centrado en la violencia de género

A más calor, más violencia: un estudio relaciona las olas de calor con la agresividad

Un estudio de científicos españoles, que será publicado el próximo mes de diciembre en la revista 'Science of The Total Environment'

Foto: Según este estudio, la agresividad aumenta los días después de las olas de calor
Según este estudio, la agresividad aumenta los días después de las olas de calor

El año 2017 fue el más cálido y el segundo más seco del último medio siglo: durante el verano del año pasado, además, fueron frecuentes los episodios de temperatura superiores a los normales, y se registraron más de tres importantes olas de calor que llegaron a fulminar algunos récords históricos de temperaturas máximas. De hecho, el registro más caluroso de la historia de España tuvo lugar el último año, a mediados de julio, en la localidad de Montoro (Córdoba), donde se alcanzaron los 47,3º. Ese mismo año, la primera víctima de violencia de género falleció el primer día del año: una mujer era asesinada a manos de su pareja la madrugada del 1 de enero en Rivas Vaciamadrid (Madrid), sumándose a los más de 800 feminicidios íntimos registrados desde que existe una ley contra la violencia de género. ¿Pero tiene relación una afirmación que hace referencia a la temperatura medioambiental y el número de víctimas de violencias machistas?

Según un estudio elaborado por varios científicos españoles, sí existe una relación. Belén Sanz-Barbero, Cristina Linares, Carmen Vives-Cases, José Luis Gonzálenz, Juan José López-Ossorio y Julio Díaz son los coautores de 'Olas de calor y el riesgo de violencia a manos de pareja íntima', un estudio que se publicará el próximo 10 de diciembre en la revista 'Science of the Total Environment' en el que aseguran que el riesgo de feminicidios a manos de una pareja aumenta los tres días posteriores a una ola de calor. Partiendo de la base del gran número de mujeres que ha denunciado o asegura haber sufrido algún episodio de violencia a manos de su pareja, los científicos han subrayado que es de "suma importancia" identificar los factores que pueden precipitar esos casos.

Así, han desarrollado un estudio en base a diferentes variables: por un lado, las variables dependientes son el número de feminicidios a manos de la pareja íntima, los registros de violencia de género y las llamadas al número de atención a víctimas de violencia machista (016) en la Comunidad de Madrid desde el 1 de mayo hasta el 30 de septiembre de 2008 a 2016. A esta se suma la principal variable independiente: una temperatura máxima diaria en grados Celsius que esté por encima del umbral de la ola de calor, ubicado en los 34º C.

En virtud de estos datos, los científicos sostienen que el riesgo de feminicidios a manos de la pareja sentimental aumentó durante los tres días posteriores a la ola de calor, mientras que los informes policiales por violencia machista se incrementaron un día después de la misma. Asimismo, las llamadas de atención a víctimas de violencia de género aumentaron cinco días después. En concreto, el riesgo de que una mujer sea asesinada a manos de una pareja es el que incrementa en mayor medida: lo hace en más de un 28%. "Nuestros resultados sugieren que las olas de calor están asociadas a un aumento de la violencia a manos de pareja íntima", sostienen los investigadores en las conclusiones del artículo, que se publicará íntegro en unos meses.

Manuela Carmena, en un minuto de silencio en memoria de la vecina de Madrid asesinada el pasado 24 de marzo en Santa Cruz de Retamar (Toledo) | EFE
Manuela Carmena, en un minuto de silencio en memoria de la vecina de Madrid asesinada el pasado 24 de marzo en Santa Cruz de Retamar (Toledo) | EFE

El de 2017 fue el verano con más olas de calor y con una temperatura máxima media más alta: en total, según la Agencia Estatal de Meteorología, se registraron cinco olas de calor que sumaron un total de 25 días. Ese mismo año, hubo 51 víctimas mortales por violencia machista, seis más que el año anterior. En lo que va de año se han registrado un total de 22 asesinadas.

Vacaciones y fines de semana

Los mismos investigadores ya hicieron otro estudio similar, estudiando el comportamiento agresivo con otros periodos del año. Éste, publicado el pasado mes de mayo en 'Annals of Epidemiology' y recogido por Europa Press, tenía el mismo objetivo que el nuevo: averiguar si la violencia contra la mujer a manos de su pareja o expareja responde a algún tipo de ciclo, de modo que se puedan predecir cuáles son los momentos del año en los que las mujeres tienen un riesgo mayor de sufrir una agresión por parte de la persona con la que mantienen o han mantenido una relación íntima.

En este estudio, bajo el nombre 'Violencia a manos de la pareja íntima en Madrid: análisis de series temporales (2008-2016)', los investigadores hallaron que los registros policiales por violencia de género se incrementan durante las vacaciones de Navidad y durante los fines de semana. Asismismo, de esta evaluación se extrae que las llamadas telefónicas al 016 se reducen durante las vacaciones de Semana Santa y en días no laborables, pero aumentan los lunes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios