QUIERE GESTIONAR 500 VIVIENDAS ANUALES

Quabit irrumpe en la gestión de cooperativas para capear el cambio de ciclo

"Vienen años interesantes para el sector inmobiliario español que se adentra en una fase más madura del ciclo", ha asegurado Félix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria

Foto: Félix Abánades
Félix Abánades

"Vienen años interesantes para el sector inmobiliario español que se adentra en una fase más madura del ciclo". Consciente de ello, Félix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria, ha dado un nuevo giro de tuerca al negocio de la compañía y tras comunicar su irrupción en el mercado del alquiler, la compra de la constructora Rayet Construcción y después de situar en el radar de fondos y promotoras la venta en bloque de 1.300 viviendas ya en construcción, acaba de anunciar su entrada en el negocio de la gestión de cooperativas. A través de 'Style Cooperativas' prevé gestionar unas 500 viviendas anuales en dos o tres años y alcanzar una facturación en torno a los 175 millones de euros.

"El mundo de la cooperativa siempre ha sido un sector denostado. Eso en la actualidad no existe y el hecho de que esté una sociedad cotizada respaldando a una gestora, da confianza a los cooperativistas. Y el haber comprado Rayet Construcción nos da una ventaja cooperativa respecto a otras cooperativas que sí se enfrentan a fuertes incrementos de los costes de construcción y en este sentido somos competitivos", ha comentado el director general de Quabit, Javier Prieto.

En cuanto a localizaciones, Prieto ha detallado que "nos queremos centrar en Madrid, no el centro, pero sí la periferia de la M-30 y M-40 y principales municipios cercanos -Boadilla del Monte, Rivas, San Sebastián de los Reyes...-, donde actualmente no estamos y son zonas con alto potencial de demanda". Para la compra de suelo, tal y como ha explicado Abánades, "no descartamos el apoyo de fondos de inversión, ni promover en alguno de nuestros suelos aunque el objetivo es que Quabit sea el encargado de desarrollarlos".

La irrupción en el mercado de la gestión de cooperativas se produce en un momento en el que este sector vuelve a estar de máxima actualidad, ya que han vuelto a irrumpir con fuerza en el mercado residencial -especialmente en el de Madrid-, ya que son capaces de poner sobre la mesa precios por los suelos en venta muy superiores a lo que está dispuesto a pagar el promotor tradicional, una situación muy parecida a la que se vivió en 2014. Aunque en aquel entonces, el problema del sector promotor era la falta de fondos propios y financiación para acometer cualquier operación.

"Queremos dirigirnos a un público objetivo superior, medio o medio alto, en Madrid y alrededores y creemos que es una manera de poder acceder a la compra de una vivienda en condiciones interesantes. Nuestra tesis de inversión es comprar suelo donde el precio del suelo no represente más del 20% del precio de venta final de venta. Si el precio del suelo es el 40% del precio final hay menos rotación de capital", ha explicado Abánades. De hecho, la cotizada calcula que la promoción en vivienda en régimen de cooperativa permitirá reducir hasta un 20% el precio de los pisos respecto a la actual oferta del mercado.

El negocio de la gestión de cooperativas se sumará a las otras dos grandes áreas de negocio de Quabit, la del desarrollo de suelo y la de la promoción residencial. No obstante, la compañía, al igual que han anunciado otras promotoras, también irrumpirá en el mercado del alquiler. En concreto, tal y como avanzó El Confidencial, la promotora que está en conversaciones con una decena de fondos interesados para levantar una cartera de entre 1.000 y 1.500 hogares en renta, sin que por el momento se haya cerrado ningún acuerdo. Con esta apuesta, la promotora prevé una cartera de entre 1.000 y 1.500 hogares en renta.

Lo mismo sucede con las 1.300 viviendas en construcción que Quabit ha puesto en el mercado para su compra en bloque por parte de algún fondo de inversión o alguna promotora, tal y como adelantó Cinco Días, "lo que sin duda adelantaría nuestros planeas de negocio y nos supondría un ahorro de costes financieros muy significativo".

Quabit, además, ha sido noticia recientemente tras de cerrar la compra de la constructora Rayet -controlada hasta entonces por Félix Abánades-, con el fin de controlar los riesgos y tensiones que actualmente presenta la edificación de pisos "y poder así cumplir los plazos de su plan de negocio", tal y como reconoció la compañía.

De hecho, el pasado mes de mayo, ante los elevados costes construcción y el inminente cambio de ciclo, Quabit se vio obligada a revisar a la baja sus previsiones de facturación y de entrega de viviendas de su plan de negocio, siguiendo los pasos de otras cotizadas como Neinor o Metrovacesa. En concreto, la cifra de negocio de 2019 se ha reducido de 150 millones de euros a 120 millones, mientras que en 2020, la cifra cae en 50 millones hasta 300. También se reducen las previsiones de entrega de viviendas. En 2019 estaba previsto entregar las llaves de algo más de 900 viviendas, con el nuevo plan serán solo entre 500 y 700. Y para 2020, la estimación se recorta en un 30%, entre 1.200 y 1.400 viviendas.

Por último, Félix Abánades, tal y como llevan meses sosteniendo desde la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), asegura que en nuestro país se necesitan unas 150.000 viviendas nuevas anuales para satisfacer la demanda de los nuevos hogares. "El mercado está en crecimiento y no hay indicios de ninguna burbuja inmobiliaria", ha insistido Abánades, quien, no obstante, "reconoce que desde el año pasado se ha producido una moderación en los ritmos de venta debido, en gran medida, a la inestabilidad política que hay ahora mismo en el país y la falta de estabilidad que perjudica al sector e influye en el consumidor y en el comprador final de la vivienda".

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios