trabajar en la industria del porno, al menos mientras la sigan llamando y se siga divirtiendo. "Yo no he hecho esta película para dar el salto al cine convencional. Lo he hecho porque me apetecía hacer la película, pero no quiere decir que vaya a dejar de hacer cine para adultos", advierte. "Mucha gente piensa que si trabajas en el mundo del porno es porque tienes algún trauma de la infancia. No se plantean que puede ser porque te gusta, porque lo has elegido, y eso es muy paternalista", defiende. "Aunque también es verdad que no todos los casos son como el mío", reconoce.

"También hay gente que piensa que disfrutar del sexo con ciertas prácticas -como el BDSM- es algo de enfermos, y no es así. Hay que reconquistar el terreno de la libertad sexual para las mujeres". Al igual que es paternalista “dar por hecho de que la vida de una mujer sólo es plena si se casa y tiene hijos". "¿Y si yo no quiero tener hijos?".

En ‘Vernon Subutex’ la penúltima -y muy, muy recomendable- novela publicada en español por Virginie Despentes, reconocida militante feminista, uno de sus personajes, Pamela Kant, mucho tiempo después de retirarse sigue sintiendo que la gente la sigue juzgando e identificando como actriz porno. ¿Cómo se plantea Miller su futuro en ese sentido? "Mira, me decía mi amiga María Lapiedra -que sólo rodó una escena y con quien por entonces era su pareja- que todavía se refieren a ella como ‘la actriz porno’. Como dicen, mata a un perro y te llamarán mataperros...", se resigna.

Miller recibiendo instrucciones durante el rodaje
Miller recibiendo instrucciones durante el rodaje

Al tiempo que tiene lugar esta entrevista, decenas de fans se agolpan a la puerta del hotel y junto a las vallas que flanquean la alfombra roja. Desde que su nombre empezó a sonar fuera de los ambientes del cine adulto, su exposición mediática se ha elevado a la enésima potencia y le han brotado alrededor idéntico número de seguidores como de detractores. El año pasado, fue muy sonada la campaña que hizo de apoyo a Podemos y, en particular, su presencia en una charla con el título 'Sexo, porno y feminismo', ofrecida en La Morada y donde compartió mesa con activistas y pensadoras como Beatriz Gimeno.

Yo pertenezco a un sector que, efectivamente, es machista, pero como muchos otros. Y creo que las cosas hay que cambiarlas desde dentro

Allí, de alguna forma, consiguió concentrar y unir las iras de representantes de dos polos tan opuestos como los del machismo y el feminismo más radical. Un grupo de jóvenes empezó a increparla y a preguntar por qué defiende un sector machista como es el porno. "Hay un grupo de chicas que me siguen a todas las charlas a las que voy. En la última también estuvieron y siempre me hacen las mismas preguntas. En esa ocasión la situación fue especialmente desagradable", recuerda con resignación. "Yo pertenezco a un sector que, efectivamente, es machista, pero como muchos otros. Y creo que las cosas hay que cambiarlas desde dentro". ¿Como un caballo de Troya? "Sí, exacto, como un caballo de Troya. A los que hay que intentar convencer es a los que no piensan como tú, porque a los que ya están convencidos no les hace falta".

"Desde que empecé a hacerme conocida más o menos en 2012, siento que como personaje público tengo que defender ciertas ideas con las que estoy comprometida", explica Miller. "Mucha gente me dice que soy una incoherente porque han leído una entrevista que di hace cuatro años y ahora mi discurso ha cambiado en algunas cosas. Pero es normal. Lo raro es que no hubiese evolucionado. Aprendo de la gente, conozco nuevas ideas y las incorporo a mi pensamiento".

La actriz pasando por maquillaje para la película
La actriz pasando por maquillaje para la película

En el caso de Miller, se da la paradoja de que a la vez que se le exige un pensamiento crítico y terriblemente coherente -y se le deja muy poco margen para el error- a la vez la opinión pública se sorprende de que una joven actriz porno sea capaz de hilar un discurso. "Es algo que me parece terriblemente machista. Todavía algunos piensan que si eres joven y guapa no puedes tener un discurso".

En la maternidad subrogada los derechos que deben prevalecer son los de la madre gestante

El pasado fin de semana, la actriz acudió al programa ‘Sábado Deluxe’ para hablar sobre su carrera en el cine adulto, donde ha grabado más de "400 escenas". Previo a su entrevista, en el programa se debatió sobre la maternidad subrogada, un tema candente sobre el que el colectivo feminista tiene mucho que decir. En su caso, Amarna no se siente con la potestad de poder dar una opinión concisa y argumentada. "Lo único que sé es que los derechos que deben prevalecer son los de la madre gestante".

Una gran exposición mediática

Desde que saltó a la palestra, Miller ha construido su figura pública alrededor de su persona: videos, artículos y entrevistas, todas sobre sus ideas o su forma de vida. Cuando se le pregunta si cree que todavía le queda alguna parcela de intimidad, Miller se queda pensativa. "Nunca me habían hecho esta pregunta. Me gusta. Sí que es verdad que yo me expongo bastante en mi día a día, pero lo que la gente ve es menos de un 1% de lo que de verdad soy".

El equipo de 'Contigo no, bicho' en la alfombra roja | Foto: 'Contigo no, bicho'
El equipo de 'Contigo no, bicho' en la alfombra roja | Foto: 'Contigo no, bicho'

¿Y cómo le ha cambiado la vida ese salto a la fama? "A veces es un poco raro y puede dar un poco de miedo, porque se te acerca mucha gente que sabe mucho de tí y de los que tú no sabes nada. Sobre todo lo he notado en las relaciones personales, que me he vuelto mucho más reservada, incluso con mi novio. Ahora conozco a mucha más gente, pero me sale guardar las distancias".

Desde hace un tiempo Miller vive en una caravana en Los Ángeles, como experimento de minimalismo material. A sus 26 años ya ha recorrido medio mundo y ha desempeñado los trabajos más variopintos. ¿Qué le queda por hacer? "¡Ay, me quedan tantas cosas!", suspira. "Eso sí, si tuviese que elegir una cosa sería viajar. Todo el dinero que ahorro, todo lo que gano lo gasto en viajar. Soy un culo inquieto, me gusta probarlo todo".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios