ideales para heterosexuales

El 'misionero' se reinventa: las 4 posturas nuevas que debes probar

Es de las mejores posturas para el sexo entre heterosexuales, no te lo vamos a negar. No obstante, deberías innovar un poco y probar las versiones renovadas de esta posición

Foto: Ellos ya han empezado a practicar. (iStock)
Ellos ya han empezado a practicar. (iStock)

Tu pareja y tú practicáis muy a menudo la posición del misionero. Es cómoda, hay mucho contacto visual, sentís la piel del otro, y las penetraciones son muy intensas y profundas. Es de las mejores posturas para el sexo entre heterosexuales, no te lo vamos a negar. No obstante, y a pesar de que está en el top, deberías innovar un poco.

No nos referimos a que olvides el misionero, ni mucho menos. Pero has de saber que existen variedades del mismo que son igual (o más) buenas que la versión clásica. Te las contamos.

1) El misionero apasionado

Una de las cosas que más excita a las mujeres es comprobar lo deseadas que son por su hombre. Así lo detalla además la famosa investigación de la doctora Marta Meana. Por eso, en parte, les gusta tanto el misionero a ellas, porque ven cómo el hombre las posee encima. En esta postura, a la que hemos llamado 'misionero apasionado', la dama se encuentra con las piernas elevadas y apoyadas en los hombros de él, que está de rodillas con la espalda erguida.

Esta versión 3.0 del misionero clásico es muy aclamada por ambos sexos. Ambos tienen unas vistas estupendas de su pareja y la penetración es muy profunda, más incluso si él agarra las caderas de ella y empuja hacia sí mismo.

2) El misionero bloqueador

En la versión clásica, ella tiene las piernas separadas, pero en la 'bloqueador' las extremidades se encuentran juntas. Esto produce presión en las paredes vaginales, lo que aumenta la fricción con el miembro masculino con las penetraciones. Por eso, esta postura es perfecta para hombres que tienen el pene pequeño, ya que sentirán que, una vez dentro, no se 'escapará'.

En esta posición, ella se encuentra tumbada boca arriba con las piernas rectas y juntas sobre una superficie horizontal. Él se sitúa encima de ella con las piernas dobladas.

3) El misionero agarrado

La tercera versión está relacionada con el agarre, de ahí su nombre. Él está de pie, erguido, y agarra las piernas de ella, que se encuentra tumbada, con solo la espalda y la cabeza apoyadas sobre una superficie horizontal. La mujer puede doblar las piernas o mantenerlas estiradas, dependiendo del tamaño y forma del pene y de cómo encaje este en el interior de la vagina. Es una postura, además, muy cómoda para ambos.

4) El misionero pinza

Esta postura se denomina sofá porque es perfecta para hacerlo sobre este mueble. Como en todas las versiones del misionero, ella se sitúa debajo de él. El hombre se encuentra erguido sobre ella. La mujer está con las piernas dobladas y elevadas, tal y como vemos en la ilustración. Él puede rodear las caderas femeninas, ir de un lado a otro o de arriba a abajo. Ambos pueden aprovechar para darse besos apasionados.

¡A por la misión!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios