Es noticia
Menú
El caza ruso del futuro es otro de los grandes fiascos de Putin
  1. Tecnología
  2. Novaceno
¿Tecnología avanzada o timo?

El caza ruso del futuro es otro de los grandes fiascos de Putin

Se suponía que el SU-75 Jaque Mate sería el caza del futuro de Rusia, con capacidades que superarían al F-35 americano, pero lleva camino de ser un desastre mayor que el Su-57 Felón

Foto: Prototipo no funcional a escala 1:1 del Su-75 Checkmate en su presentación en Moscú
Prototipo no funcional a escala 1:1 del Su-75 Checkmate en su presentación en Moscú

Vladimir Putin no sólo ha fracasado con su Su-57 Felón, el caza de combate de quinta generación que ha resultado una chapuza estrangulada por las sanciones, sino que además lleva el mismo o peor camino con el nuevo Su-75 Checkmate, su ‘caza de combate del futuro’, otra arma prodigiosa del zar ruso que ni siquiera podría materializarse.

Foto: El concepto de nave espacial con motor 'warp drive' que se necesitaría para llegar a una Alfa Centauri en pocos meses (LSI)

Presentado en la feria Dubai Air Show a finales del año pasado, se suponía que este fantástico avión era el rival que acabaría con el dominio del caza de quinta generación norteamericano F-35 Lightning II tanto en el aire como en el mercado armamentístico. Ahora, y especialmente después de la invasión ilegal de Ucrania, todo indica a que no será así. Ni de lejos.

El avión del futuro…

Según los rusos, el Su-75 Checkmate — jaque mate en inglés — es más barato y tecnológicamente avanzado que el F-35. La lista de características técnicas de este jet monomotor es imbatible sobre el papel: velocidad Mach 1,8 con alcance de 2.800 kilómetros y radio de combate de 1.400 kilómetros llevando siete toneladas de armamento a bordo. En un avión que, supuestamente, sólo pesa 18 toneladas en comparación con las 30 del F-35. Los rusos presumen de que su sistema de radar de matriz activo es capaz de seguir 30 objetivos en tiempo real de forma contínua, un sistema de guerra electrónica de última generación e integración con otros sistemas de batalla, supuestamente al estilo de los F-35.

placeholder Lo único que hemos visto hasta ahora del Su-75 son dos prototipos no operativos
Lo único que hemos visto hasta ahora del Su-75 son dos prototipos no operativos

La lista se hace cada vez más fantástica. Según Sergey Chemezov — director general de Rostec, la empresa en la que se integra Sukhoi — el Su-75 llevará un grupo de drones integrados que podrán enfrentarse a seis enemigos simultáneamente. Además, una futura versión será no tripulada y se podrá coordinar con una tripulada gracias a, como no, la inteligencia artificial. Afirman también que habrá una versión de dos asientos, una de despegue y aterrizaje en corto (STOL) y otra capaz de operar desde portaaviones.

placeholder El Sukhoi Su-57 en vuelo (Anna Zvereva/CC)
El Sukhoi Su-57 en vuelo (Anna Zvereva/CC)

Y todo ello por un precio de risa: entre 25 y 30 millones de dólares por unidad, una auténtica ganga comparada con los más de 80 millones de dólares que cuesta un F-35 en estos momentos (y que Lockheed Martin sólo ha podido conseguir gracias a la economía de escala). A pesar de que no se ha fabricado ni un Su-75 — sólo dos maquetas a escala real no funcionales — Rusia dice que tendrá un prototipo capaz de volar en 2023 y que comenzarán la producción industrial en 2026 o 2027 a más tardar.

…que es imposible

Obviamente, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, es extremadamente probable que no sea verdad. Sobre todo en el caso de Rusia. Vladimir Putin y su industria armamentística han fallado una y otra vez con estas armas fantásticas de las que presumen. Y las convencionales también. Sus misiles crucero han fallado en Ucrania a un ritmo de hasta un 70%, según los expertos militares. Los ucranianos han podido también destruir o inutilizar tanques de última generación con misiles Javelin. A sus fabulosos blindados T-4 Armata no se les ha visto el pelo porque no tienen más que prototipos. Sus robots de combate inteligentes Uran-9 — que Rusia intentó probar en Siria en 2018 — ni son inteligentes ni funcionan. Algunos de sus drones están literalmente montados con cinta aislante. Y el Su-57 Felón, como vimos hace unos días, es también una chapuza producto de la corrupción suprema, la tecnología fallida, la fabricación de baja calidad y la falta de componentes que definen la industria armamentística rusa. Así ha quedado demostrado en la guerra en Ucrania a pesar de los avances del ejército ruso, vergonzosamente conseguidos con carne de cañón y artillería como si estuvieran en 1945, esta vez en el papel de los Nazis.

placeholder Prototipos de T-4 Armata, el supuesto tanque del futuro ruso que tampoco está operativo
Prototipos de T-4 Armata, el supuesto tanque del futuro ruso que tampoco está operativo

Del Su-75 se pueden decir muchas cosas y todas malas, desde que los rusos no tienen ningún sistema táctico coordinado con todas las fuerzas americanas y aliadas a que no tienen ni motores ni electrónica para producir un prototipo, y mucho menos inteligencia artificial mágica que no tiene nadie en el planeta o drones salidos de un episodio de Robotech. Como apunta el blog militar 1945, hasta Chemezov admite que han tomado “prestados el equipo y el motor de a bordo del Su-57 de quinta generación, pero los reconfiguramos". Un motor que sabemos que está anticuado en el Felón porque no fueron capaces de producir su nueva generación por varios fallos y, de nuevo, la falta de piezas producto de las sanciones. La misma falta de piezas que hacen imposible producir el Su-75 en serie.

Sólo un dato, después de que el proyecto del Su-57 comenzase a principios de la década de los 2000 y un primer vuelo en 2010, en estos momentos Rusia sólo tiene diez unidades de Felón. Se supone que recibirán 22 unidades en 2024 y 76 en 2028, algo que los expertos califican como una “predicción extremadamente optimista" basándonos en el actual ritmo del proyecto. Mientras, los expertos militares estiman que China puede tener ya unos 150 aviones J-20 operativos a pesar de sus problemas de producción. Los americanos tienen activos 187 F-22 y 450 F-35, con un objetivo de 2500 en 2040. Como hemos visto, del Su-75 hay exactamente cero unidades operativas. La idea de que alguna vez lo veamos en servicio es una quimera.

placeholder Otro render del Su-75 Checkmate (Tass)
Otro render del Su-75 Checkmate (Tass)

Aún más porque, aunque pudieran fabricar un prototipo que vuele, los propios rusos admiten que necesitan el apoyo de un inversor extranjero para pagar esta fiesta. Se rumorea que Emiratos Árabes Unidos podría estar interesada en pagar el desarrollo y la producción para no depender de los F-35 americanos o el Rafale francés, pero por ahora todo esto son rumores. Después de la guerra de Ucrania — y la bochornosa demostración del fallido poderío militar ruso — esto parece del todo imposible.

Al final, este fantástico avión futurista que iba a dar el ‘jaque mate’ a los F-35 va a terminar perdiendo al parchís con otros aviones de papel. Porque eso es exactamente lo que es el Su-76: un avión que sólo existe sobre el papel y los sueños húmedos de Pedro El Grande 2.0.

Vladimir Putin no sólo ha fracasado con su Su-57 Felón, el caza de combate de quinta generación que ha resultado una chapuza estrangulada por las sanciones, sino que además lleva el mismo o peor camino con el nuevo Su-75 Checkmate, su ‘caza de combate del futuro’, otra arma prodigiosa del zar ruso que ni siquiera podría materializarse.

Tecnología Militar Aeronáutica Vladimir Putin
El redactor recomienda