Es noticia
Menú
Ramón García: "En este país a la gente veterana se nos quiere quitar de en medio"
  1. Televisión
  2. Programas TV
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Ramón García: "En este país a la gente veterana se nos quiere quitar de en medio"

El veterano presentador, que vive un gran momento de forma con el quinto aniversario de 'En compañía', repasa su dilatada trayectoria tras 40 años en la pequeña pantalla

Foto: Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

Hace ahora cinco años que Ramón García recibió la llamada de Juan y Medio. El presentador andaluz quería trasladar su exitoso programa en Canal Sur a Castilla-La Mancha TV y nadie mejor que Ramontxu para ello: cercano, con una amplia trayectoria a sus espaldas y muy querido por el público, tres cualidades indispensables para ponerse al frente de un formato como el de 'En compañía', donde cada jornada los invitados abren su corazón para abandonar la soledad con la que se encuentran conviviendo.

Pese a ello, o precisamente por ello, Ramontxu no las tenía todas consigo: "Conocía el programa, pero no sabía si sería capaz de abrir esa lata emocional de los invitados. Por eso fui el primer sorprendido al sentarme a hablar con toda la gente y conseguir desnudar sus emociones", recuerda el vasco en esta entrevista exclusiva con EL CONFI TV, unas líneas donde saca pecho de poder "ayudar y acompañar" a los espectadores, de hacer "auténtico servicio público" cada tarde.

"No me he cogido vacaciones todavía, es el momento de estar con el público"

Esas dudas iniciales quedaron rápidamente disipadas por el buen hacer de todo el equipo que capitanea García, un músculo que se vio obligado a fortalecerse ante las adversidades, con la pandemia como el gran escollo a superar con 'En compañía': "Fue lo más duro que yo he hecho en mi carrera, pero había que estar ahí junto al público para tratar de acompañar a la gente que estaba sola, precisamente en el momento de la vida donde más solos han estado".

placeholder Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

Una dureza todavía mayor al tratarse de un formato de estas características, donde es complicado no llevarse el trabajo a casa, un peso que Ramón reconoce llevar sobre sus hombros: "Siempre digo que soy un entretenedor, que soy como un payaso que se pone la nariz y hace reír a la gente; pero cuando llego al camerino muchas veces lloro, porque es muy duro lo que acabo de escuchar. En ese momento de desmaquillarte, y de quitarte la nariz de payaso, entre el maquillaje y la toallita, se va alguna lágrima también".

Sobre todo ello y el ansiado regreso del 'Grand Prix', sus frustradas campanadas colectivas el pasado año, las espinitas que tiene clavadas con la televisión o el trato de la pequeña pantalla a los rostros más veteranos charlamos con Ramón García a continuación.

placeholder Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

PREGUNTA. Cumples cinco años de éxito al frente de 'En compañía', ¿qué balance haces de esta etapa?

RESPUESTA. La valoración es excelente. Al principio, sobre todo, los espectadores se preguntaban qué iba a hacer en un programa que nacía con la premisa de "luchar contra la soledad". Afortunadamente, el programa encajó en la sociedad castellanomanchega de una manera inmediata. Este es un formato hermano del que se hace en Canal Sur, y allí costó años que la gente se adaptase; aquí al revés, desde el inicio ya teníamos unos datos de audiencia muy buenos.

Al margen de esto, después de tantos años de trabajo, el hecho de poder hacer un programa de entretenimiento en el que se ayuda de verdad a la gente supone una inmensa satisfacción. Yo siempre he hecho entretenimiento, pero poder ayudar a la gente, hago hincapié en lo de "de verdad" porque es así, para mí es un plus, es un lujazo.

P. ¿Qué pensaste cuando te llegó la propuesta? ¿Tuviste dudas?

R. En Andalucía el programa lo hace Juan y Medio, y fue él quien me llamó para ofrecérmelo. Yo no había hecho nunca un programa de estas características, y reconozco que me lo pensé. Conocía el programa porque le había visto a él, pero no sabía si sería capaz de entrar en la vida de las personas, de abrir esa lata emocional de los invitados. La gente que viene aquí está sola, porque ha enviudado, porque se ha separado, porque nunca ha tenido pareja... y en esa charla que mantenemos hay momentos muy duros. Por eso me planteaba si sería capaz de hacer eso, de compaginar los momentos bonitos con esos más complicados. Por eso fui el primer sorprendido al sentarme a hablar con toda la gente y conseguir desnudar sus emociones.

En ese momento, en el del empezar con 'En compañía', me di cuenta del cariño que me tiene la gente. La gente se abre conmigo porque me conocen de toda la vida, y eso para mí ha sido algo extraordinario. Este programa hay que presentarlo con el corazón, por eso creo que es muy importante que esa persona que lo haga sea conocida, porque ayuda a que la persona se abra en canal, y eso no lo puede hacer cualquiera.

placeholder Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

P. Precisamente por eso me llama la atención que tuvieses dudas...

R. Mi duda era por mi propia autocrítica, porque soy muy crítico conmigo mismo y sé lo que puedo y no puedo hacer. Dudaba de si estaría a altura del formato, y creo que eso es muy importante seguir teniéndolo presente después de tantos años, que esa autoexigencia esté ahí en cada proyecto.

P. Tratándose de un programa de tantas emociones, ¿cuesta no llevárselo a casa?

R. Emocionalmente es muy difícil quitarte el programa, porque hay muchas historias que son tremendas. Aquí no venimos a hacer sangre porque lo que queremos es ayudar, sin juzgar, pero es verdad que algunas historias te tocan el corazón de tal manera que es muy difícil dejarlo en el trabajo. Yo siempre digo que soy un entretenedor, que soy como un payaso que se pone la nariz y hace reír a la gente; pero cuando yo llego al camerino muchas veces lloro, porque es muy duro lo que acabo de escuchar. Se me mezcla un poco la felicidad de poder ayudar a esa persona con todo el dolor que su historia tiene detrás. En ese momento de desmaquillarte, y de quitarte la nariz de payaso, entre el maquillaje y la toallita, se va alguna lágrima también.

Foto: Ramón García. (CMM TV)

P. A esto se suma que también hacéis un seguimiento especial a todos los casos.

R. El seguimiento es la base del programa. Nosotros no solo estamos con los invitados cuando vienen al plató, sino que seguimos sus casos después. Tenemos una base de datos amplísima y dentro de la redacción hay un departamento que se dedica al seguimiento de las personas. Esto quiere decir que, si viene un invitado nuevo, nosotros sabemos si encaja con alguien que ya ha estado en el programa y les invitamos a que estén pendientes por si podemos emparejarles; o también a los que han tenido la suerte de encontrar una compañía en la vida les volvemos a invitar para que nos cuenten sus historias, si se han casado, si han tenido hijos... Los traemos en diferentes etapas de su relación para que el público se anime a venir al ver que el programa funciona.

Este es el premio personal que no te da otro programa. Esto es ayudar de verdad. Yo creo que soy el presentador que más formatos de entretenimiento he hecho en la televisión en España, pero es que en esta ocasión estoy ayudando de verdad a la gente. Que alguien venga llorando a abrazarme porque le hemos cambiado la vida... eso no tiene precio y es algo que no tiene ningún otro programa que yo conozca.

P. 'En compañía' pone además mucho el foco en la tercera edad, un sector de la población un poco descuidado por la televisión tradicional.

R. Tristemente es así. La soledad ataca más a los mayores, es de lógica porque son los que enviudan, los hijos ya han volado de la casa, ya se han jubilado y no tiene ese círculo de amistades del trabajo... La mayoría de personas que viven solas son personas mayores, pero curiosamente en Castilla-La Mancha hay gente más joven que también está sola por su oficio, por el pastoreo por ejemplo, y esas historias también me chocan y me llaman mucho la atención. Me gusta echar una mano a esa gente que no ha tenido ocasión de socializar.

placeholder Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

P. Precisamente por el perfil de público e invitados supongo que la pandemia ha sido especialmente dura para vosotros.

R. Eso ha sido lo más duro. Tuvimos que parar porque nuestra televisión estaba en servicios mínimos para informativos y no teníamos equipo técnico. Yo me vine todas las semanas para grabar entradillas de presentaciones para poder recuperar historias de personas que no habían tenido suerte. De ese modo podíamos seguir ayudando a personas que estaban solas sin desligarlos del público, y lo curioso es que ahora estamos recibiendo a parejas que se hicieron en la pandemia gracias a reponer esas entrevistas antiguas. Estamos recogiendo esos frutos, son de los pocos brotes verdes que yo saco de la pandemia.

Un poco más adelante, cuando ya regresamos, fue difícil también porque lo hicimos sin público, que en 'En compañía' es importante para poder testar las emociones de las historias, e incluso ni teníamos invitados porque lo hacíamos todo a través de videollamadas. Este es un programa de dar besos, de tocar, de reír, de abrazar... Hacer todo eso sin la presencialidad fue muy complicado para todo el equipo. Ahora ya tenemos a los protagonistas en plató, pero seguimos sin público, y nos estamos adaptando a los tiempos con mamparas y diferentes cosas, pero ha sido muy duro de hacer.

"Con un equipo muy limitado, y en una televisión pequeñita, hacemos un gran programa"

Adaptar este formato a la pandemia fue duro, lo más duro que yo he hecho, pero había que estar ahí junto al público, por eso no me he cogido todavía vacaciones. Yo no me considero empleado esencial, pero Ramón García estuvo aquí todos los días con un equipo para tratar de acompañar a la gente que estaba sola, precisamente en el momento de la vida donde más solos han estado.

P. Y pese a todo, la mayor visibilidad que se le ha dado al programa en el ámbito nacional es mediante fragmentos en los que se duerme algún invitado o hay alguna llamada graciosa a propósito del jamón que regala el programa.

R. Es lógico. Para los programas de 'zapping' es complicado poner una entrevista dura, con mucho sentimiento, por lo que aprovechan la parte de entretenimiento que tenemos al inicio para sacar jugo de nuestro programa, como pueden ser las llamadas que hacemos para regalar el jamón, que muchas veces son acojonantes. Nosotros no tenemos guion, vamos tirando con la escaleta y creo que ahí reside la grandeza de este programa. Con un equipo muy limitado, y en una televisión pequeñita, hacemos un gran programa. Eso es bonito de contar y el reflejo es que cantidad de programas a nivel nacional nos sacan algunos cortes, lógicamente con las partes más graciosas. Nos tratan con mucho cariño y a mí me hace ilusión que nos saquen riendo porque este programa es una montaña rusa de emociones, que es lo que engancha al espectador.

Foto: Ramón García, en 'En compañía'. (CMM)

P. Compaginas, además, 'En compañía' con otros programas. Parece que CLM-TV apuesta fuerte por ti.

R. El 'Año de tu vida' lo paró la pandemia, tristemente. Este es mi oficio, llevo casi 40 años haciendo esto, radio y televisión, y es muy bonito que sigan confiando en mí. Mi carrera ya está hecha y ahora es cuando más estoy disfrutando de mi oficio, con casi 60 años. Estoy en un canal autonómico, público, que ayuda a la gente. Me parece maravilloso que este tipo de formatos estén en un canal público porque es una forma de ayudar directamente al ciudadano. Nosotros entretenemos ayudando, o ayudamos entreteniendo, y esa debe de ser la finalidad de una televisión pública.

P. Con 40 años de carrera a tus espaldas, ¿te apetece jubilarte a los 65 años o todavía tienes cuerda para rato?

R. Cada vez que se enciende el piloto rojo yo siento la misma pasión e ilusión que cuando empecé, y no es una forma de hablar. Creo que por eso me mantengo tantos años en esto. En este país, a la gente veterana se nos quiere quitar de en medio rápido, por eso hay tan pocos presentadores veteranos, como Matías Prats o Pedro Piqueras. En entretenimiento hay poquísimos porque los directivos de las televisiones siempre quieren gente joven, gente nueva. En Estados Unidos las canas, la experiencia, son el valor seguro porque lo que da confianza y fidelidad al público es el señor o la señora que lleva años presentando programas. En Italia, que es lo más cercano que tenemos a nuestra televisión en Europa, mantienen a sus presentadores de toda la vida, que se retiran cuando ellos quieren.

placeholder Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)
Ramón García, en 'En compañía'. (CMM TV)

Quitar a alguien sencillamente porque tenga más de 50 años es una aberración porque es cuando mejor estás, cuando tienes experiencia y la gente confía en ti. La fidelidad del espectador a un programa pasa muchas veces por la fidelidad hacia la persona que lo presenta, y yo eso lo he vivido personalmente. El hecho de llevarme yo a millones de espectadores de un sitio a otro es porque te siguen a ti, eso es porque te han visto crecer en la pantalla, y eso en España no se está valorando. Hay tan pocos presentadores de entretenimiento mayores de 60 años en España que para mí es un orgullo seguir en activo.

La gente me pregunta por qué estoy en una televisión autonómica, y yo les pregunto que por qué no. Cuando te pones delante de una cámara hay que respetar al público, da igual frente a cuántos espectadores estés. Yo he sido la persona que más audiencia ha tenido en este país, con las campanadas o en la época gloriosa de '¿Qué apostamos?' o 'Grand Prix', pero la responsabilidad, el oficio, hay que tenerlo siempre igual, estés en una autonómica, en una municipal o en el 'prime time' de la cadena más vista.

Foto: Ramón García, en 'El Hormiguero'. (Atresmedia)

P. Ya que mencionas al 'Grand Prix', sabes que, como cada año, llega la época en la que el público reclama su vuelta.

R. Espero que no porque esto ya es un rollo. Me hace ilusión que la gente se siga acordando del 'Grand Prix' y es un caso único en España que todos los años se reclame su vuelta, lo que significa que algo bueno haríamos en esos 11 veranos seguidos que marcaron un poco la televisión familiar de una época; pero hoy en día la vuelta de este formato es inviable porque ninguna cadena está interesada. Cuando me lo preguntan, siempre emplazo a las cadenas, que son las que mandan. Yo sí creo que tendría cabida en la actualidad, pero obviamente renovado. Yo no pondría ya bailarinas en minifalda y haría otro tipo de cosas porque los tiempos han cambiado, pero el concepto sigue vigente: verano, pueblo contra pueblo, juegos entretenidos... Seguiría funcionando porque reuniría a toda la familia y España es un país mayoritariamente de pueblo.

P. Telecinco intentó sin éxito recuperar un poco su fórmula con 'Juego de juegos'.

R. Lo que hizo Telecinco no era eso. Se quiso vender así, pero yo ya sabía que el formato era otra cosa. 'Grand Prix' tenía su base en el pueblo pequeño, y por eso España se identificó. El programa triunfó porque era sencillísimo y por eso hoy en día todavía se sigue jugando en los pueblos a este programa, a su manera. Esa fórmula de la España rural caló, y sigue estando ahí, por eso estoy convencido de que el programa funcionaría hoy en día. No tengo ninguna duda de ello, y no dudaría en embarcarme en el proyecto si hiciesen una versión actualizada que no perdiese su esencia.

placeholder Ramón García, en '¿Conoces España?'. (TVE)
Ramón García, en '¿Conoces España?'. (TVE)

P. Los concursos están ahora más de moda que nunca, y tú cuentas con numerosos a tus espaldas, aunque precisamente los últimos se tradujeran en tropiezos en la tarde de TVE.

R. En mi última etapa en TVE había una decadencia muy grande que ha desembocado ahora en los peores datos de audiencia de su historia. A mí me pusieron en la tarde, una franja que habían perdido completamente, para probar un par de formatos de entretenimiento. Me puse al frente de ellos, pero yo no soy un salvador, soy solo el presentador. Si te ponen en una hora mala, no apoyan ese horario y encima te dejan poco recorrido... en un mes no puedes probar un programa diario porque necesita tiempo para asentarse. Yo lo intenté, pero no soy ningún mago. Estoy agradecido a TVE porque contaran conmigo, porque soy un hombre de la casa, pero no pude hacer más de lo que estaba en mis manos.

He hecho mucho concurso a lo largo de mi trayectoria, siempre desde diferentes puntos de vista, desde el formato más grande como '¿Qué apostamos?' a los más pequeñitos como '¿Conoces España?', que es de los últimos que hemos hecho. Yo siempre he intentado poner mi sello, siempre siguiendo la esencia del formato eso sí, pero dándole mi toque personal para tratar de conectar con el público.

"Se escribió para mí 'Ramón, un tío de Bilbao', pero no lo consideré oportuno"

P. Siendo la gran estrella de la televisión en los 90, me llama la atención que nunca diste el salto al mundo de la interpretación como sí hicieron otros compañeros de la época.

R. Nunca quise dar ese salto. Se escribió una serie para mí que se llamaba 'Ramón, un tío de Bilbao', donde daba vida a un soltero que tenía muchos sobrinos. Se escribió todo para que la protagonizase yo, pero no lo consideré oportuno. Primero porque no tenía tiempo, porque la ficción me da mucho respeto y requiere mucho trabajo, y segundo, porque no quise. El proyecto estaba aprobado, pero consideré que ese no era mi trabajo. He hecho algunos cameos en series como 'Aída' o 'Plutón BRB nero' porque me hacían gracia, pero nunca me he visto dando ese salto a la interpretación porque no creo que sea lo mío.

P. Acaparaste titulares a finales de año por tu propuesta de campanadas conjuntas entre todas las cadenas con motivo de la pandemia. ¿En qué consistía la idea? ¿Tuviste algún acercamiento con alguna televisión?

R. Me pareció una buena idea. Mucha gente me preguntaba en la pandemia qué se podía hacer, y a mí la verdad que me parece una pena que las televisiones no se unieran en el momento más complicado de nuestra historia. Si en ese momento no han sido capaces de unirse, no lo harán jamás. Yo lo tenía todo pensado: hacer la retransmisión en la Puerta del Sol, abajo, con cada presentador con su logo del canal, que cada uno tuviera su mensaje cortito para la audiencia... Fue una gran oportunidad perdida. Yo soy socio fundador de la Academia de la Televisión y lo planteé allí, pero nadie hizo mucho por la idea.

Muchísimos compañeros apoyaron mi propuesta, y ojo que yo no quería presentarlo ni mucho menos, solo ayudaba a dirigirla y cedía la idea. Había pensado despedir el peor año con unos 15 minutos de auténtico servicio público, de homenaje al espectador el día que sí se unen para ver la televisión en familia. Creo que se desaprovechó una gran oportunidad para que la televisión le devolviese a la audiencia ese cariño que ellos les dan.

placeholder Ramón García y Anne Igartiburu, en las Campanadas de 2017. (TVE)
Ramón García y Anne Igartiburu, en las Campanadas de 2017. (TVE)

P. Tras tantos años de trayectoria en televisión, ¿tienes algún reto que te quede por emprender?

R. El programa de hoy. Lo bonito de este oficio es que cada día tienes un reto, un examen. Aquí no importa lo que suceda, siempre hay que estar al pie del cañón. A mí me ha pasado de todo y nunca he fallado delante de la cámara. Me han pasado cosas muy dolorosas a nivel personal, pero el espectador no tiene que pagar eso. Tenemos que salir con nuestra sonrisa para hacer muy bien nuestro trabajo, tiene que ser el mejor trabajo que hayamos hecho nunca incluso en esas circunstancias. Con esas ganas e ilusión me pongo delante de las cámaras, aunque a veces tenga un inmenso dolor interno que me lo pone difícil. Eso es el oficio de entretenedor, de payaso de la tele.

P. Al hilo de esto, ¿crees que la televisión podría ayudar en ese sentido a Ana Obregón?

R. Ana fue mi gran compañera en los 90 y es mi amiga, entonces todo lo que ella haga estará bien, porque todo lo que hace es para pasar un día más, para salir adelante. Ella es un animal televisivo, por lo que este oficio haría bien en ayudarla. Si ella tiene ganas y ánimo, cualquier participación que tenga en televisión le ayudará muchísimo, seguro.

"La gente sabe que no encajo en un 'reality', ni como presentador ni como concursante"

P. Siento curiosidad, ¿te han ofrecido alguna vez participar en un 'reality show'?

R. Nunca. Yo creo que los compañeros de la profesión saben muy bien cuál es mi perfil. Creo que el respeto se gana también con los años y con las canas. La gente sabe que yo no encajo ahí, ni como presentador ni como concursante. Nunca me he planteado presentar un 'reality show' porque son muy difíciles de hacer, y de concursante incluso menos porque no lo habría ni hecho en mis programas, porque soy muy malo en general. Soy muy crítico conmigo mismo y conozco mis limitaciones. Lo que hago ahora considero que lo hago medianamente bien y con eso me conformo, con eso me quedo.

P. Para concluir, ¿tienes alguna espinita con algún programa que no haya funcionado en el pasado o que te hubiera gustado hacer y no te hayan propuesto nunca?

R. Tengo muchos éxitos para contar, pero el buen profesional es también el que se ha pegado alguna leche, y esos programas que no salen adelante siempre son espinitas. Pero la verdad es que de todo se aprende, y de los formatos que salen mal es de los que más se aprende.

Quizás todavía estoy a tiempo de hacerlo, pero la verdad es que siempre me ha gustado un formato contenedor enorme en la franja matinal. En su día no tuve oportunidad ni tiempo, pero ese magacín mañanero, que ahora está copado por mujeres, pero que antaño era más de hombres, siempre me hubiese gustado hacerlo por la variedad de contenidos que ofrece: de recetas a entrevistas políticas, música o sociedad. Pero bueno, es bueno tener siempre ese gusanillo por hacer cosas nuevas. El que se acomoda en un formato, el que se apoltrona, es el que muere pronto, y yo sigo aquí más vivo que nunca.

Hace ahora cinco años que Ramón García recibió la llamada de Juan y Medio. El presentador andaluz quería trasladar su exitoso programa en Canal Sur a Castilla-La Mancha TV y nadie mejor que Ramontxu para ello: cercano, con una amplia trayectoria a sus espaldas y muy querido por el público, tres cualidades indispensables para ponerse al frente de un formato como el de 'En compañía', donde cada jornada los invitados abren su corazón para abandonar la soledad con la que se encuentran conviviendo.

Programas TV
El redactor recomienda