la crónica de la españa negra del siglo xxi

Volquete de putas y pelotazo inmobiliario. La España hedionda de Chirbes revive

Adolfo Fernández estrena su versión teatral de 'En la orilla', protaginizada por César Sarachu, Marcial Álvarez y Rafael Calatayud

Foto: César Sarachu protagoniza la versión teatral de 'En la orilla', de Chirbes  (Jaime Marcos)
César Sarachu protagoniza la versión teatral de 'En la orilla', de Chirbes (Jaime Marcos)

La carroña y el hedor impregnan 'En la orilla' desde las primeras líneas. Especulación, fraude, mentiras, cinismo, ambición, odio, sueños rotos... La podredumbre de la España del pelotazo inmobiliario y la corrupción, de sus verdugos y víctimas, se apodera de la novela de Rafael Chirbes. "En la orilla' nace de las pavesas de 'Crematorio', del mal olor que deja la especulación y una crisis que trasciende lo económico”, aseguró el escritor valenciano. “Los episodios nacionales de Galdós traídos aquí y ahora”, analiza Adolfo Fernández, culpable de que esta crónica negra de la España podrida y hedionda llegue ahora al teatro.

"Todo se fue por los desagües, por el agujero de los coños apenas en flor. Cómo echamos de menos todas esas cosas que no volverán. Los nuevos tiempos son menos nervioso. Vivimos menos emputecidos, desengolfados. Está de moda ser pobre y que te embarguen la casa y el coche. Prima la imagen de solidez sin ostentación. No nos engañemos, son tiempos más tristes y aburridos", reflexiona desde su atalaya uno de esos golfos de la costa forrado a golpe de estafas y falta de escrúpulos. 'En la orilla', que se estrena este viernes en el Teatro Principal de Alicante el 3 y después visitará Bilbao (Arriaga, 10 a 12 de marzo); Madrid (Valle-Inclán, del 18 de abril al 21 de mayo) y Valencia (Principal, 26 de mayo a 4 de junio), está protagonizada por César Sarachu, junto a Marcial Álvarez, Rafael Calatayud, Yoima Valdés, Sonia Almarcha, Fernández y Ángel Solo.

El productor, director y autor, junto a Solo, de esta versión escénica ya contaba a El Confidencial en 2014 que mucho antes de que Chirbes se convirtiera en un fenómeno con el Premio Nacional de Narrativa o el de la Crítica y la serie 'Crematorio', compró los derechos de 'En la orilla'. Tenía todos los ingredientes necesarios para convertirse en una obra de teatro. “Presenta personajes populares que viven en un entorno sencillo y amable. Es más cruel describir a esta gente que se convierte en miseria moral desde un lugar tan pequeñito como un pueblo. En 'Crematorio' habla de las élites financieras, pero aquí el protagonista es un carpintero que ha heredado una pequeña empresa y ve cómo la burbuja le permite ir al banco, ampliar de forma desmesurada y corromperse”, asegura Fernández.

Chirbes, por tanto, “lo tenía todo”. Además, sentía “la coincidencia con su pensamiento y su forma de describir la realidad”. El escollo llegó al meter mano a la novela y convertir más de 400 páginas en una función de poco más de hora y media. Basta decir que en estos tres años Fernández y Solo han hecho ocho adaptaciones y media. “La novela es muy barroca. Él hacía gala de irse por las ramas porque podía y porque un gran literato como Chirbes dota a todo de coherencia, pero en el teatro hay que ir directo para que el viaje sea más cómodo para el espectador”. Por eso, han tenido que prescindir de algunos personajes y han puesto el foco en Esteban, Justino y Francisco y su pseudorelación de amistad e intereses. La obra arranca en una jornada de caza, prosigue desplumando a sus presas, toma cuerpo en torno a una opípara mesa y acaba explotando por los aires cuando el alcohol, la cocaína y las putas se apoderan del ambiente a medida que avanzan las horas... y las revelaciones.

Adolfo Fernández adapta junto a Ángel Solo 'En la orilla' (Jaime Marco)
Adolfo Fernández adapta junto a Ángel Solo 'En la orilla' (Jaime Marco)

“Le hemos dado cierta troncalidad”, asegura Fernández, aunque reconoce que “siempre vamos a sentir frustración” por lo que se ha quedado fuera. Lo que sí garantiza es que han sido muy fieles al texto del escritor valenciano. Solo se han permitido dos licencias de actualidad 'made in' Púnica-Francisco Granados y Díaz Ferrán que Chirbes que bien podría haber incluido en el original si hubieran coincidido en el tiempo: volquete de putas -”es una imagen tan bárbara y mira que se dicen barbaridades en la novela”- y “esto lo arreglo yo: trabajar más y cobrar menos”.

El propio Chirbes aseguraba a este periódico en 2014 que concebía su novela como algo "imposible" de adaptar. Tras el boom de la serie de televisión y los galardones, el fallecido escritor valenciano añadía analizaba el éxito de 'En la orilla' y llegaba a la conclusión de que respondía a una suma de coincidencias: "un momento oportuno y ha encontrado su público. Es muy difícil saber cuándo una cosa va a gustar o no, y eso que he escrito otras obras, como 'La buena letra', mucho más sencilla de leer que esta".

Chirbes y Fernández se conocieron en un taller literario que impartió el escritor en Menorca. “Fui buscándole porque quería conocerle. No había plazas en el taller y estuve llamando cada día hasta que me quedé con una plaza que se había cancelado”, recuerda. Fueron cinco días compartiendo masía, charlas sobre literatura y largas sobremesas. Fue también cuando se le presentó diciéndole: "yo soy quien ha comprado los derechos de tu novela y la ha adaptado al teatro". Acababa de cerrar la primera versión. “No le dio mucha importancia. Chirbes era un flemático muy interesante”. No le enseñó una línea del texto, pero sí reconoce Fernández que esos días con él fueron determinantes para la función: “Solo respirar a su lado y escucharle hablar me sirvió para entender mejor todavía la novela”.

'En la orilla', de Rafael Chirbes, llega al teatro (Jaime Marco)
'En la orilla', de Rafael Chirbes, llega al teatro (Jaime Marco)

Como decíamos, El Confidencial ya contó hace tres años que Chirbes iba a llegar al teatro. Su idea era estrenarla en 2015 en el Teatro Español, pero ni el desdén de Juan Carlos Pérez de la Fuente, según afirma Fernández, ni su posterior salida ayudó. Desde entonces, llevan trabajando en el proyecto y bregando con unos y otros para poder subirlo a un escenario. “Es mucho más fácil sacar adelante un texto de Alfonso Paso o de Miguel Mihura que de Chirbes, que nos revuelve las miserias con una impudicia absoluta. Eso es mucho más complicado porque nadie se quiere ver reflejado en su espejo ni ver sus miserias”, analiza.

Su compañía, K Producciones, especializada en textos de autor vivos y con un fuerte compromiso político y social que han demostrado en obras como 'Ejecución hipotecaria', '19:30' o actualmente de gira con 'La flaqueza del bolchevique', esperó paciente hasta que se dieron las condiciones para poder llevar la obra a los escenarios. Adolfo Fernández reconoce que el cambio de color de la Diputación de Valencia abrió el camino -”sino no habría sido posible”- para que la vida escénica de 'En la orilla' arranque esta semana en la región.

Con una larga pasarela por donde desfila toda la galería de personajes pervertirdos moralmente y mal educados de esta sociedad, en 'En la orilla' ninguno se salva. “Chirbes no salva a nadie y, realmente, es que es muy difícil salvar a alguien”. Así es la putrefacta España de carniceros y cazadores por placer y por vicio.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios