El Pentágono planea centrales eléctricas en órbita terrestre
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Una manera nueva de crear energía

El Pentágono planea centrales eléctricas en órbita terrestre

Investigadores financiados por el Pentágono han desarrollado una tecnología capaz de revolucionar la manera en que la energía se produce y se distribuye por el planeta

placeholder Foto: Probando las placas solares en el laboratorio. (US NAVY)
Probando las placas solares en el laboratorio. (US NAVY)

Científicos del Pentágono acaban de probar con éxito unos paneles solares capaces de mandar energía desde el espacio a cualquier punto del planeta en solo segundos. Estos paneles solares espaciales pueden llegar a generar tanta potencia como una planta eléctrica convencional y serían una gran solución para proveer de energía zonas afectadas por todo tipo de emergencias.

Los PRAM, Photovoltaic Radiofrequency Antenna Module, son unos paneles solares que tienen la capacidad de aprovechar la luz espacial —mucho más potente que la que recibimos aquí en la Tierra porque no ha pasado por la atmósfera y todavía conserva las ondas azules. Los PRAM están cubiertos de una capa de silicio y perovskita y pueden llegar a ser un 40% más potentes que los convencionales. Esta tecnología ha sido desarrollada por los investigadores Chris Depuma y Paul Jaffe con financiación del Pentágono, el Operational Energy Capability Improvement Fund y el US Naval Research Laboratory.

Foto: tecnologia-novaceno-futuro-humanidad

Según informa la CNN, los investigadores ha montado uno de estos PRAM en un Air Force X-37B, un dron que es capaz de salir y entrar en la atmósfera sin problemas. Paul Jaffe, afirma que este panel, de unos 30 centímetros de ancho por 30 de largo, es capaz de generar y transmitir 10 vatios de potencia. Potencia de sobra como para cargar el móvil con el que muchos de vosotros estaréis leyendo este artículo.

Jaffe comentó a CNN que esto es solo el principio, la idea es combinar decenas de estos paneles y convertir la luz solar en microondas que viajen en el espacio. Esto revolucionaría la manera en la que se genera y se distribuye la energía por todos los rincones del planeta. Según el investigador “algunas previsiones sobre la energía solar espacial igualan o superan la potencia generada por las mayores plantas eléctricas” lo suficiente para dar servicio a una ciudad entera.

placeholder La placa solar de 30x30 centímetros. (US NAVY)
La placa solar de 30x30 centímetros. (US NAVY)

La gran ventaja de esta tecnología, según Jaffe, es su capacidad de transmisión a todo el globo: “Puedes enviar energía a Chicago y una fracción de segundo después, si lo necesitas, enviarla a Londres o Brasilia”.

Pero, para llegar a ese punto, esta tecnología todavía tiene que superar algunos obstáculos. El primero es la viabilidad económica. Construir aparatos para el espacio sigue siendo caro a pesar de que los costes están bajando en los últimos 10 años. Además, el sistema para enviar la energía a la Tierra todavía está en fase de prueba. La tecnología enviará una señal desde una antena en el lugar de destino en la Tierra a los PRAM y así este sabrá dónde enviar las microondas sin peligro de que lleguen a un objetivo equivocado.

placeholder Chris Depuma (i), uno de los investigadores, mostrando el panel. (US NAVY)
Chris Depuma (i), uno de los investigadores, mostrando el panel. (US NAVY)

En cuanto a las posibilidades de que esta tecnología pueda caer en malas manos y ser utilizada por algún tipo de Doctor Maligno para crear un láser espacial gigante con el que destruir la Tierra, Jaffe es categórico: “Sería extremadamente difícil por no decir imposible”. El tamaño de la antena necesario para crear un rayo que pudiera convertirse en un arma de esas características sería tan enorme que no podría pasar desapercibida en los meses e incluso años que llevaría construirla.

Este descubrimiento podría ser clave para poder restablecer al instante el suministro eléctrico en zonas donde se ha interrumpido debido a accidentes o desastres naturales. Esto hubiera solucionado, por ejemplo, el desastre energético que sufren en la actualidad en Texas donde una ola de frío dejó a casi medio millón de personas sin corriente eléctrica ni calefacción provocando decenas de muertes.

Pentágono Tecnología Solares
El redactor recomienda