Es noticia
Menú
El permanente anochecer al que se enfrentarán los nuevos astronautas lunares
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Condiciones extremas de iluminación

El permanente anochecer al que se enfrentarán los nuevos astronautas lunares

Los astronautas sufrirán condiciones de luz extremadamente difíciles para trabajar, mucho más que con en el programa Apolo, con el sol apenas unos grados por encima del horizonte

Foto: Astronautas entrenando en las mismas condiciones de luz que se encontrarán en nuestro satélite (NASA)
Astronautas entrenando en las mismas condiciones de luz que se encontrarán en nuestro satélite (NASA)

A pesar de los multiples retrasos en su misión lunar Artemisa, la NASA sigue trabajando incansable en el entrenamiento de los primeros astronautas que volverán a pisar el regolito de nuestro satélite si no les ganan la carrera los chinos. Para hacerlo lo más cercano posible a realidad, han desarrollado un nuevo entorno que simula el gran problemas del programa Artemisa, que las hará mucho más duras que las misiones Apolo: al alunizar en el Polo Sur lunar, los astronautas se enfrentarán a un permanente anochecer.

Foto: Ilustración de una nave de ciencia ficción con vela solar de Bert Willemsen (immeasurably.art)

Las condiciones se pueden ver en la fotografía que encabeza este artículo, recientemente publicada por la agencia espacial. “Mientras la NASA se prepara para enviar astronautas al Polo Sur de la Luna con Artemisa, los buzos del Laboratorio de Flotabilidad Neutra (NBL) en Houston están preparando el escenario para el futuro entrenamiento lunar simulando las condiciones de iluminación”, dice la descripción.

Un entorno completamente nuevo

Los astronautas de las misiones Apolo no contaban con este tipo de instalación, en el que los astronautas entrenan bajo el agua con una serie de peso para lograr condiciones de gravedad parecidas a las de la luna. Sus entrenamientos tenían lugar dentro de un gran hangar o en exteriores, generalmente en el desierto, como muestran las fotos bajo estas líneas.

placeholder Los astronautas Edgar Mitchell y Alan Shepard entrenando en un descampado del Kennedy Space Center (NASA)
Los astronautas Edgar Mitchell y Alan Shepard entrenando en un descampado del Kennedy Space Center (NASA)

Pero, como afirma la NASA en su descripción, el lugar donde alunizarán en las misiones Artemisa es diferente a la de las localizaciones que visitaron con el programa Apolo. En el Polo Sur de la Luna, afirman, el Sol permanece unos pocos grados por encima del horizonte. En vez de tener la luz cegadora del sol, esto “resultará en sombras extremadamente largas y oscuras”. Todo lo contrario del entrenamiento bajo estas líneas, con el sol en lo alto del firmamento.

placeholder Buzz Aldrin (izquierda) y Neil Armstrong entrenando para su misión en un decorado lunar con gravedad terrestre (NASA)
Buzz Aldrin (izquierda) y Neil Armstrong entrenando para su misión en un decorado lunar con gravedad terrestre (NASA)

Según la NASA, serán condiciones de iluminación complicadas para las que los astronautas tendrán que entrenarse aquí en la Tierra. “El equipo de la NBL ha comenzado evaluaciones preliminares de las soluciones de iluminación lunar en el fondo de la piscina de 40 pies de profundidad”, apunta la agencia. Para recrear el entorno, ‘han apagado todas las luces de la instalación y han colocado cortinas negras en las paredes de la piscina para minimizar los reflejos’, dicen. Finalmente, han instalado “una potente lámpara cinematográfica subacuática, para obtener las condiciones justo antes del próximo entrenamiento de astronautas”.

placeholder Astronautas entrenando en el rover lunar (NASA)
Astronautas entrenando en el rover lunar (NASA)

La carrera para volver a la Luna

A pesar de estos avances, la NASA sigue acumulando retrasos en su vuelta a la Luna. En noviembre de 2021, la agencia retrasó oficialmente a 2025 la fecha de llegada citando los retrasos ocasionados por los pleitos de Blue Origin y Jeff Bezos, así como otros problemas técnicos. Sin embargo, los auditores del gobierno aseguran que 2025 “no es una fecha realista” y que habrá que esperar un año más para la vuelta, por lo menos. Es decir: Estados Unidos se quedará sin su retorno hasta 2026. Como muy pronto.

Mientras, China anunció recientemente que aceleraría su programa lunar para — junto a Rusia de comparsa — adelantar ocho años la llegada de sus taikonautas a la Luna. Los chinos aseguran ahora que comenzarán la construcción de su base permanente en 2027 en vez de 2035 como estaba planeado.

placeholder Una base lunar diseñada por la ESA y la firma de arquitectura Foster Partners
Una base lunar diseñada por la ESA y la firma de arquitectura Foster Partners

Habrá que ver si realmente son capaces de hacerlo. Aunque China ha tenido muchos éxitos en su programa espacial, desde aterrizar un rover en Marte al primer intento o su nueva estación espacial con motores de iones, el viaje tripulado a la Luna es extremadamente complejo y peligroso. Estados Unidos tampoco lo tiene fácil, pero obvimente cuenta con mucha más información, experiencia y presupuesto que China o cualquier otro país.

Parece difícil que los chinos ganen esta carrera pero lo cierto es que el país asiático está pisando el acelerador de su programa espacial, libre de los eternos debates presupuestarios del congreso norteamericano y operando exclusivamente bajo la estrategia imperialista del gobierno de Xi Jinping, que va del Mar de China y Taiwán hasta todo el sistema solar pasando por África y Latinoamérica. Una estrategia de expansión a largo plazo con la que — junto con su inversión en semiconductores, computadores cuánticos, fusión e inteligencia artificial — buscan convertir al país en la gran superpotencia interplanetaria del siglo XXI.

A pesar de los multiples retrasos en su misión lunar Artemisa, la NASA sigue trabajando incansable en el entrenamiento de los primeros astronautas que volverán a pisar el regolito de nuestro satélite si no les ganan la carrera los chinos. Para hacerlo lo más cercano posible a realidad, han desarrollado un nuevo entorno que simula el gran problemas del programa Artemisa, que las hará mucho más duras que las misiones Apolo: al alunizar en el Polo Sur lunar, los astronautas se enfrentarán a un permanente anochecer.

Espacio
El redactor recomienda