opciones de todo tipo

Destinos de película: Praga, Viena y Budapest, tour por el este de Europa

Las capitales de la República Checa, Austria y Hungría conforman un trío ganador si se pretende que el viaje del verano sea inolvidable

Foto: Castillo de Belvedere, en Viena (Flickr/Ashitaka San)
Castillo de Belvedere, en Viena (Flickr/Ashitaka San)

Praga, Viena y Budapest. Tres capitales, tres destinos únicos. Si estás pensando en hacer un viaje para despedir el año como se merece, esta es una opción ideal que no te defraudará. Este trío de ciudades puede resultar la combinación perfecta para unos días fuera de España conociendo culturas diferentes y lugares de ensueño que en muchas ocasiones las han convertido en 'destinos de película'. Opciones culturales, de paseo o para retratar paisajes inolvidables están disponibles para los turistas en cualquier época del año. Desde El Confidencial te contamos lo que no se puede dejar de ver en estos tres lugares.

Praga

La capital de la República Checa ofrece a sus visitantes un marco incomparable. La ciudad desprende una luz especial entre las cúspides de sus edificios, coronados por el Castillo de Praga, que aparece en todas las postales. Los más románticos no dudarán en pagar los poco menos de 13 euros –350 coronas checas– que cuesta contratar el tour que lleva al visitante al mencionado edificio, la catedral de San Vito, la basílica de San Jorge, la Torre de la Pólvora del siglo XI y el Palacio de Rosenberg (entre otros puntos de gran interés turístico). Aquí puedes consultar el precio, horarios y recorrido de otros tours ofertados.

Reloj astronómico de Praga (Flickr/Sebastian Döge)
Reloj astronómico de Praga (Flickr/Sebastian Döge)

Además, los visitantes de Praga no pueden irse sin haber dado un paseo por el mítico Puente de Carlos, el más bonito de la ciudad y uno de los más famosos del mundo. Una vez que se llega a la Plaza de la Ciudad Vieja, cualquiera de las calles dan de pleno al Ayuntamiento, un edificio que acoge un impresionante reloj astronómico. Cada hora en punto, desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche, el mecanismo se acciona para dar vida a unas curiosas figuras que parecen saludar a los turistas.

Las calles comerciales también resultan de lo más atractivas, sin olvidar el clásico Callejón del Oro. Además de ser una de las vías más bonitas de Praga, esta calle es famosa por haber visto nacer a Franz Kafka. No te pierdas la plaza de Wenceslao ni el barrio judío, donde se ubican hasta seis sinagogas diferentes y un cementerio judío.

Castillo de Praga y puente de San Carlos (Flickr/John McSporran)
Castillo de Praga y puente de San Carlos (Flickr/John McSporran)

Viena

¿Qué melodía resuena en tu cabeza si te preguntamos por el Día de Año Nuevo? La Marcha Radetzky, ¿verdad? Pues si eres de los que no te pierdes el concierto televisado el 1 de enero por nada del mundo, la Ópera de Viena tiene que estar entre tus 'cosas que ver' cuando visites la capital de Austria. Inaugurada en 1869, el edificio fue dañado en 1945 y tardó diez años en reabrirse. Visitar su interior es posible a través de recorridos guiados, que te llevarán a conocer el gran auditorio, con espacio para hasta 2.800 personas. El precio de la visita, incluyendo la entrada al Museo de la Ópera, es de 7,50 euros.

Palacio de Schönbrunn (Flickr/Armin Rodler)
Palacio de Schönbrunn (Flickr/Armin Rodler)

El Palacio de Schönbrunn es otro de los lugares imprescindibles para los turistas. Residencia de verano de la familia imperial durante años –el tour más básico por el interior de la construcción cuesta 12,90 euros–, su imponente exterior resulta de lo más agradable a la vista. En un tono amarillo que combina a la perfección con su tejado oscuro, el edificio está acompañado por unos enormes jardines llenos de flores y fuentes decoradas. Además, los pequeños –y, por qué no, los mayores también– disfrutarán como nunca en un laberinto vegetal ubicado en el exterior del palacio. 

Menos 'imponente' pero igual de llamativo resulta el Prater, un popular espacio de recreo cuya atracción más conocida es la noria de 60 metros de alto que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. El parque Stadtpark también es una opción de lo más recomendable si se quiere dar un agradable paseo por Viena. ¿Te animas a encontrar la estatua dorada que hay en su interior en honor a Mozart?

Musikverein (Ópera de Viena). Foto: Flickr/RaSeLaSeD - Il Pinguino
Musikverein (Ópera de Viena). Foto: Flickr/RaSeLaSeD - Il Pinguino

Budapest

Son muchos los atractivos turísticos que aglutina Budapest, pero si hay uno que permanece imborrable en la memoria del viajero es su Mercado Central. Lleno de vibrantes colores y plagado de guindillas de todos los tipos y niveles de picor, este espacio es el más grande de los cinco que se abrieron en la capital de Hungría a finales del siglo XIX para abastecer las despensas de sus ciudadanos. Está abierto todos los días de la semana, menos los domingos, siendo el día de más actividad los sábados por la mañana.

Ristras de ajos y guindillas en Budapest (Flickr/Patricia Barden)
Ristras de ajos y guindillas en Budapest (Flickr/Patricia Barden)

Majestuoso resurge junto a la orilla del Danubio el edificio del Parlamento húngaro. Es el tercer parlamento más grande del mundo, sólo por detrás del rumano y argentino. Conocer su interior cuesta 1.750 florines húngaros –unos 5,70 euros–, y  es posible encontrar visitas guiadas en español a las 10:15, 13:15, 14:00 y 16:00. Resulta impresionante su escalera principal alfombrada en color rojo, su sala de la cúpula donde descansan las esculturas de los reyes de Hungría y la antigua Cámara Alta, que en la actualidad sólo se utiliza con fines turísticos.

Si te apetece algún plan en el que no haya que abrir la cartera, puedes darte una vuelta por el puente más antiguo de Budapest: el de las Cadenas. Tras 20 años en obras, se inauguró en 1849 y aún deja con la boca abierta a todo aquel que lo contempla. Pasear por la Váci Utca también es una opción a valorar, pues junto con la Avenida Andrássy es una de las vías más concurridas y populares de la ciudad. Cafeterías, tiendas de recuerdos y restaurantes te tentarán para que desembolses unos cuantos florines en ellos.

Parlamento de Budapest (Flickr/strassederkaiserundkoenige)
Parlamento de Budapest (Flickr/strassederkaiserundkoenige)
Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios