Es noticia
Menú
Qué pasará en Europa si explota la central de Zaporiyia
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Rusia y Ucrania se culpan mutuamente

Qué pasará en Europa si explota la central de Zaporiyia

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de bombardear la central nuclear de Zaporiyia. Si algún impacto hace explotar el reactor las consecuencias podrían llegar a toda Europa

Foto: La central más grande de Europa sirve al ejercito ruso de protección ante ataques ucranianos. (Reuters)
La central más grande de Europa sirve al ejercito ruso de protección ante ataques ucranianos. (Reuters)

El pasado fin de semana la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la más grande de Europa y ahora bajo control del ejército ruso, fue objeto de bombardeos que provocaron varios incendios muy cerca de sus reactores. Rusia culpa a Ucrania y viceversa. Pero sea quien sea el responsable, el hecho es que estos ataques han avivado el miedo a que se produzca un desastre nuclear al nivel del de Chernóbil que acabe afectando a toda Europa.

Foto: Un avión MIG-31 con un Kinzhal en la panza, tecnología de la antigua Unión Soviética disfrazada de futurismo militar. (EFE)

La central nuclear de Zaporiyia fue construida durante la época soviética. Tiene seis reactores de agua presurizada que pueden producir hasta 6.000 MWe, lo que la convierte en la mayor central nuclear de Europa y la tercera del mundo. Zaporiyia está situada a orillas del río Dniéper, a unos 550 kilómetros al sureste de Kiev. Esta localización la convierte en un importante enclave estratégico para este conflicto. El ejército ruso la ocupa desde marzo pasado igual que ocurrió con Chernóbil en un principio—, pero el mantenimiento de los dos reactores que hay ahora mismo en funcionamiento corre a cuenta de ingenieros ucranianios.

En la central, según Ucrania, hay 500 soldados rusos y 50 piezas de maquinaria pesada, incluidos tanques. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha asegurado que la intención de los rusos es usarla como "escudo nuclear" contra los ataques del enemigo. "Por supuesto que los ucranianos no pueden devolver el fuego para que no se produzca un terrible accidente en la central nuclear", ha asegurado el mandatario norteamericano. Esta posición estratégica habría permitido al ejercito ruso llevar a cabo bombardeos como los que ha sufrido la ciudad de Nikopol, al otro lado del río, sin que la artillería ucraniana pueda evitarlo.

placeholder Un tanque ruso cubierto frente a la central nuclear de Zaporiyia. (Reuters)
Un tanque ruso cubierto frente a la central nuclear de Zaporiyia. (Reuters)

En el último mes los ataques a la central se han acercado peligrosamente a los reactores, sus sistemas de seguridad y a los residuos radiactivos. Estos bombardeos han llevado al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, a calificar de "suicida" cualquier ataque a Zaporiyia y al director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi, a exigir a ambas partes "ejercer la máxima moderación" para evitar un desastre nuclear. Mientras que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha hecho un llamamiento a occidente para que implemente nuevas sanciones a la industria nuclear rusa alertando de un desastre al nivel de Chernóbil. "El mundo no debe olvidar lo de Chernóbil y recordar que la [central nuclear] de Zaporiyia es la mayor de Europa", afirmó Zelenski. "La catástrofe de Chernóbil es una explosión en un reactor, la de Zaporiyia son seis unidades de potencia".

¿Puede Zaporiyia convertirse en un nuevo Chernóbil?

La explosión del reactor de Chernóbil ha sido el peor accidente nuclear de la historia junto con el de Fukushima. Decenas de personas murieron al poco de producirse la detonación y cientos de miles fueron desplazadas de sus hogares. La radiación afectó fundamentalmente a Ucrania, Bielorusia y Rusia, aunque la nube radioactiva también alcanzó a buena parte de Europa. Muchos países sufrieron restricciones alimentarias para evitar la contaminación y los científicos piensan que la zona no se desprenderá de la actividad radioactiva hasta dentro de 300.000 años.

La mayoría de los expertos no creen que una explosión de estas características pueda suceder en Zaporiyia. Leon Cizelj, presidente de la Sociedad Nuclear Europea, asegura que los reactores están protegidos por hasta 10 metros de hormigón y que sólo un bombardeo aéreo selectivo podría romper los muros de los reactores. Estas paredes están diseñadas para resistir un impacto de un avión civil y están cubiertas con acero y hormigón armado, además de contar con otros sistemas de protección contra incendios.

placeholder Cinco de los reactores de la planta nuclear de Zaporiyia. (Reuters)
Cinco de los reactores de la planta nuclear de Zaporiyia. (Reuters)

Sin embargo, los edificios que albergan los residuos radiactivos no cuentan con ese nivel de protección, por lo que un ataque que impacte en ellos podría provocar su escape. Cizelj piensa que un bombardeo contra estos edificios tendría un efecto limitado, ya que la radiación sólo puede alcanzar una distancia de entre 10 y 20 kilómetros.

El problema más grave puede estar en el mantenimiento de los sistemas de seguridad de la central. James Acton, codirector del programa de política nuclear de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, asegura en declaraciones para Político que las centrales nucleares están diseñadas con múltiples sistemas de seguridad independientes, que incluyen numerosas conexiones a la red y generadores diesel de reserva. Lo más vulnerable de Zaporiyia, según él, son los sistemas de refrigeración que hacen que el agua caliente del interior de la planta se pulverice en el aire exterior para reducir su temperatura. Por eso Acton no cree que un bombardeo en la central tenga las mismas consecuencias que tuvo el accidente de Chernóbil. "La analogía correcta aquí es Fukushima, no Chernóbil", dijo.

placeholder La planta de Zaporiyia es la más grande de Europa. (Reuters)
La planta de Zaporiyia es la más grande de Europa. (Reuters)

Rafael Mariano Grossi ha alertado de la crisis de supervisión de la seguridad que hay en Zaporiyia en estos momentos. El director del Organismo Internacional de Energía Atómica ve esta situación como una grave amenaza para la salud pública y el medio ambiente en Ucrania. Está "completamente fuera de control", aseguró, y añadió que puede tener un impacto más allá de las fronteras ucranianas. "Hay un catálogo de cosas que nunca deberían ocurrir en ninguna instalación nuclear". Aunque Grossi ha sugerido una misión para inspeccionar la planta, Energoatom, la empresa ucraniana encargada de su explotación, no está por la labor y en junio aseguró que cualquier visita internacional legitimaría la presencia de Rusia en el lugar.

Es difícil pensar que Rusia o Ucrania vayan a lanzar un ataque a gran escala contra la central de Zaporiyia. Una explosión de sus reactores tendría consecuencias más desastrosas que el accidente de Chernóbil y con toda seguridad afectaría gravemente a ambos países. Sería como pegarse un tiro en el pie y de paso pegarle otro a Bielorusia. El problema del ‘chantaje nuclear’ parece tener más que ver con motivos tácticos. Rusia, además de controlar un enclave estratégico que protege su artillería, también controla la energía que se produce en Zaporiyia y se podría estar preparando para conectar la planta a la red eléctrica de Crimea, como apuntó el pasado martes Energoatom. Y Ucrania podría estar usando la situación para alarmar a sus aliados occidentales y convencerles para endurecer las sanciones contra los rusos.

El pasado fin de semana la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la más grande de Europa y ahora bajo control del ejército ruso, fue objeto de bombardeos que provocaron varios incendios muy cerca de sus reactores. Rusia culpa a Ucrania y viceversa. Pero sea quien sea el responsable, el hecho es que estos ataques han avivado el miedo a que se produzca un desastre nuclear al nivel del de Chernóbil que acabe afectando a toda Europa.

Nuclear Ucrania
El redactor recomienda