Es noticia
Menú
Rusia derriba dos de sus aviones de combate por error
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Nueva chapuza del Ejército ruso

Rusia derriba dos de sus aviones de combate por error

Caer por fuego amigo le pasa a cualquiera. Pero cuando derribas dos de tus mejores aviones de combate en un par días es indicativo de algo más, sobre todo cuando los rusos tienen una larga lista de chapuzas detrás

Foto: Un Su-35 ruso como el que supuestamente ha derribado su propia fuerza antiaérea (Anna Zvereva / CC)
Un Su-35 ruso como el que supuestamente ha derribado su propia fuerza antiaérea (Anna Zvereva / CC)

La chapuza del anticuado Ejército ruso continúa mientras su brutal invasión ilegal avanza lentamente. A la miriada de camiones varados con ruedas de desguace chino, las incontables reliquias blindadas reventadas, las armas fantásticas fallidas y los drones armados con cinta aislante cazados como moscas por el Ejército ucraniano ahora hay que añadir la aparente incompetencia de sus defensas aéreas, que han derribado no uno sino dos de sus propios aviones de combate en sólo dos días.

Foto: El nuevo semiconductor nos puede traer aparatos electrónicos más eficientes. (TSMC)

No se sabe muy bien si el fallo es tecnológico, táctico, producto de la inexperiencia de un personal no cualificado o todas las anteriores, pero el hecho es que dos de los aviones más sofisticados de la fuerza aérea rusa han caído del cielo envueltos en una bola de fuego gracias a los misiles tierra-aire de las propias fuerzas de Vladimir Putin.

Qué es lo que ha pasado

El primer avión cayó el 17 de julio, cuando aparentemente un sistema de defensa aérea en la zona de Lugansk alcanzó un cazabombardero Sukhoi Su-34, un avión biplaza especializado en el bombardeo de precisión de objetivos en tierra. En esta guerra, sin embargo, estos aviones no usan armas de precisión sino bombas tontas que requieren el vuelo bajo para llegar a su objetivo, algo que ha permitido que las fuerzas ucranianas hayan derribado once de estas bestias, un número que ha sorprendido a los expertos militares y, sin duda, a los Ejércitos de otros países que han comprado maquinaria militar rusa.

placeholder El cazabombardero Su-34. (Vitaly V. Kuzmin / CC)
El cazabombardero Su-34. (Vitaly V. Kuzmin / CC)

Las fuerzas rusas alcanzaron su propio Su-34 por la noche, como informa el corresponsal de guerra ruso Yevgeny Poddubny en su canal de Telegram. La causa, dicen, podría haber sido un fallo del sistema “amigo o enemigo” o una descoordinación entre las fuerzas aéreas y terrestres rusas.

Según la Sociedad Holandesa de Aviación, la matrícula del avión RF-95890 indica que es una variante M, el cazabombardero más avanzado del Ejército ruso con mejores sistemas de aviónica, radar y comunicaciones que los modelos Su-34 normales.

placeholder El caza Su-35. (Rob Schleiffert / CC)
El caza Su-35. (Rob Schleiffert / CC)

Pero si lo del Su-34M fue malo, el derribo del Su-35 el 19 de julio es mucho peor. Para empezar, el Su-34M cuesta unos 36 millones de dólares mientras que el Su-35 tiene un precio de 85 millones. No en vano es el caza ruso más avanzado, por lo menos de los que están operativos en Ucrania en estos momentos. Como ya explicamos, al Su-57 ni está ni se le espera, quizás precisamente por este tipo de problemas técnicos letales y la posibilidad de una gigantesca humillación de la industria rusa y Vladimir Putin, que ya han sufrido incontables degradaciones en Ucrania a cuenta del deficiente estado de su tecnología militar.

David Hambling cuenta para Forbes que el Su-35 cayó sobre Nova Kakhova, muy por detrás del frente. Los ucranianos se han apresurado a asegurar que han sido ellos los que han derribado el avión, pero todo parece indicar que lo más probable es que sea un nuevo ejemplo del estado de las defensas antiaéreas rusas.

Bochorno para Putin y la industria rusa

El motivo del accidente puede ser una combinación de circunstancias, apunta Hambling. A la posibilidad del fallo del sistema ‘amigo o enemigo’ se le añade la posibilidad de una falta de entrenamiento y previsión de los operadores rusos. Mientras que hace unas semanas estas defensas atacaban con cuidado, dice, ahora parece que están disparando a todo lo que se mueve.

La causa de este cambio, apunta, es la desesperación de los altos mandos rusos ante el gran éxito de las baterías de misiles de largo alcance americanos HIMARS, que están destruyendo incontables depósitos de municiones, lubricantes, combustible y otros componentes. Su orden, parece, ha sido que las defensas sean más agresivas para intentar interceptar los HIMARS. Sin embargo, la inexperiencia de las tropas rusas y el deficiente estado de su tecnología parece haber resultado en la caída del Su-34M y el Su-35 mientras los misiles ucranianos siguen lloviendo sin problemas sobre blancos rusos.

placeholder Lanzadores de cohetes HIMARS. Foto: US Army.
Lanzadores de cohetes HIMARS. Foto: US Army.

Estos dos aviones engrosan la lista de 35 aviones derribados por los ucranianos, confirmados al 100% por el blog independiente Oryx, una publicación turca que lleva el control de las pérdidas de uno y otro país basándose en evidencia visual. De esos 35, once son cazabombarderos Su-34, una cifra inaudita que ha humillado a la legendaria compañía aeronáutica Sukhoi, que tenía la fama de ser una de las mejores del mundo. Hasta ahora.

Al final, la realidad sigue siendo la misma: el Ejército ruso sigue avanzando por fuerza bruta, lentamente, centímetro a centímetro, saturando las ciudades ucranianas con toneladas de bombas y carne de cañón (la inteligencia norteamericana estima ya 15.000 muertos y 45.000 heridos rusos). Y lo está haciendo así porque ha sido incapaz de establecer la superioridad aérea sobre Ucrania a pesar de, teóricamente, tener uno de los mejores ejércitos del aire del planeta.

La chapuza del anticuado Ejército ruso continúa mientras su brutal invasión ilegal avanza lentamente. A la miriada de camiones varados con ruedas de desguace chino, las incontables reliquias blindadas reventadas, las armas fantásticas fallidas y los drones armados con cinta aislante cazados como moscas por el Ejército ucraniano ahora hay que añadir la aparente incompetencia de sus defensas aéreas, que han derribado no uno sino dos de sus propios aviones de combate en sólo dos días.

Tecnología Ucrania Militar
El redactor recomienda