Es noticia
Menú
El submarino ruso capaz de provocar tsunamis radiactivos entra en servicio
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Con torpedos nucleares estratégicos

El submarino ruso capaz de provocar tsunamis radiactivos entra en servicio

Rusia ha activado su submarino nuclear del 'día del juicio final', una máquina diseñada para lanzar torpedos atómicos capaces de crear tsunamis radioactivos y cortar cables oceánicos

Foto: El Belgorod, una variante de la clase Oscar II de la imagen, es capaz de lanzar torpedos atómicos Poseidón, una de las armas del 'juicio final' encargadas por Vladimir Putin. (Marina rusa)
El Belgorod, una variante de la clase Oscar II de la imagen, es capaz de lanzar torpedos atómicos Poseidón, una de las armas del 'juicio final' encargadas por Vladimir Putin. (Marina rusa)

El nuevo submarino ruso Belgorod ya está operativo, una máquina militar diseñada específicamente para lanzar el torpedo nuclear Poseidón, una de las más temidas armas del arsenal del ‘día del juicio final’ de Vladimir Putin. Este torpedo es capaz de viajar a 130 kilómetros por hora bajo el agua para estallar con una potencia de 100 megatones, creando un ‘tsunami radiactivo’ capaz de destruir ciudades completas como Los Ángeles o Nueva York de un plumazo.

Foto: Avi Loeb propone encontrar nuevas civilizaciones a través de sus restos. (EFE)

Según el Instituto Naval de los Estados Unidos (USNI en sus siglas en inglés), el Proyecto 09852 Belgorod fue oficialmente entregado a la flota del norte de la Marina rusa la semana pasada en sus cuarteles generales en Severodvinsk, en el delta del río Dvina, que desemboca en el Mar Blanco, un golfo del Mar de Barents, en el Océano Ártico. En la ceremonia de entrega, la Marina rusa resaltó que es un 'submarino de rescate', olvidándose de su función de ataque nuclear estratégico.

Un submarino furtivo diseñado para el ‘apocalipsis’

El Belgorod es un navío nuclear envuelto en misterio, probablemente basado en los submarinos de la clase Oscar II diseñados para lanzar misiles crucero. Los rusos parecen haber modificado su casco para llevar seis torpedos Poseidón, cada uno con cabezas de 100 megatones, en misiones de hasta cuatro meses de duración.

Según el experto naval H I Sutton, sabemos poco de la capacidad técnica del Belgorod. Tiene una eslora de aproximadamente 178 metros y una estructura especial en la panza para llevar un submarino Losharik, un navío de unos 20 metros creado para trabajar a gran profundidad en labores de espionaje y sabotaje de cables de comunicación y gasoductos oceánicos. El Belgorod, afirma Sutton, puede equiparse con otros sumergibles tripulados más pequeños y también hace de nave nodriza de drones capaces de realizar labores destructivas y de espionaje.

El Belgorod y sus capacidades. (H I Sutton)

Sutton asegura que, aunque carecen del suficiente material gráfico para tener una certeza total, es más que probable que los torpedos nucleares Poseidón estén en la proa del Belgorod, cargados en un mecanismo de lanzamiento rotatorio. El submarino, supuestamente, también tiene capacidad de desplazamiento furtivo, aunque todavía no ha sido confirmado, por lo menos públicamente.

El terror del Poseidón

Tanto el Belgorod como el Poseidón, afirma USNI, obedecen a la doctrina de que Rusia no puede aceptar que EEUU tenga la superioridad estratégica gracias a sus sistemas de intercepción de misiles tierra-aire. El Poseidón, asegura Rusia, hace inútiles esos sistemas porque no puede ser interceptado y puede eliminar costas enteras con una gigantesca ola de agua radioactiva.

Es una excusa que no se sostiene porque EEUU no tiene suficientes sistemas de defensa aérea para eliminar ni siquiera una pequeña fracción de los misiles balísticos intercontinentales rusos pero, obviamente, esto no ha impedido que Putin ponga en marcha un arma que no cumple con los tratados de desarme firmados entre EEUU y la Federación Rusa.

placeholder Varios estados del Poseidón comparados a un humano y un sumergible (HI Sutton)
Varios estados del Poseidón comparados a un humano y un sumergible (HI Sutton)

La premisa del Poseidón — técnicamente llamado 2M39 Status-6 — es tan sencilla como aterradora: este torpedo subacuático es capaz de burlar cualquier defensa oceánica —como las redes de micrófonos y navíos que Estados Unidos tiene en su costa para detectar submarinos de ataque— para llegar a cualquier ciudad costera, detonar una cabeza nuclear de hasta 100 megatones de potencia y sepultar todo Nueva York, Long Island y la costa de Nueva Jersey bajo un tsunami radiactivo.

Así lo describe la propaganda rusa, como se puede ver en el vídeo sobre estas líneas, pero también lo afirman los especialistas en armamento occidentales. "Puede inundar las costas de EEUU con tsunamis radioactivos", dijo a finales de 2020 pasado Christopher A. Ford, exsecretario de Estado ejecutivo en el Centro de Seguridad Internacional y de No-Proliferación del Departamento de Estado de EEUU.

Serio peligro

La puesta en marcha operativa del submarino y los nuevos torpedos en 2022 cumple con las expectativas, confirmando las imágenes por satélite que apuntaban a la creación de una nueva base expresamente creada para el Belgorod y posiblemente otros futuros submarinos en su categoría. La inteligencia naval noruega y estadounidense afirmaron en su día que el peligro de estas máquinas es real.

placeholder La popa del Belgorod en su ceremonia de botadura. (Ministerio de Defensa de Rusia)
La popa del Belgorod en su ceremonia de botadura. (Ministerio de Defensa de Rusia)

En declaraciones a CNN, el vicealmirante Nils Andreas Stensønes —jefe de los servicios de inteligencia noruegos— afirmó el año pasado que Poseidón es “parte de un nuevo tipo de armamento nuclear. Está en su fase de prueba. Pero es un sistema estratégico y está apuntando a objetivos… Tiene una influencia que va mucho más allá de la región en la que lo han probado hasta ahora”. Parece que la semana pasada han pasado de las pruebas a la acción real. Si la información de la USNI es correcta, Rusia tiene una nueva capacidad estratégica lista para el despliegue.

Lo fácil sería descartar esa capacidad como una fanfarronada más de Putin o una chapuza de su industria armamentística, al estilo de sus armas convencionales u otras ‘wunderwaffe’ fracasadas. Desgraciadamente, el Pentágono y sus aliados parecen considerar el Belgorod y el Poseidón aún más peligrosos que el resto de fuerzas navales y nucleares rusas.

El nuevo submarino ruso Belgorod ya está operativo, una máquina militar diseñada específicamente para lanzar el torpedo nuclear Poseidón, una de las más temidas armas del arsenal del ‘día del juicio final’ de Vladimir Putin. Este torpedo es capaz de viajar a 130 kilómetros por hora bajo el agua para estallar con una potencia de 100 megatones, creando un ‘tsunami radiactivo’ capaz de destruir ciudades completas como Los Ángeles o Nueva York de un plumazo.

Militar Tecnología
El redactor recomienda