un 'willy fog' por el mundo

Planes y viajes para el puente de diciembre: mercadillos de Navidad y otros destinos

Aproveche estos días de descanso para hacer la maleta y recorrer mundo. ¿Prefiere Europa, Dubái o Jordania? Eche un vistazo a todas estas posibilidades

Foto: Un mercadillo de Navidad en Alemania
Un mercadillo de Navidad en Alemania

El puente de diciembre es uno de los más largos del año. Si el calendario nos lo permite, se pueden llegar a juntar unos cuantos días en los que viajar se convierte en la opción más acertada. Si aún no ha hecho planes y no sabe por dónde empezar, le proponemos una serie de destinos –tanto europeos como fuera del Viejo Continente– donde aprovechar estas jornadas de descanso experimentando momentos únicos y conociendo lugares de ensueño. 

1. Crucero fluvial en Alemania

Sin duda, una propuesta de lo más elitista que se puede disfrutar sin dejar temblando la cuenta corriente. ¿Se imagina poder conocer Alemania dejándose llevar por las aguas del Rhin en un crucero fluvial? Este famoso río europeo será el encargado de trasladar a los turistas a las costas de las diferentes ciudades donde hace parada: Estrasburgo, Spira, Worms, Maguncia, Rüdesheim, Coblenza, Cochem, Bonn –ciudad natal de Beethoven– y Colonia. Durante una semana, en régimen de pensión completa, los que contraten este viaje conocerán lugares tan emblemáticos como la iglesia de San Castor de Coblenza donde los descendientes de Carlomagno se repartieron su Imperio, el castillo semiderruidos de Heidelberg o la archifotografiada catedral gótica colonesa. 

¿Qué mejor que conocer Alemania a bordo de un crucero fluvial?
¿Qué mejor que conocer Alemania a bordo de un crucero fluvial?


2. Laponia y la casa de Papá Noel

Es uno de los planes favoritos para las familias con niños. Grandes y pequeños disfrutarán como nunca en una viaje con vuelos y traslados incluidos y cuatro días/tres noches en alojamiento con desayuno. Con salidas el 8 de diciembre, los que se animen a conocer Rovaniemi –en la región finlandesa de Laponia– podrán hacer excursiones de dos horas y media en trineos tirados por huskies y conocer la casa y pueblo de Papá Noel. A ella se llega en moto de nieve compartida, donde también se visita una granja de renos que darán a los visitantes un paseo inolvidable a través de preciosos paisajes cubiertos de nieve.

Le encantará alojarse en las habitaciones temáticas del hotel donde dormirá: una de ellas, al más puro espíritu navideño con paredes en rojo y blanco, mecedora, chimenea decorativa y árbol de Navidad. La otra, con decoración para situarnos en mitad del Círculo Polar Ártico: dosel sobre la cama, un 'banco de hielo' que se convierte en cama supletoria y paredes en tonos azulados y blancos. 


3. Mercadillos navideños: Alemania, Bélgica, Suiza

Alemania

En Alemania, la decoración navideña inunda las calles
En Alemania, la decoración navideña inunda las calles

El centro de Europa en Navidad huele abetos, canela y guirnaldas de colores. Los mercadillos navideños que han proliferado en las ciudades son un atractivo sin igual para los amantes de los últimos días del año. En Berlín, la capital de Alemania, se puede contratar un viaje con vuelos, guía en español, un almuerzo, alojamiento y desayuno incluido que permitirá obtener una buena panorámica de la ciudad: la ruta incluye puntos tan emblemáticos como la Isla de los Museos, la Puerta de Brandemburgo o el espectacular Parlamento de cúpula redonda. Por las tardes, un paseo libre por sus múltiples mercadillos de Navidad le permitirán probar el vino caliente conocido como 'Glühwein', que calienta las manos en las noches más frías. Además, este plan incluye la visita al Versalles prusiano –como así se conoce la ciudad de Potsdam donde los aliados se repartieron Alemania– y a Dresde, donde no debe olvidar hincarle el diente al típico pastel de Navidad con almendras y pasas llamado 'Criststollen'.

Bélgica

Bélgica, país muy afamado por su rico chocolate, también ofrece a los turistas un amplio catálogo de mercadillos navideños. Esta ruta con salida desde Bruselas –y cuyo precio engloba los vuelos, el circuito por la ciudad con guía en español, dos almuerzos, alojamiento, desayuno y entrada en algunos de los lugares emblemáticos que se visitan– transportará a los viajeros varios siglos atrás en el tiempo mientras pasean por su centro histórico. A continuación, una visita a la 'Venecia del Norte' –la ciudad de Brujas– y sus edificios medievales serán el aperitivo perfecto para una tarde mercadillos navideños y luces de colores. Al día siguiente, Gante también mostrará su 'christmas version' a la vez que se pavonea de la belleza de sus tres torres, el símbolo más representativo de la localidad. Para terminar, Amberes nos contará cómo Brabo –el héroe que fundó la ciudad según la leyenda– le cortó la mano a su enemigo Antigón. Después, una última visita a su mercadillo navideño nos dejará tiempo para comprar algún recuerdo… si todavía no lo habíamos hecho. 

Decoración navideña en Brujas, Bélgica
Decoración navideña en Brujas, Bélgica


Suiza

Aunque parezca mentira que el centro financiero de Suiza, Zúrich, se deje llevar por el espíritu de los villancicos y la decoración colorista, también entre sus calles se pueden visitar mercadillos navideños. En este viaje –que incluye vuelos, circuito con guía en español, tres almuerzos, alojamiento, desayuno y entrada en algunos de los lugares más emblemáticos– también habrá tiempo para dar un paseo por el centro y conocer el Rathaus-Brücke, el puente más antiguo de la ciudad donde se ubica el Ayuntamiento. Al día siguiente, una visita guiada por Lucerna y su torre octogonal medieval nos harán abrir el apetito antes de conocer el mercadillo de esta ciudad. Por último, Berna –la capital suiza– invitará a los turistas a conocer su casco antiguo y sus más de seis kilómetros de arcadas. Tras hacerse fotos en estas 'Lauben' se visitará un último mercadillo navideño antes de regresar a casa. 

Navidad en Zúrich, Suiza
Navidad en Zúrich, Suiza


4. Viaje a Jordania

Desierto de Wadi Rum
Desierto de Wadi Rum

Jordania dejará de tener secretos para usted después de viajar hasta el reino Hashemita. Nada más bajar del avión, un paseo panorámico por la ciudad de Amman permitirá conocer su famosa ciudadela, el centro urbano y sus ruinas romanas. Después, Jerash mostrará su bonito Arco del Triunfo, su plaza ovalada y el templo de Afrodita donde los enamorados no pueden dejar pasar la oportunidad de hacerse una foto. El castillo de Ajlun, datado en la época de los cruzados, y otros castillos del desierto se visitarán antes de continuar en excursión al Mar Muerto –donde se permite el baño en unas aguas tan salinas que es imposible hundirse–.

Petra, Jordania
Petra, Jordania

Sin duda, el punto fuerte de este viaje será Petra, la ciudad rosa capital de los Nabateos que conforma uno de los atractivos turísticos más destacados de Jordania. Tampoco puede faltar un trayecto en 4x4 por Wadi Rum, el desierto que Lawrence de Arabia utilizó como base de operaciones durante la Rebelión Árabe de principios del siglo XX. 

[Vuelos y traslados incluidos y alojamiento en régimen de media pensión]

5. Viaje a Dubái

Pensar en Dubái es traer a la mente yates de lujo, deportivos cubiertos de oro y grandes diamantes hasta en la funda del móvil. La riqueza del país no sólo se deja notar en las cuentas corrientes de sus hombres más ricos, sino también en los edificios que salpican la ciudad. Tras un paseo por sus calles, podrán contemplarse sus zocos más importantes –como el del oro o del de las especias–, la mezquita de Jumeirah y los impresionantes complejos hoteleros que dejan con la boca abierta a los visitantes. Sin duda deberá hacer una parada en el hotel Burj Al Arab, el hotel más alto del mundo y el único que atesora 7 estrellas como categoría. Después, déjese caer por Palm Island para conocer una isla artificial creada a través de infraestructuras sobre el mar. 

Tras hacer unas compras en el magnífico centro comercial de Dubai Mall, nada menor que una cena buffet a bordo de un crucero construido en madera. Mientras repone fuerzas disfrutará de música tradicional tocada en directo, una experiencia que recordará mientras transite en coche por las calles de Abu Dhabi al día siguiente y conozca el puerto más grande hecho por el hombre –el Jebel Ali– o una de las mezquitas más espectaculares –Sheikh Zayed–. Tampoco deje pasar la oportunidad de dar un paseo por la zona de Al Bateen, en la que descansan los palacios de la Familia Real del país. 

El impresionante skyline de lujo de Dubái
El impresionante skyline de lujo de Dubái

Y ya que está en una región desértica, móntese a un 4x4 para subir y bajar dunas y hacer fotos únicas de la puesta de sol. Cuando anochezca, podrá quedarse en un campamento en mitad de las doradas arenas para disfrutar de una típica cena beduina que amenizará una bailarina de danza del vientre.

[Incluye vuelos y alojamiento y desayuno en Dubái en hotel de 4 estrellas]

6. Praga, Viena, Budapest

Las capitales de la República Checa, Austria y Hungría conforman un trío ganador si se pretende que el puente de diciembre sea inolvidable. Si está pensando en hacer un viaje para despedir el año como se merece, esta es una opción ideal que no defraudará

Praga

En Praga conocerá su casco antiguo –Staré Mesto–, el barrio judío, el puente de Carlos –y sus 30 estatuas– y por supuesto el famosísimo reloj astronómico del Ayuntamiento de la ciudad, donde podrá subir para tener unas vistas espléndidas de la iglesia barroca de San Nicolás y el mercadillo navideño praguense. La Basílica de San Jorge, con su típica fachada colorada, será otra de las visitas que se harán, junto con el barrio del castillo de Praga.

Vista de Praga, República Checa
Vista de Praga, República Checa


Budapest

De camino hacia Budapest, esta excursión le permitirá añadir un nuevo país a su pasaporte conociendo la capital de Eslovaquia. En Bratislava tendrá tiempo para hacer una visita guiada por el casco antiguo disfrutando de una panorámica preciosa del Danubio. Una vez que llegue a la ciudad más importante de Hungría, el mapa aquincense le ofrecerá destinos tan singulares como la Iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores, el Palacio Real o el monte Gellért.

Panorámica de Budapest
Panorámica de Budapest


Viena

Nada mejor que conocer Viena para ponerse en la piel de la emperatriz Isabel de Baviera, más conocida como Sissi. Un guía local le hará partícipe de las curiosidades del palacio de Schönbrunn –antigua residencia de los Habsburgo– o las antiguas cocheras imperiales donde se guardan más de 60 carrozas. Ya por su cuenta, podrá conocer la catedral de San Esteban o los patios del Palacio Imperial de Hofburg. Si le gustan los libros, le sorprenderá entrar en la sala principal de la Biblioteca Nacional y ver sus pulidos mármoles y sus pulcras maderas.

[El precio del viaje a Praga, Viena y Budapest incluye vuelos, hotel en régimen de alojamiento y desayuno, seis comidas y cinco cenas. Además, la entrada a algunos de los principales monumentos de estas ciudades también está incluida]

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios