Es noticia
Menú
El plan para enviar electricidad desde el espacio en 2035
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Según sus constructores

El plan para enviar electricidad desde el espacio en 2035

El país británico cuenta con la ayuda de grandes empresas para desarrollar una planta solar espacial en los próximos 12 años que sea capaz de generar gigavatios de potencia

Foto: Estas plantas solares en el espacio pueden capturar más energía del Sol que las de la Tierra. (ESA)
Estas plantas solares en el espacio pueden capturar más energía del Sol que las de la Tierra. (ESA)

La ‘UK Space Energy Initiative’ es un programa en el que participan más de 50 organizaciones entre las que están Airbus o la Universidad de Cambridge. El objetivo es encontrar propuestas para desarrollar una planta solar en el espacio en los próximos 12 años que sea capaz de envíar gigavatios de potencia a la Tierra.

Foto: Ilustración de un enjambre masivo de drones de combate

La idea de recoger la energía del Sol desde el espacio para mandarla a la Tierra fue recogida por primera vez en ‘Reason’, un relato corto que Isaac Asimov escribió en los años cuarenta y que lleva rondando las cabezas de los científicos desde entonces. La luz del Sol es más brillante fuera de la atmósfera, se aprovecha durante todo el día sin importar las condiciones meteorológicas y se puede envíar su energía hasta unos receptores en la Tierra por medio de microondas. Pero no se ha considerado económica y tecnológicamente viable hasta ahora.

El presidente de la ‘UK Space Energy Initiative’, Martin Soltau, aseguró recientemente en una intervención en la conferencia "Toward a Space Enabled Net-Zero Earth", celebrada en Londres, que toda la tecnología necesaria para desarrollar una central solar en el espacio ya existe. Su afirmación viene avalada por un informe realizado por la consultora Frazer-Nash que fue encargado por el gobierno británico el año pasado. "El estudio concluyó que esto es técnicamente viable y no requiere de ningún avance revolucionario de las leyes de la física, nuevos materiales o tecnología de componentes", dijo Soltau.

placeholder Concepto de la central solar espacial de  China. (Mark Hopkins)
Concepto de la central solar espacial de China. (Mark Hopkins)

Cómo funciona

La idea de la iniciativa británica es usar un sistema modular basado en CASSIOPeIA (antenas de apertura constante, de estado sólido, integradas y orbitales, en sus siglas en inglés). La estructura sería enorme. El propio demostrador mediría varios kilómetros y harían falta, como apunta Soltau, unos 300 lanzamientos del Starship de SpaceX para completarlo.

Este satélite orbitaría a 36.000 kilómetros por encima de nuestro planeta para tener una visión simultánea de la Tierra y el Sol. Y, como es modular, se podría ampliar dependiendo de la energía que se quiera cosechar. "Las principales funciones del satélite consisten en recoger la energía solar mediante grandes y ligeros espejos y concentrar la óptica en células fotovoltaicas, al igual que hacemos en la Tierra", explica Soltau. "Producen electricidad en corriente continua, que luego se convierte en microondas mediante amplificadores de potencia de radiofrecuencia de estado sólido y se transmite en un haz de microondas coherente hacia la Tierra".

placeholder La placa solar de 30x30 centímetros. (US NAVY)
La placa solar de 30x30 centímetros. (US NAVY)

Aunque Soltau no ha revelado más información técnica sobre el satélite o el tipo de paneles solares que plantean usar. Sí que ha dicho es que para recoger la energía aquí hará falta una enorme rectena, una antena rectificadora que tiene la propiedad de convertir las microondas en corriente continua. "La rectena es como una gran red abierta con pequeñas antenas dipolo y tendría que tener un tamaño de siete por trece kilómetros", explicó Soltau. "Eso es muy grande, pero en el contexto del Reino Unido, sólo ocuparía un 40% de la superficie de un parque solar equivalente".

Soltau asegura además que este sistema produciría trece veces más energía que cualquier central solar en el Reino Unido de tamaño similar. El plan británico es tener el demostrador ensamblado en órbita para 2035 y poder enviar los primeros gigavatios de potencia a la Tierra en cuanto esté operativo.

China y EEUU también están en ello

El pasado agosto, China anunció que está preparando una central eléctrica espacial que quiere tener en órbita para 2030. El sistema chino, como ya contamos aquí, utiliza paneles fotovoltaicos para capturar la energía solar y la dispara mediante rayos láser a una estación en tierra de forma constante. La estación transforma los rayos láser en electricidad que es distribuida a la red eléctrica. Aunque su potencia es mucho menor que la que plantean los ingleses, solo un megavatio.

EEUU, concrétamente el Pentágono, también está estudiando un sistema similar. El año pasado anunció el éxito de las pruebas de sus PRAM (módulo de antena de radiofrecuencia fotovoltaica), unos paneles solares diseñados especialmente para aprovechar la luz solar en el espacio con la mayor eficiencia posible.

Foto: Paneles solares en la ISS (NASA)

Problemas con esta tecnología

Soltau plantea esta tecnología como una solución al reto de encontrar fuentes de energía sostenibles que no sufran problemas de intermitencia como la eólica o la solar aquí en la Tierra. Pero también tiene sus puntos débiles. Mucha gente está preocupada por las consecuencias para la salud de un flujo de radiación de ese tamaño. Soltau, sin embargo, asegura que no hay que preocuparse. "Es más probable que recibas más radiación del teléfono que llevas en el bolsillo que si estuvieras de pie bajo uno de los haces", aseguró.

También tener estructuras tan grandes orbitando nuestro planeta puede plantear un problema cuando ya no tengan uso y haya que buscar una manera de traerlas a tierra para reciclarlas. Otro punto negativo es la saturación de nuestro entorno espacial. Con la cantidad de satélites que hay ya orbitando nuestro planeta y los que están por llegar —solo los Starlink podrían llegar a 42.000— los científicos han asegurado están teniendo problemas para llevar a cabo sus observaciones astronómicas. Esas observaciones incluyen la detección de asteroides potencialmente peligrosos que si dirigan hacia nosotros. Si las distintas naciones deciden instalar sistemas de gran tamaño como el británico, nuestro poder de reacción disminuiría todavía más.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

La ‘UK Space Energy Initiative’ es un programa en el que participan más de 50 organizaciones entre las que están Airbus o la Universidad de Cambridge. El objetivo es encontrar propuestas para desarrollar una planta solar en el espacio en los próximos 12 años que sea capaz de envíar gigavatios de potencia a la Tierra.

Espacio Energía fotovoltaica Investigación