Es noticia
Menú
De Quiteria a Plautila: el pueblo con los nombres más raros del mundo está en Burgos
  1. Viajes
TIENE RÉCORD GUINNESS

De Quiteria a Plautila: el pueblo con los nombres más raros del mundo está en Burgos

La tradición popular de bautizar a los recién nacidos con el nombre del santo del día ha hecho que Huerta del Rey (Burgos) sea conocido como el pueblo con los nombres más raros del mundo

Foto: El pueblo con los nombres más raros del mundo está en Burgos (Diputación Burgos)
El pueblo con los nombres más raros del mundo está en Burgos (Diputación Burgos)

Todos hemos escuchado algún nombre raro en nuestra vida. Pero ¿conoces a alguien que se llame Prilidiano, Plautila, Gaudencio, Nicereta, Ercilio, Burgundófora, Filadelfo o Ediltrudes? Pues bien, estos son solo algunos de los ejemplos de antropónimos que se pueden encontrar en el pueblo burgalés de Huerta del Rey, conocido por tener el récord mundial de los nombres de pila más raros.

Este pequeño pueblo castellano de apenas 1.400 habitantes ha concentrado durante décadas los nombres más extraños que hayas podido escuchar. Aunque en la actualidad esta práctica de bautizar a los niños con nombres raros ya ha desaparecido, antes era de lo más habitual. Entre sus vecinos era fácil encontrar gente que se llamaba Quiteria, Onesiforo, Cancionila, Hieronides, Emerenciana, Crescenciano, Euqueria, Hierónides, Lupicinio, Sinforosa, Dioscórides o Fredesvinda, entre muchos otros.

Foto: El nuevo pueblo más bonito de España en 2022 está en Burgos (Turismo Burgos)

El origen de esta tradición se remonta a principios del siglo XX. En aquella época era muy frecuente que muchos de los habitantes de los pueblos fueran parientes y compartieran apellidos. Si a eso le sumamos que los nombres iban heredándose generación tras generación daba como resultado que muchos vecinos compartieran tanto el nombre como el apellido, algo que terminaba siendo un auténtico engorro.

Diferentes, únicos y originales

En Huerta del Rey apenas existían tres o cuatro apellidos, lo que causaba grandes problemas al cartero, por ejemplo, a la hora de repartir el correo o los recibos. De ahí que el secretario del Ayuntamiento entre los años 1900 y 1930 planteara cambiar esta tradición y seguir el santoral romano. De esta forma, los vecinos empezaron a ser bautizados con nombres de santos, beatos y mártires de la Iglesia Católica.

Aceptada la propuesta, los vecinos de este pueblo de Burgos comenzaron a bautizar a sus vástagos con estos nombres tan diferentes, pero a la vez originales y únicos. Clodoaldo, Licerio, Exuparencia, Landelino, Dulcardo, Evilasio, Marceonila, Aproniano, Leocricia o Wifredo son otros de los antropónimos que empezaron a escucharse por las calles de Huerta del Rey. Así hasta alcanzar el medio millar de nombres insólitos para la historia.

Muchos vecinos compartían nombre y apellido. Para evitarlo se empezó a usar el santoral

Gracias a esta curiosa anécdota el pueblo ha entrado en el Libro récord de los Guinness, aunque Huerta del Rey ya fue famoso porque en sus calles también se rodó un anuncio de la bebida Aquarius, así como porque en 2012 recayó el premio gordo de la Lotería del Niño de forma íntegra. Por todo ello, bien merece una escapada para conocer tan curioso pueblo burgalés.

Todos hemos escuchado algún nombre raro en nuestra vida. Pero ¿conoces a alguien que se llame Prilidiano, Plautila, Gaudencio, Nicereta, Ercilio, Burgundófora, Filadelfo o Ediltrudes? Pues bien, estos son solo algunos de los ejemplos de antropónimos que se pueden encontrar en el pueblo burgalés de Huerta del Rey, conocido por tener el récord mundial de los nombres de pila más raros.

Virales Burgos
El redactor recomienda