José Yélamo: "Todas las opiniones son válidas, pero no todas importan"
  1. Televisión
¿Y TÚ DE QUIÉN ERES?

José Yélamo: "Todas las opiniones son válidas, pero no todas importan"

El periodista, que pasó por redacciones como las de ‘El Diario de Cádiz’, ‘El Correo de Andalucía’ y RTVE antes de llegar a Atresmedia, aparece en un café de la madrileña Plaza de Cascorro

Foto: Entrevista a José Yélamo. (Alejandro Martínez Vélez)
Entrevista a José Yélamo. (Alejandro Martínez Vélez)

A José Yélamo (Cádiz, 1984) se le nota muy cómodo en camiseta y vaqueros, o también con camisa estampada y chaqueta, el que ha sido su uniforme durante los años que ha trabajado en el programa ‘Más vale tarde’. Pero es consciente de que ahora no tiene más remedio que entregarse a la formalidad y ponerse corbata para presentar ‘La sexta noche’.

También sabe que tendrá que guardar la guasa y la risa que lo acompañan siempre para moderar los debates, apretar en las entrevistas y mantener al público fiel a La Sexta las noches de los sábados. “Me siento muy incómodo en el conflicto y me cuesta sacar el genio, pero tendré que intentarlo, no me va a quedar otra”, dice.

El periodista, que pasó por redacciones como las de ‘El Diario de Cádiz’, ‘El Correo de Andalucía’ y Televisión Española antes de llegar a Atresmedia, aparece en un café de la madrileña Plaza de Cascorro. Es uno de esos sitios donde todo tiene nombres entre modernos y extraños, como “té infusionado”.

Antes de encender la grabadora suspira y aporrea la mesa como si fuera un cajón flamenco. Parece inquieto, se toca mucho el flequillo, como si le diera vértigo ser quien contesta y no quien pregunta. En su taza, un café solo doble. A ver qué sale de esto.

PREGUNTA. Empecemos con algo ligero para ir calentando. ¿Qué es el periodismo para usted?

RESPUESTA. Lo que hacía yo en ‘El Diario de Cádiz’, que era ir con una libreta y un bolígrafo, tal como tú estás ahora, entrar en una casa en la que nunca hubiera entrado si no es por mi trabajo, y tocar, oler y palpar una realidad con la que yo nunca había estado en contacto para luego volver a la redacción e intentar traducirla al resto de la gente.

Nuestro oficio consiste en estar en contacto con la realidad y generar un tema o un interés que hasta que no vas no existe. En la televisión, te nutres de temas que salen en el periódico o que simplemente te interesan en un momento dado, pero nada es tan puro como eso otro.

P. ¿Eso quiere decir que lo que hizo desde entonces no es periodismo o cómo lo llama? ¿Se puede trasladar algo de eso a su papel en ‘La sexta noche’?

R. Eso que te he contado lo hice durante los primeros años de mi carrera, tanto en ‘El Diario de Cádiz’ como en ‘El Correo de Andalucía’ y en ‘España directo’, cuando era un reportero que me recorría el país entrando en casas ajenas, tanto en las que me invitaban como en las que me colaba. Además de que era lo que tenía que hacer, es lo que más me gusta y lo que más echo de menos, porque en los últimos años he estado más tiempo en el plató que en otro sitio.

Eso no significa que estos últimos años no haya informado, lo que pasa es que no hago todo ese proceso previo, sino que intento explicar cosas en las que otro ya ha puesto el ojo.

placeholder El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)
El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)

P. Algunas mujeres que han pasado por esta misma grabadora afirman que la imagen pesa demasiado en televisión. ¿Le pasa a usted lo mismo?

R. Los hombres sentimos mucho menos esa espada de Damocles. La prueba es que hay señores que son referentes del periodismo y siguen saliendo aunque tengan sobrepeso o no tengan pelo. Eso no pasa con ellas. Nuestra presión es mucho menor, o así lo siento yo. Otra cosa es lo que tú te autoimpongas. En mi caso no es demasiado, simplemente me cuido, pero sé que por ser hombre juego con ventaja en ese sentido.

P. Una de las conversaciones de estos días es quién asciende y quién no en la carrera judicial, si hay o no meritocracia. En su caso, su padre es director de la Cadena SER en Andalucía. ¿Cuántas veces le han hecho sentir un niño de papá?

R. Muchas veces, muchísimas, sobre todo al principio de mi carrera. Mi padre siempre me decía: “Niño, tú tienes que ser ingeniero de Caminos, porque este oficio es de tiesos y de amanecer muy temprano. ¿Tú no ves que tu padre se levanta todos los días a las cinco de la mañana a hacer el matinal?”. Él lo intentó, y por un momento pensé que lo estaba consiguiendo, porque tampoco tenía yo muy claro lo mío. Quería ser de todo menos periodista.

Pero vamos, contestando a tu pregunta. Yo era Yelamito, o el hijo de Yélamo, a pesar de que traté de huir, y con mucho dolor, de la radio. Y la radio es mi vida. Es el medio que ha vertebrado mi vida aunque nunca la haya hecho.

Soy muy inseguro, dudo de mis capacidades y me cuestiono continuamente, así que casi todo el mundo me parece interesante

P. Visto que no le hizo caso a su padre, ¿él es crítico o es de los que le canta ‘Marcial, eres el más grande’?

R. No, no, mi padre es crítico y es la persona a la que llamaba a diario cuando hacía ‘Más vale tarde’ y por supuesto llamé el día del debut en ‘La sexta noche’. Es mi referente, como lo era mi tío Manolo. El día que falte mi padre no sé cómo llenaré ese vacío.

En todo caso, estoy muy orgulloso de ser hijo de quien soy y también nieto de quien soy, porque la madre de mi padre no sabía leer ni escribir y fue al colegio con 80 años, sacó a todos sus niños adelante y les dio estudios mientras ella fregaba escaleras, daba de beber a los borrachos en las tabernas y hacía churros. De mayor no solo fue al colegio, sino que fue presidenta de la comunidad de vecinos.

P. Su padre, su tío Manolo… y su abuela Mercedes. El sábado pasado lamentó que por solo unos días no pudiera ver a su nieto presentando el programa. Nos emocionó a muchos…

R. Falleció hace dos semanas y, aunque nunca me lo dijo explícitamente, ella me veía todas las tardes y le hubiera gustado verte con corbata (sonríe). Fue una cosa natural, porque me parecía imprescindible, sin erigirme yo en protagonista de nada, explicarle a la gente quién soy en 30 segundos. Y yo soy una persona eminentemente familiar y agradecida a los orígenes que tengo.

placeholder El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)
El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)

P. ¿Usted es de los que siempre ha querido parecerse a alguien?

R. Soy muy inseguro, dudo de mis capacidades y me cuestiono continuamente, así que casi todo el mundo me parece interesante. Pero el sábado pasado alucinaba cuando la cadena recordaba la narración de los atentados del 11-S en las voces de Matías Prats y Ricardo Ortega. Es algo irreproducible por mi parte. Esa capacidad de no equivocarse, esa prudencia al contarlo…

Pero alguien en quien sí me he fijado no solo por cómo lo hace delante de la televisión, sino por lo que trasmite, porque lo quiero y porque sus valores son como los míos es Roberto Leal. Es mi hermano, la persona que me casó y con quien he crecido profesionalmente. Me gustaría parecerme a él como periodista y como persona. También me gusta mucho Carlos Franganillo y otros que ya no están en activo… La verdad es que te podría hacer una lista interminable.

P. ¿Qué le han llamado más veces, Yelamito o comunista por trabajar en La Sexta?

R. Me han llamado tantas veces comunista como fascista por trabajar ahí. Porque para la izquierda más radical toda la cadena es cómplice del fascismo, somos títeres y voceros de la ultraderecha. Pero por el otro bando también me han llamado rojo, comunista, chavista, y además en la cara.

P. ¿Eso le afecta a la hora de trabajar?

R. No porque no soy ni comunista ni fascista, aunque no tendría ningún problema en ser lo primero y sí lo segundo. El caso es que me afectan las críticas y las considero cuando tienen algo de fondo porque, como te he dicho, soy muy inseguro.

La Sexta —y no lo digo por corporativismo, sino por la cantidad de tiempo que llevo ahí— es como mi casa, una escuela en la que sigo aprendiendo de gente muy buena a la que tengo cerca. A ver, que es que me encuentro por los pasillos a Matías Prats y a Roberto Brasero, Antonio García Ferreras, Mamen Mendizábal, Hilario Pino… Soy mínimo al lado de todos ellos, tengo mucha suerte.

Foto: Yélamo, en 'La Sexta noche'. (Atresmedia).

P. Más mitómano que chavista, entonces. Sea sincero, ¿qué le pasó por el cuerpo cuando le propusieron presentar ‘La sexta noche’?

R. Buff, los dos primeros días fue como si me hubieran dicho que tenía que hacer una mudanza con el sofá a las espaldas, la cama de matrimonio y la catedral de Burgos con su órgano incluido. Me lo dijeron un viernes Antonio García Ferreras y César González (director de informativos) y reconozco que el fin de semana sentía un peso enorme. Pensaba: "¡Pero esta gente en vaya lío me han metido!". Me impresionó porque no lo esperaba, porque siempre tienes la ilusión de que te toque, pero es un puesto con mucha responsabilidad y creía que iban a confiar en alguien más contrastado y conocido, no en un canterano. Eso sí, cuando me levanté el lunes pensé: “A ver, esto lo voy a hacer yo muy bien”. El primer programa lo disfruté muchísimo.

P. Empezar un programa sin Eduardo Inda y Francisco Marhuenda en la tertulia qué es, ¿una temeridad, una declaración de intenciones o simplemente surgió así?

R. Ellos son personas que saben cómo va el negocio, son muy profesionales. A mí nadie me preguntó por qué en la bancada de la izquierda ideológica los analistas sí rotan y los de la derecha no, así que esto forma parte de la normalidad. Los dos son parte del programa y de la cadena. Fíjate que ayer fui a hacer una fotocopia aquí en el barrio y el dueño de la copistería, que es muy defensor de la causa LGTBI, muy fan de La Sexta e ideológicamente de izquierdas, me preguntó por qué no estaban. Me dijo, creo que de forma exagerada: “Me revuelven el estómago, pero los eché de menos, porque me hacen mucha gracia”. Que nadie piense que no van a estar, pero me gusta ver caras nuevas, creo que es muy sano.

P. Cuando salió de trabajar esa primera noche, ¿echó de menos alguna llamada, algún mensaje de alguien?

R. Primero escribí a mi mujer, luego llamé a mi padre.

P. Eso es, muy formal.

R. ¿A quién quieres que llame? Lo que me sorprendió es que mi padre y mi madre estuvieran despiertos, porque mi padre ya tiene una deformación biológica y está despierto todos los días a las cinco de la mañana y a las ocho de la tarde está sopa. Pero sí eché de menos un mensaje cariñoso de alguien. Luego, pensándolo bien, no me sorprendió, aunque pienso que me lo merecía.

placeholder El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)
El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)

P. ¿Me va a decir a quién se refiere?

R. No.

P. Hablemos de política.

R. Uff.

P. ¿Izquierda, derechas, de centro, a ratos?

R. Yo tengo un compromiso, que es ser honesto con la audiencia, y creo que debo tener mis reservas a la hora de opinar. Te lo digo porque ahora parece que, si no eres activista, eres mal periodista, o un blando. No te queda otra que tener una opinión de todo, y cuanto más rápido la tengas, mejor.

Aunque prefieran catalogarme como equidistante, estoy contento de proceder así, porque no me ha ido mal. No creo que a la gente le interese a quién voto ni qué opino yo de todo. Todas las opiniones son válidas, pero no todas importan. La mía, la primera que no importa.

Vox sigue sosteniendo Madrid, Murcia, Andalucía, y la respuesta la vamos a ver el año que viene en las autonómicas andaluzas

P. ¿Hay alguien a quien no entrevistaría?

R. Yo quiero entrevistar a todo el mundo. De hecho, cuanto más lejos esté alguien de mi forma de pensar, más interés tengo en escuchar lo que pueda plantear. ¿Eso significa que trague con un entrevistado que no defienda los derechos humanos? Obviamente no, y sobra explicar eso.

Cuando era pequeño, en la tele había un programa llamado ‘Cuerda de presos’. Y qué mayor ejemplo que lo que hacía Quintero entrevistando a asesinos, violadores… personas que han cometido delitos, algunos despreciables, pero creo que merecen ser escuchados y preguntados.

P. ¿A quién le gustaría tener hoy en el programa?

R. Al presidente del Gobierno, claro, aunque tengo mucho interés en entrevistar a Pablo Casado para preguntarle sobre una persona a la que me gustaría entrevistar también, Isabel Díaz Ayuso. Creo que en ese río revuelto que es ahora el PP hay mucho interés porque en la lucha de poder puede estar el próximo presidente o presidenta del Gobierno.

P. Ahora que Pablo Iglesias ejerce de multitertuliano, ¿teme que acabe quitándole el puesto como presentador del programa?

R. Yo no descarto nada, porque le encantan los medios de comunicación. Creo que es un magnífico orador y comunica bien, así que no me sorprende esta nueva faceta. Me parece inusual lo que ha hecho, decir que se va e irse de verdad. Ahora bien, del liderazgo de opinión no se ha marchado, porque sigue ahí marcando el camino al espectro ideológico que representa.

placeholder El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)
El presentador de 'La sexta noche', José Yélamo. (A. M. V.)

P. ¿Cree que la amistad entre Pablo Casado y Santiago Abascal se recompondrá si se trata de llegar a la Moncloa?

R. Yo creo que eso no se ha roto realmente. Vox sigue sosteniendo Madrid, Murcia, Andalucía, y la respuesta la vamos a ver el año que viene en las autonómicas andaluzas, que siempre reflejan muy bien lo que pueda venir.

P. Tampoco descarta que, si gana el PP las generales, quien presida el Gobierno sea una mujer…

R. Creo que es la gran esperanza (nunca mejor dicho) para algunos líderes del centro derecha liberal de este país. Pero que ese zarpazo vaya a darlo ella antes de las generales o que vaya a ser la candidata lo veo complicado, porque tendría que haber una revolución en el partido. Ella se está colocando muy bien para estar al quite.

P. ¿A usted Vox le da miedo?

R. No diría eso, pero sí que están normalizando una serie de barbaridades que hacen que gente que las tenía guardadas dentro durante 40 años no tenga miedo ahora a decirlas. Como son maestros en retorcer la realidad, sus mensajes calan en otra mucha gente que no se había hecho muchas preguntas nunca y de repente ve respuestas obvias y fáciles a sus problemas. Y eso sí que me da miedo. Por eso tienen tan buenos resultados y por eso nunca diría que todos los votantes de Vox son fascistas.

LaSexta Partido Popular (PP) RTVE Santiago Abascal
El redactor recomienda