Es noticia
Menú
Los motivos por los que el colapso del Ejército ruso en Ucrania es inevitable
  1. Tecnología
  2. Novaceno
A pesar de sus avances

Los motivos por los que el colapso del Ejército ruso en Ucrania es inevitable

Rusia ha avanzado en Ucrania pero el coste humano y material está siendo tan grande que su Ejército está perdiendo capacidad operativa a un ritmo nunca visto que irá a peor

Foto: Base subterránea de drones iraníes. (IRNA)
Base subterránea de drones iraníes. (IRNA)

La brutal invasión ilegal rusa está perdiendo fuelle rápidamente en Ucrania a pesar de sus innegables avances al este del país. Mientras presume de armas futuristas reales o imaginarias, el Ejército de Vladimir Putin aplica la fuerza bruta de la artillería convencional pero se está quedando sin munición. La situación en el frente está tan mal, como se demuestra en este artículo, que sus soldados están llegando a extremos esperpénticos como intentar usar misiles antiaeréos contra unidades ucranianas de tierra.

Foto: El reactor Newman ha alcanzado una temperatura de 75 millones de grados Celsius. (TAE)

El último indicador de las extraordinarias pérdidas rusas está en un dato facilitado por la Casa Blanca ayer lunes: Irán ha vendido cientos de drones militares a los rusos. Según el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, Estados Unidos tiene "información" que apunta a que Irán va a entrenar a los soldados rusos en el uso de varios tipos de drones desarrollados en el país.

Drones iraníes

Sullivan afirmó que su “información indica que el gobierno iraní se está preparando para proporcionar a Rusia hasta varios cientos de vehículos aéreos no tripulados, incluidos vehículos aéreos no tripulados con capacidad para armas en un plazo acelerado”. Según los analistas norteamericanos e israelíes, Irán es supuestamente uno de los países con drones más avanzados.

placeholder Dron iraní armado. (IRNA)
Dron iraní armado. (IRNA)

Como apunta la agencia Associated Press, el analista militar del Centro de Análisis Naval Samuel Bendett dice que Irán ha estado refinando sus drones durante los últimos 20 años, son pioneros en munición merodeadora — drones ‘kamikaze’ como los Switchblade que EEUU ha enviado a Ucrania — y tiene "un historial probado de volar drones durante cientos de millas y alcanzar sus objetivos” en Arabía Saudí, incluyendo máquinas capaces de burlar defensas norteamericana en territorio saudita.

La compra de drones iraníes viene motivada principalmente por el éxito de las fuerzas ucranianas en su defensa contra los drones de fabricación rusa, que han estado cayendo como moscas por su pésima calidad y el ingenio ucraniano. Rusia se ha visto obligada a comprar los drones a Irán porque las sanciones occidentales les impiden obtener los componentes para construir los suyos en grandes cantidades.

Misiles tontos contra HiMARS

Según el Ministerio de Defensa del Reino Unido, Rusia hace tiempo que se quedó sin misiles de crucero de precisión. En junio, su inteligencia militar apuntó que tenía pruebas de que Putin ya no tenía esa capacidad a su disposición y que estaba usando misiles que no estaban diseñados para atacar blancos en tierra. “Desde abril, es probable que los bombarderos medianos rusos hayan lanzado docenas de misiles antibuque pesados lanzados desde el aire Kh-22 de la década de 1960 contra objetivos terrestres”, dicen los británicos.

“Estos misiles de 5,5 toneladas fueron diseñados principalmente para destruir los portaaviones utilizando una ojiva nuclear. Cuando se emplean en un papel de ataque terrestre con una ojiva convencional, son muy inexactos y, por lo tanto, pueden causar daños colaterales significativos y bajas civiles. Es probable que Rusia recurra a sistemas de armas tan ineficientes porque se está quedando sin misiles modernos más precisos, mientras que las defensas aéreas ucranianas todavía disuaden a sus aviones tácticos de realizar ataques en gran parte del país".

Mientras, los ucranianos están comenzando a utilizar sus nuevos misiles de largo alcance HIMARS con gran éxito. Como muestran los vídeos sobre estas líneas, el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad M142 facilitado por los EEUU está arrasando con múltiples depósitos de munición en territorio ocupado por los rusos, agravando aún más sus problemas logísticos.

placeholder Espectacular explosión de un depósito de munición rusa en Kherson.
Espectacular explosión de un depósito de munición rusa en Kherson.

Los rusos argumentan que los ataques volaron “almacenes de ayuda humanitaria”, una burda propaganda desmentida por los enormes tamaños de las explosiones mostradas en los vídeos y fotografías. Aunque los HIMARS explotan, estas gigantescas detonaciones son producto de toneladas de munición almacenada.

Armas deficientes

No sólo los rusos se están quedando sin munición y armas sino que las que tienen siguen sufriendo serios problemas. A los fallos en sus sistemas de misiles — con tasas de error de hasta el 60% — hay que añadir las deficiencias de su sistema de geolocalización GLONASS, el equivalente soviético del GPS norteamericano.

placeholder Un caza ruso con un receptor GPS de consumo generalmente utilizado en barcos de pesca pequeños.
Un caza ruso con un receptor GPS de consumo generalmente utilizado en barcos de pesca pequeños.

Hay múltiples informes de pilotos rusos que están usando receptores GPS de marcas de consumo occidentales como Garmin. Como apunta Eurasian Times y otros medios, incluso hay fotografías publicadas por páginas rusas que los muestran atados a las cabinas de aviones militares como los Sukhoi Su-24 y Su-34. Los pilotos utilizan estos GPS para corregir los sistemas de navegación inercial presentes en estos aviones. La dependencia del GPS americano es tal que Ucrania ha sugerido a EEUU coordinar la desconexión del sistema en la zona pare realizar operaciones contra fuerzas enemigas.

Admisión rusa

Finalmente, el pasado 1 de julio la propia Rusia admitió que estaba teniendo problemas con su armamento cuando el Kremlin solicitó al parlamento del país que aprobaran una ley de “medidas económicas especiales” para operaciones militares fuera del país, argumentando que hay "una mayor necesidad a corto plazo de reparación de armas y equipo militar". Unas pérdidas notables y sobradamente documentadas, con miles de tanques — algo que ha forzado a los rusos a resucitar blindados obsoletos — helicópteros, drones y vehículos terrestres destruidos o inutilizados (según Oryx, una publicación turca independiente que lleva la cuenta de pérdidas de unidades de uno y otro bando demostradas gráficamente).

placeholder Tanque ruso antes de caer presa de un dron kamikaze Switchblade.
Tanque ruso antes de caer presa de un dron kamikaze Switchblade.

El increíble coste material de la invasión se añade al dramático coste humano, que según la inteligencia norteamericana habría pasado de los 16.000 muertos y decenas de miles de heridos el pasado 15 de junio. Unas pérdidas que han forzado a Putin a ordenar el alistamiento de jóvenes sin experiencia de combate y jubilados dentro de un ejército de por sí deficiente.

Pero a pesar de todo esto, Putin sigue decidido a avanzar en sus planes sin que le importe esta pérdida innecesaria de reclutas rusos o civiles ucranianos. Las buenas noticias, a pesar de los drones iraníes y como ya apuntan algunos expertos militares, es que Rusia parece abocada a un lento e inexorable colapso de sus sistemas militares, un extremo que podría terminar en su derrota final si occidente continúa apoyando a Ucrania como hasta ahora.

La brutal invasión ilegal rusa está perdiendo fuelle rápidamente en Ucrania a pesar de sus innegables avances al este del país. Mientras presume de armas futuristas reales o imaginarias, el Ejército de Vladimir Putin aplica la fuerza bruta de la artillería convencional pero se está quedando sin munición. La situación en el frente está tan mal, como se demuestra en este artículo, que sus soldados están llegando a extremos esperpénticos como intentar usar misiles antiaeréos contra unidades ucranianas de tierra.

Irán Ucrania Vladimir Putin Aeronáutica Militar Tecnología
El redactor recomienda