Date un último chapuzón en septiembre: las piscinas naturales más bellas de España
  1. Viajes
TURISMO NATURAL

Date un último chapuzón en septiembre: las piscinas naturales más bellas de España

Si aún te quedan unos cuantos días de vacaciones y estás indeciso sobre cómo aprovecharlos, decántate por estos destinos de lo más refrescantes

placeholder Foto: Las Chorreras de Enguídanos, en Cuenca. (iStock)
Las Chorreras de Enguídanos, en Cuenca. (iStock)

No solo de mares y playas vive el hombre. A los ciudadanos de interior de nuestro país, acostumbrados a hacerse cientos de kilómetros para llegar a su destino costero, también les convendría saber que no hace falta gastar tanta gasolina para obtener un poco de relax y frescor de cara a combatir el intenso calor de este mes de agosto. De hecho, en fechas señaladas las playas suelen masificarse, mientras que los entornos naturales escondidos por los montes de nuestra geografía suelen estar mucho más deshabitados o, por lo menos, más escondidos, lo que sin duda es un 'plus' que añadir a nuestros planes de verano.

A lo largo y ancho de nuestro país existen un sinfín de rutas, caminos y sendas que llevan a piscinas naturales en las que zambullirse para refrescarse del calor estival propio de esta temporada del año. Para aquellos que todavía están apurando sus últimos días de vacaciones y quieran organizar una escapada barata, sencilla y de lo más 'fresh', hemos seleccionado algunas de las mejores charcas, cascadas, termas y piscinas naturales en las que pasar una bonita tarde de agosto solo o acompañado.

Cueva del Gato (Benaoján, Málaga)

A pocos kilómetros del popular municipio malagueño de Ronda y en las inmediaciones del Parque Natural de la Sierra de Grazalema se encuentra el Monumento Natural Cueva del Gato, compuesto por una caverna que ofrece salida a las aguas del río Guadares o Gaduares. Aguas cristalinas bañan un tramo subterráneo de más de cuatro kilómetros de longitud, desde su infiltración en la Garganta del Hundidero hasta la salida por dicha cueva.

placeholder Una de las piscinas naturales de la Cueva del Gato. (Turismo Andalucía)
Una de las piscinas naturales de la Cueva del Gato. (Turismo Andalucía)

Una de las peculiaridades de esta cavidad cárstica es que alberga una de las mayores colonias sedentarias de murciélagos cavernícolas, así como importantes pinturas rupestres, tanto en la boca como en el interior. Esta es la razón por la que ha sido declarada como Bien de Interés Cultural; de hecho, la cueva es la boca sur de un conjunto espeleológico denominado Sistema Hundidero-Gato. Más información, aquí.

Las Chorreras (Cuenca)

En esta provincia de interior castellano-manchega se encuentra uno de los parajes naturales más bellos de toda la Península Ibérica y de toda Europa. Las Chorreras de Enguídanos, en Cuenca, son un espectáculo para la vista y los sentidos de alrededor 300 metros con cascadas, gargantas, rápidos, pequeñas piscinas y pozas de color turquesa pertenecientes al río Cabriel, el cual llega a descender 120 metros de súbito creando este enclave de cuento.

placeholder Las Chorreras del Cabriel near Endíganos, un paraíso de ensueño. (iStock)
Las Chorreras del Cabriel near Endíganos, un paraíso de ensueño. (iStock)

Tan solo se encuentra a 80 kilómetros de la capital conquense y a unos 250 de Madrid. Al igual que la Cueva del Gato, las Chorreras han sido nombradas Monumento Natural en 2019 y también Reserva de la Biosfera del Valle del Río Cabriel por la UNESCO al contar con formaciones rocosas tobáceas de gran extensión y antigüedad. No en vano, el río está considerado como uno de los más limpios de todo el continente europeo, por lo que si acudes de escapada sé responsable con el medio ambiente y disfruta de un refrescante chapuzón sin perturbar la paz y la salubridad del entorno. Más información, aquí.

Fuentes del Algar (Alicante)

Si vives en la Comunidad Valenciana y quieres descansar de tanto trasiego playero, una de las mejores opciones es visitar las Fuentes del Algar, en la provincia de Alicante y a tan solo 15 kilómetros de Benidorm. En Callosa d'en Sarrià encontrarás las famosas 'tolls', piscinas naturales de color turquesa que sin duda te refrescarán en este caluroso mes de agosto, pues su agua está de lo más fresca, lo que contrasta con la calidez del mar Mediterráneo.

placeholder Fuentes del Algar, en Alicante. (iStock)
Fuentes del Algar, en Alicante. (iStock)

El enclave, declarado Zona Húmeda Protegida en 2002, consiste en un circuito de 1,5 kilómetros a lo largo del cauce del río Algar, que en árabe significa "cueva", por lo que sus rocas cársticas trazan increíbles cascadas, manantiales y las ya mencionadas 'tolls', que antaño eran consideradas como "fuentes de salud". Para más información, clica aquí.

La Garganta de los Infiernos (Valle del Jerte, Cáceres)

Se trata de una de las zonas naturales más impresionantes de Cáceres, Extremadura y, por extensión, de toda la Península Ibérica. La Reserva Natural Garganta de los Infiernos es un 'must' para todos los amantes del senderismo, ya que sus grandes saltos de agua, cascadas y hasta trece piscinas naturales generadas por la erosión de los ríos en el granito son un regalo para la vista y los sentidos (al poder refrescarte después de recorrer lo andado).

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La ruta principal es circular, tiene unos 16 kilómetros de longitud y dura unas seis horas aproximadamente. También existe otro sendero alternativo que lleva a la zona natural de Los Pilones y es lineal, por lo que en caso de hacer el camino de ida y vuelta serán unos 6 kilómetros. Si quieres conocer más de este exhuberante paraje natural, pincha aquí.

Nacedero del río Urederra (Navarra)

Declarado Reserva Natural en el año 1987, esta impresionante piscina natural donde nace el río Urederra (que en euskera significa "agua hermosa") se halla dentro del Parque Natural de Urbasa-Andía, en la Sierra navarra de Urbasa. El color turquesa hace más que apetecible el baño, aunque el agua está muy fría. También hay decenas de cascadas que brotan según la época del año.

placeholder Nacedero del Urederra. (iStock)
Nacedero del Urederra. (iStock)

Una de las peculiaridades del enclave es que necesitas un permiso antes de acudir, ya que es un entorno natural muy frágil que con el paso de los años se ha hecho muy famoso, por lo que las autoridades turísticas y locales han tenido que acortar el número de visitantes diarios en 450 personas por día. La ruta de 7 kilómetros que lleva al nacimiento del río está perfectamente acondicionada, por lo que se trata de un sendero de fácil recorrido y apto para todas las edades con una duración aproximada de 4 horas. Si quieres más información, así como saber los procedimientos para solicitar tu visita, clica aquí.

Relax Sedentarismo
El redactor recomienda