COMUNICAN AMÍGDALA E HIPOTÁLAMO

Hallan las neuronas que desencadenan el sexo y la violencia en los hombres

Estas células cerebrales envian señales entre dos partes del cerebro, la punta trasera, o posterior, de la amígdala y el hipotálamo

Foto: Descubierto el desencadenante de la agresividad en los hombres
Descubierto el desencadenante de la agresividad en los hombres

Investigadores estadounidenses han localizado las células cerebrales que sirven de interruptores de encendido y apagado para el sexo y la violencia en los hombres.

En la investigación, realizada en roedores, se ha demostrado que estas neuronas (células de señalización MPN y VMHvl) parecen enviar señales entre dos partes del cerebro, la punta trasera, o posterior, de la amígdala y el hipotálamo, que juntas regulan las emociones, incluyendo el miedo, la ansiedad y la agresividad.

El estudio comprobó que los ratones machos perdieron el interés en tener relaciones sexuales y atacaban a los machos desconocidos con la mitad de frecuencia cuando los científicos bloquearon las señales de estos grupos de neuronas.

Solo en los hombres

Al mismo tiempo, cuando las mismas señales eran activadas, los animales no solo pudieron aparearse sino que cortejaron repetidamente a las hembras no receptivas y además se volvieron más agresivos.

"Este hallazgo debería ayudarnos a elegir mejores objetivos cerebrales al diseñar futuros tratamientos para los trastornos psiquiátricos"

"Nuestros hallazgos proporcionan nuevos conocimientos sobre el papel crucial que desempeña la amígdala posterior en la conducción de las conductas sociales masculinas como el sexo y la agresividad", explica Takashi Yamaguchi, de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) y autor principal del estudio, en un comunicado.

Investigaciones anteriores sugirieron el papel de la amígdala en la regulación de las conductas sociales, pero hasta ahora los expertos no habían descubierto su papel preciso en las conductas sexuales. En cambio, los investigadores se habían centrado en el hipotálamo adyacente, donde se encuentran las estructuras MPN y VMHvl, como regulador del cerebro para el apareamiento y la lucha.

La nueva investigación, publicada en la revista científica 'Nature Neuroscience', es la primera en descubrir dos grupos distintos de células que facilitan la comunicación entre la amígdala posterior y las partes del hipotálamo responsables del sexo y la agresión, señala. Yamaguchi. También proporciona evidencia clave de que la amígdala posterior ejerce una "tremenda" influencia sobre el comportamiento social.

"Nuestra nueva comprensión de qué células provocan comportamientos sexuales y agresivos debería ayudarnos a elegir mejores objetivos cerebrales al diseñar futuros tratamientos para los trastornos psiquiátricos", sostiene Dayu Lin, otra de las investigadoras de la universidad estadounidense.

Lin, no obstante, advierte que los investigadores aún deben determinar cómo estos hallazgos pueden traducirse a los cerebros humanos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios