3 categorías, 19 posturas

Aquí está todo: la guía definitiva de las mejores posiciones sexuales

En un solo artículo tienes la recopilación más ambiciosa sobre las posturas con las que tanto tú como tu pareja alcanzaréis muchos orgasmos intensos

Foto: Pasa de la teoría a la práctica. (iStock)
Pasa de la teoría a la práctica. (iStock)

No sales del misionero y el perrito. Nos lees de vez en cuando pero no eres capaz de retener ninguna posición de las que te hablamos. No pasa nada. Como sabemos que la vida moderna es complicada, hemos decidido hacer una guía con las mejores posturas sexuales, para que la tengas siempre a mano y la consultes cuando creas conveniente.

No están no todas las que son, y no son todas las que están, pero, de verdad, estas son las más eficaces. Tanto si eres mujer como hombre, disfrutarás al máximo al practicarlas, y alcanzarás un orgasmo intenso de los que hacen historia.

Para facilitar la lectura y consulta de las posturas, las hemos dividido en tres secciones: de cara, desde atrás y sexo oral. Cada apartado contiene diferentes posiciones, con su ilustración y una breve descripción. No te quejarás... Ahora solo te queda ponerte manos a la obra y pasar de la teoría a la práctica.

De cara

En esta primera sección, encontramos cinco posturas en las que él y ella se miran a la cara o, al menos, están de frente el uno del otro. Son las más románticas de esta guía porque facilitan los abrazos y arrumacos mientras se practica el sexo. Elige la que más te guste, o todas:

1) Misionero

Esta posición es de las mejores para alcanzar el orgasmo y de las más clásicas, aunque, como ya vimos, admite numerosas variaciones. Su funcionamiento es muy simple: ella abre sus piernas y él la penetra. Las miradas se buscan de manera voluntaria y todo se vuelve más consciente. El acto sexual se convierte en un momento mágico que va más allá de un simple coito.

2) La amazona

Ella se pone encima y comienza a "cabalgar" sobre él. No hace falta que cada pierna esté a un lado: puede estar sentada a horcajadas o mantener las dos piernas en el mismo lado. La postura procura un placer intenso entre ambos ya que se facilita la penetración casi total. Además es posible practicarla a la inversa, la mujer no tiene por qué mirar al hombre, puede ponerse de espaldas a él y que este observe cómo ella lleva el ritmo.

3) TAC

Se basa en la Técnica de Alineación Coital (TAC). Es un nuevo modelo de la posición del misionero de toda la vida, pero que aumenta la estimulación del clítoris. Como ves en la ilustración, ella debe estar tumbada boca arriba y él encima, con las piernas estiradas. Se empieza con la postura clásica del misionero, y luego él estira sus extremidades inferiores, haciendo que el pene llegue hasta lo más profundo de la vagina, a la vez que el hueso pélvico le roza el clítoris.La conexión pélvica dará máximo placer a ambos.

4) La silla mixta

Esta es una de las mejores posiciones para ella, ya que le da el control absoluto de la relación sexual. Él debe estar sentado en una silla o en el borde de la cama, y ella ha de sentarse sobre él, de frente o de espaldas. El pene erecto le llegará hasta el fondo de la vagina y estimulará zonas que ni ella sabía que existían. La penetración será más intensa si ella mantiene las piernas dobladas justo en un ángulo recto, y debe estar lo suficientemente cerca de él como para poder controlar los ritmos. Según se vaya acercando al clímax, la regularidad de los movimientos aumentará.

5) Culo inclinado

Ella debe acostarse boca arriba, con las piernas apoyadas sobre tus hombros. Él estará de rodillas y deslizarse dentro, a la vez que le levanta el trasero con las manos para que encaje adecuadamente. Es recomendable poner una almohada bajo el coxis de la mujer, así hará el mismo efecto y él no se cansará tanto y tendrá las manos libres para otros menesteres.

Desde atrás

Comenzamos con la sección dos: las posturas en las que la pareja no se mira a los ojos. Ella le da la espalda a él durante el coito, facilitando la penetración vaginal desde la parte de atrás.

1) El perrito clásico

Es una de las preferidas por ellos. Este estilo permite un coito más profundo, lo que significa una mejor oportunidad para alcanzar el orgasmo y estimular el punto G. Esta posición tiene una connotación “animal” tremenda cargada de fantasías sexuales primitivas. En ellas, la mujer se apoya sobre las rodillas y manos, al tiempo que el hombre introduce su miembro por detrás. Ambos disfrutarán de la penetración intensa y profunda que proporciona. Los movimientos de cadera ayudarán a provocar el orgasmo en la mujer.

2) El perro profundo

No es 'el perrito común'. En esta postura, la mujer no tiene las piernas en ángulo recto, sino que sus extremidades forman un ángulo de 140 grados. Las rodillas están a la altura de las del hombre, cuya espalda se encuentra erguida durante la penetración. La cara de ella está en contacto con la superficie horizontal. El hombre puede presionar su rostro para que no se levante, dominando así a la mujer, que tiene el trasero en pompa para facilitar el acceso del pene.

3) Cucharita

La 'cucharita' es muy sencilla de llevar a cabo: la pareja se echa de costado, el hombre detrás de la mujer, colocada en posición fetal. Él la rodeará con sus brazos, y ella se sentirá totalmente arropada. El grado de penetración dependerá del ángulo formado entre el glúteo y la rodilla de la mujer, que podrá aumentarlo o disminuirlo a su gusto. Para maximizar el placer al realizar esta posición ella debe mantener las piernas muy juntas, lo que estimula el clítoris y el punto G.

4) Boca abajo

Con ella arrodillada de espaldas como en el clásico 'perrito', pero con los hombros apoyados en la cama, lo que provocará más fricción entre tu miembro y su punto G o algún lugar cercano (depende del tamaño exacto del pene). Si ella está apoyada con las manos en lugar de los hombros, es decir, en 'doggy style' tradicional, también está bien.

5) La carretilla

Se parece al 'perrito 3.0' pero no es igual. De hecho, no estimula las mismas zonas ni el pene nota la misma presión. Ella debe estar boca abajo tumbada en la cama, mientras él le coge las piernas y las eleva a la altura de las caderas mientras la penetra desde atrás.

6) Vaquera inversa

Ella se coloca encima del hombre dándole la espalda. Se inclina y apoya sus manos sobre las piernas o sobre una superficie horizontal. Él está completamente tumbado hacia arriba. Puede utilizar sus manos para acariciar a su pareja o para posarlas sobre sus caderas y facilitarle así el movimiento.

7) En torre

Esta es muy cómoda para los hombres. Ella, que está de rodillas inclinada hacia delante, le da la espalda. Las manos de la mujer están apoyadas en el suelo. Consejos de experto: no lo hagáis si ella es poco flexible y él puede aprovechar para tocarle el ano.

8) Alineación trasera

En esta postura, última del segundo bloque, ambos están tumbados 'en plancha' y boca abajo. El hombre está encima completamente apoyado sobre la mujer, a quien penetra desde atrás. Es una postura que estimula las zonas erógenas de ella, y provoca una intensa presión sobre el pene de él, aumentando así su placer.

Sexo oral

Acabamos la guía con la sección de sexo oral, porque también hay posturas para practicarlo adecuadamente.

1) Oral invertido

La mujer está recostada en la cama o a cuatro patas, y él debe introducir su boca entre sus nalgas para abarcar todos sus genitales con la boca. Para conseguir un máximo placer, han de poner una almohada debajo del vientre de ella, así subirá el trasero facilitando el acceso a su vulva. Para garantizar el orgasmo, el hombre puede introducir los dedos en la vagina o ano.

2) El 69 al revés

Se trata de la posición del 69 de toda la vida, pero invertida. Es decir, la mujer se encuentra abajo y el hombre encima. Esta versión es mejor que la anterior porque el hombre puede utilizar también las manos para estimular a su pareja.

3) El 42

Él se encuentra sentado, con la espalda ligeramente inclinada hacia delante. Ella está de rodillas, con la cabeza a la altura del pene. El proceso será muy cómodo porque la mujer puede apoyar sus brazos sobre las piernas de él; tampoco habrá tensión en la espalda ni en el cuello. Además, ella tiene acceso a los testículos y él puede acariciar a su pareja mientras ella le da placer.

4) El 68

El activo de la pareja se tumba sobre su espalda con las rodillas ligeramente flexionadas. El pasivo se acuesta a su vez sobre el pecho del otro, con la cabeza entre las piernas.

`
`

5) La perezosa

Esta postura es buena para hacerla cuando la energía brilla por su ausencia. El hombre está tumbado de forma horizontal, sobre una superficie lisa. Ella apoyará su cabeza en el vientre de él, con la cara en dirección a los testículos. Esta cercanía le facilitará el proceso.

6) La automática

La cuarta y última tiene un extra de comodidad física para ella, pues está tumbada boca arriba en una superficie horizontal con la cabeza apoyada sobre almohadas. El hombre se encuentra de rodillas en la parte posterior, y deja su pene justo encima del rostro de ella.

¡A por ello!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios